Páginas

miércoles, 16 de enero de 2013

Hoy es el día.

Pues nada, hoy Gabriel y yo nos lanzamos a esta aventura; desde hoy pondremos a prueba el plan que ideamos unos meses atrás. No hay certezas. Lo que siento es vértigo, pero uno de los buenos.

No me dio chance de escribir diariamente lo que sucedió pero creo que es parte del rush que siempre sucede cuando debo hacer algo importante. Son duras las despedidas, eso y salir de la zona de confort son las cuestiones jodidas que tiene el emigrar.

En fin, ahí vamos, a meternos en este cambio de 180°.

Hola, Redbull patrocina mi partida #not

Seguiremos reportando (aunque no creo que al llegar esté habilitada para escribir).

¡Au revoir, Caracas!
¡Au revoir, Venezuela!

-Ele.

viernes, 11 de enero de 2013

A 5 días del viaje.

He fallado en escribir diariamente lo que va pasando. Lo lamentaré en unos años. Igual puedo reducirlo en: emociones con picos de euforia, noches largas de trabajo que financiarán algunas cosas que me faltan comprar acá y flashes de momentos pasados más anhelos futuros. Ahora, el tema político del país (eso de que el presidente está pero no está, pero nadie sabe cómo está o si en efecto está) se roba la atención en mi propia cabeza. En estos días soy una enferma incrédula más, metida en el remolino pseudo político de Venezuela. Un desahuciado espectador de un circo de mal gusto. Lo único que me calma es que tengo este ticket de salida del show en unos breves cinco días, lo que me desespera es que el tiempo no parece que me alcanzará para ordenarme. Algo voy a dejar, algo no voy a tomar en cuenta o algo no voy a ver por culpa de esta gigante distracción. Chávez en todas partes.