Imagen del día.

Imagen del día.
(:

Días de Insanity - a 53 días del viaje.

Ya varias personas me han preguntado que cómo voy y qué pienso sobre los ejercicios de intervalos llamados "Insanity". Pues bien, dejaré mis impresiones acá:


































Hoy fue mi décimo día de entrenamiento. No ando cumpliendo el calendario rigurosamente porque los domingos estoy subiendo al Ávila, así que muevo el día de descanso a los sábados y el ejercicio del sábado lo hago el lunes. Por tanto hago Insanity de lunes a viernes y no me tomará todo 60 días sino que será un poco más.

Los primeros tres días fueron terribles, confieso que

3er. Twitcam de @conidayvuelta + @elena_victoria



Ya pasó tiempo desde que hicimos el 2do twitcam Gabriel y yo. Esta vez armamos toda una serie de ideas entorno a un tema para tratarlo con quienes se atrevieran a recibir una dosis de sarcasmo, acidez y humor. A la vez, surgió la petición de ver "en vivo" un video llamado "smegma makes her gag" (que era el ejemplo de Gabriel para hablar de la importancia del olor en las relaciones de pareja) y se convirtió en un viaje de fotogramas con nuestras (mi) caras de asco. Advierto que el video se ve entrecortado luego de ese momento por la conexión a CANTV -o una venganza de los chinos, como dijeron por allí-.

Nos divierte hacer estos twitcams, es probable que hagamos uno muy pronto, ya que vienen las vacaciones de semana santa y sería buena idea matar el tiempo compartiendo con todos los que nos siguen.

Resultado de la gracia. Ahora soy un casi meme.

Si quieren ver los otros twitcams, clic aquí.

-Ele.

Se viene el aniversario del blog - ¿ideas, alguien?

El 8 de abril se cumplen tres años desde esto. Y tres años desde que mis ojeras comenzaron a aparecer.:


(no se me entiende un carajo al comienzo, excepto "ojeras")

No he hecho algo "fino" para celebrar los cumpleaños del blog. Pensé en cambiarle el diseño pero, nigga please, llevo como un año en eso -sí, un año haciendo una puta plantilla que siempre me deja inconforme y la quiero más simple-. Así que no hay renovación de plantilla de Blogger como aniversario, quizás un nuevo header, no sé.

Pensé en un video -que es lo que más me gusta hacer e hice al comienzo del blog-, no sé si sería interesante uno sobre cosas chéveres, y no tanto, que me han pasado por causa de escribir aquí. Quizás un twitcam. No sé.

Si alguien tiene alguna vaga idea de lo que puedo hacer, escriban, que yo leo.

P.D.: No me vengan a decir "otro episodio de Stand Vid Comedy", je, eso viene pronto... hablemos del aniversario.

Divagaciones de un domingo

En este preciso instante estoy acostada en mi cama mientras Gabriel duerme en la suya (justo a unos centímetros de distancia), oigo un jazz bien chévere de "Corea, Clark and white"; descansamos para luego ir al Ávila con energía, ya llevamos dos semanas subiendo, así como cuando éramos solo amigos y yo tenía 17 kg de más. No estoy adolorida por los ejercicios de la semana, supongo que la llegada de la "visita" solapa el dolor de las pantorrillas. Igual iremos al Ávila, Gabriel es valiente, pocos hombres se arriesgan a subir con su novia en plena regla.

Por cierto, tengo hambre, no sé si prepárame algo ya o esperar a luego de vestirme. Los problemas del "primer mundo" son tal cual a estas divagaciones superfluas.

Hoy vi un poco del concierto de Iron Maiden en "Rock in Rio", creo que del 2002, no soy fan de esa banda (en realidad no tengo banda preferida) pero me gusta mucho la canción "A brave new world" y que cómico ver al vocalista pegando brincos mientras la cantaba. Otra cosa que me parece curiosa es que en el rock hay esa licencia de lanzarse partes instrumentales que duran varios minutos, mientras que en el pop las canciones van a su meollo de: letra, coro, letra, coro y final, no suele ser común los minutos de solo sonidos; en fin, así son los géneros, ¿no?

Hablando de cosas que nos pasaron hoy: un carro o camioneta troll nos despertó en la madrugada con una canción que parecía un repique de Motorola viejo. El punto es que el sonido fue tan duro que no solo nos despertamos de coñazo sino que estuvimos 15 minutos riéndonos de lo absurda que fue la escena.

