Páginas

jueves, 27 de setiembre de 2012

Se nota que no tengo vacaciones...

Joder, no he escrito nada de lo que me ha pasado; ni para el blog en modo borrador ni para publicar. Simplemente el tiempo se comió la costumbre de escribir lo que sucedía a cada rato o quizás es que antes de verdad tenía más ocio para disfrutar.

El punto es que desde hace como cuatro meses por acá ha pasado la locura:

- Comencé a trabajar en una oficina luego de ser freelancer por algún tiempo.
- Fui a Aruba.
- Me casé.
- Un día Gabriel me dijo que tendríamos una luna de miel en Curazao pero terminé en Roma y luego en un crucero de puta madre que pasó por Sicilia, Turquía y Grecia; siendo este despliegue la sorpresa mejor dada en lo que va de vida -es necesario un post para que se entienda el porqué-.

Yo solo digo "un momento po' favo', para digerir todo, poco a poco".

En el ínterin también ha habido sus dramillas:

- Gente que se molestó o se sintió traicionada por no saber sobre mi matrimonio a tiempo. Señores, señoras, a ver, definan "a tiempo" -yo casi no me entero-.
- Gente que pensó que hice fiesta y no fueron invitados, #maricapordios con cuál dinero -una fiesta de envergadura apoteósica no estaba en mi plan-.
- Distanciarme conscientemente de algunas personas.
- No aprender aún a decir "no" -maldición que eso sea tan difícil-.
- Pre-menstruaciones.
- Chávez, Capriles y la jodida incertidumbre.

A todos los heridos, los que piensan que deliberadamente no les conté nada:

Señores, la dinámica de la oficina me está dejando tan solo con tres o cuatro horas hábiles cuando llego a la casa. Quiten una hora y media yendo a hacer ejercicio -ojo, que no es siempre aunque "debería serlo"-; luego una hora entre bañarme y cenar, y el resto entre editar un fashion film que lleva mil años en postproducción y un tiempo de ocio en la web. De paso, sumen a la escasez de horas, mi naturaleza de no ir a esas salidas de bares o reuniones "entre amigos". Estoy jodida con ustedes, estoy jodida en la dinámica de comunicación 24/7 o incluso de comunicación semanal. Quedo como una perra vil y cruel que hirió a todos por no contar el "marica, me voy a casar" o el "marica, me voy de luna de miel".

El punto es que agradezco a quienes no se enrollan con esos asuntos y mantienen esa frescura al conversar. Yo no me enrollo si alguna amiga decide casarse mañana y no contar nada; créanme que entiendo perfectamente la frase de "cada quien anda en lo suyo". Por favor, somos adultos.

En fin, en esto ya se me fue una hora de las disponibles.
Eso es todo mientras.


-Ele.

jueves, 6 de setiembre de 2012

Finalmente: el video de Aruba.

Ya sé, ya sé que nos fuimos en mayo a Aruba pero entre la oficina, el freelanceo, el matrimonio y los casi 40Gb de material, tardé un tiempo en editar este videito.

No es un reporte como los que siempre hacemos en los que hablamos del sitio o de lo que nos pasa, ese también debería venir porque hubo unas cuantas anécdotas que necesitan contarse -y que ayer repasé viendo todos esos clips-. Por cierto, fue muy cómico ver varios matrimonios mientras caminábamos por la orilla de Palm Beach, como si fuesen un estilo de premonición.

Aruba hasta ahora ha sido el viaje o destino más arrecho en el que he estado desde que nací. Gabriel quiso borrar el mal sabor de lo ocurrido en Chichiriviche el año pasado y vaya que lo logró. Si desean leer más sobre ese viaje pueden visitar mi versión y la versión de Gabriel.

Mientras tanto, disfruten del video -que llegó tarde pero llegó-.



-Ele.