Ya solo quedan 63 días para el viaje, que emoción, aún no he comprado las cosas que llevaré. Imagino que lo haré pronto, necesito algo más de dinero para comprar todas las cosas de la lista.

Bueno, Gabriel ya despertó, hora de arreglarnos para irnos.

-Ele.

Published with Blogger-droid v2.0.4

A 67 días del viaje...


Ya el drama del post anterior pasó; ese día había pasado tanto tiempo leyendo y averiguando, que me estresé totalmente. Leí las recomendaciones de quienes me escribieron y, luego de pensar en frío, retomé la investigación basándome en "si todos los hoteles tienen su lado oscuro, entonces busquemos el menos malo dentro de nuestro presupuesto". Al final quedamos entre el Holiday Inn y el Radisson, uno con casi 100$ de diferencia que el otro por noche. Aún no hemos dado el último paso porque ambos tienen pros y contras, pero estamos más inclinados por el Holiday Inn ya que es menos costoso, tiene mejor ubicación y la playa no se llena como la del Radisson con toda esa gente que viene de los cruceros (ocupan la playa y piscina del hotel). Igual, pasearemos mucho por Aruba, no estaremos tanto tiempo en el hotel, quizás disfrutemos de la playa en la tarde, cuando las palapas del carrizo ya estén desocupadas. Igual, como dicen por aquí, cualquier cosa será mejor que esa experiencia loca del puente del 24 de junio en Chichiriviche.

En otro orden de ideas, se me metió en la cabeza que quería estar más "fit" para el viaje -además de acelerar mi lento proceso de adelgazamiento- y por eso comencé a averiguar sobre cuáles ejercicios podía hacer. Una vez alguien comentó aquí sobre Insanity, pero de aquella no estaba tan interesada; el día que comencé a indagar, descubrí el P90X que son ejercicios que aumentan en intensidad y no dejan que el cuerpo se adapte (eso que ellos llaman el plateu). Vi cómo la gente se quitaba esa grasa "fofa" del cuerpo en 3 meses y me encantó. Busqué P90X en torrent y me bajé los videos. Lo malo es que para estos ejercicios necesitas mancuernas y otros equipos, así que seguí buscando hasta llegar a Insanity que también son ejercicios de intervalos con máxima intensidad. Lo que más me gustó de este último es que no se necesita equipamiento extra y que son 60 días (aunque me parece que es cosa de marketing eso del tiempo).


Para ponerlo "racista": P90X lo guía un blanco e Insanity lo guía un negro... Shaun T. me cayó mejor. De una vez busqué el torrent y me bajé los 8gb de la versión deluxe, que trae su calendario. Hace dos días comencé, y qué puedo decir: es la cuestión más terrorífica que he hecho en mi vida, jamás he sudado tanto como con esos videos del negro arrecho que a cada rato dice "dig deeper, push it", y yo que pensaba que los videos de "Zumba Power" me cansaban, ¡ja!, Zumba es un juego de embriones al lado de esto. Hoy desperté como si hubiese sido arrollada por una gandola en la bajada de Tazón. Lo que más me gusta es que la gente que hace ejercicio ahí en pantalla también sufre, recuerdo que en los 90, mi mamá hacía unos ejercicios en video (de "Cosmopolitan") y ahí todas las mujeres estaban perfectas, ninguna sudaba y todas con esos peinados abombados, sonriendo como si nada, eso me sacaba un poco de quicio: "¿por qué no sudan las malditas?", siempre me preguntaba. Me imagino que los productores de estos videos, con el tiempo, cambiaron a esta nueva estrategia "más real". El punto es que es muy divertido ver que la gente que hace ejercicio con Shaun T, no puede más y se lanza al piso a pedir piedad (así como yo ayer).

Es obvio que en 60 días no voy a estar flaca, pero sería fino ponerme un traje de baño y estar más cómoda que antes. Hablando de eso, estoy en la búsqueda del local o costurera que haga buenos y bonitos trajes de baño. Ayer vi varios modelos de bañadores en una pieza que me gustaron pero acá no encontré tiendas o diseñadores que me ofrecieran esto:


o así:



La búsqueda seguirá pero en físico por Caracas, iré a varias tiendas en Plaza las Américas, Chacao, etc. Y la cuestión no es que no haya buenos traje de baños acá, encontré bikinis hermosos en Lolita Colita, Penélope, Origami, Chanchan, etc. pero es eso, son bikinis... ellos y yo no nos llevamos bien.

Me estoy divirtiendo en toda esta búsqueda pre-viaje; siempre me gusta investigar, pensar que esto es lo mejor y descubrir que no. Aprender cosas útiles como que el número que aparece en el bloqueador solar indica cada cuánto tiempo debes echártelo para que haga efecto (por ejemplo, el de 60, cada 60 minutos) y que los bloqueadores mayores a 60 son un truco de mercadeo puesto que la fórmula de protección máxima es esa -según la dermatóloga de una chica que tiene un vlog-.

En fin, seguiré informando de estas nimiedades mías.

-Ele.

Infierno de hoteles - a 72 días del viaje.

Mi excitación con el tema de viajar a Aruba pasó de la extrema emoción a esta desesperante indecisión. Me refiero a que para dos neuróticos como nosotros se hace extremadamente difícil decidir cuestiones como elegir el hotel al que llegaremos. Justo ahora siento que me volveré loca, llevo más de 16 horas continuas viendo hoteles, precios y opiniones.


Yo soy una intensa usuaria de Google que de paso tiene resistencia para leer páginas y páginas de resultados. Eso está bien hasta que llegó al delicado límite de la cordura. Llevo ya más de una semana averiguando cosas de Aruba; comencé con la isla, las cosas de CADIVI, los datos básicos... luego me metí en el tema de los restaurantes con sus precios, las playas, los videos (los hermosos atardeceres), las actividades -no haremos tours, nunca disfruto los tours y casualmente Gabriel tampoco-, los vlogs y así hasta llegar al punto álgido: los hoteles.

Aprendí que Eagle Beach y Palm Beach son los lados de la isla en donde están los hoteles más famosos. Gabriel en su carta propuso ir los primeros días al Holiday Inn, comencé a investigarlo y me confundí pensando que el hotel era así todo rústico (tipo la horrible posada de Chichiriviche), luego me di cuenta que no era así. Sin embargo, había 121 opiniones que etiquetaban a este sitio como "pésimo", repitiéndose lo de que tratan mal a la gente - si nos vamos de aquí es para tener totalmente lo contrario-. Después, encontré un sitio a buen precio llamado Tropicana (antes llamado Aruban) pero comencé a leer los reviews y resulta que el hotel se está cayendo encima de sus huéspedes; que es súper viejo, que huele mal, que la piscina es terrible, que la cocina y demás cosas del cuarto están sucias, que una pareja tuvo que comprar su propio detergente y lavarlo todo porque la limpieza les dijo "ya está limpio, pueden pasar" (y les dio pena volver a reclamar); que una pareja neoyorquina reclamó por las cucarachas en su cuarto y el encargado dijo "las habrán traído ustedes" -¿cucarachas? no, gracias, ya tuvimos demasiadas en las vacaciones de Chichiriviche-. Vi el RIU, recomendado por varios, lo que no nos convence es que uno no puede simplemente reservar sin tener el régimen de "todo incluido"; vamos en plan de conocer y comer en otros sitios, pero a la vez de disfrutar las "facilidades" de un buen hotel, pagar un "todo incluido" nos ataría a comer siempre allá. Lo otro que no nos convence es que ambos nos inclinamos por una arquitectura más moderna y no tan rococó -aunque esto ya es algo que podría sacrificarse por la relación precios-beneficios-.

A la vez, vi los hoteles de lujo, los que se ven en fotos como un paraíso minimalista y cosmopolita; pues bien, comencé a leer los comentarios negativos (en tripadvisor.com) y encontré que por ejemplo en el Hyatt había "bed bugs" o chinches -luego googleé las fotos de gente picada con eso y quedé horrorizada al pensar que mis vacaciones arubeñas se arruinen porque un maldito chinche me picoteé la cara mientras duermo (o a Gabriel, que tiene un imán poderoso para las picadas)-.

tengo picazón psicológica al ver esto. En varios hoteles reportaron estos "chinches"

yo que le tengo aversión a los puntos o manchas, veo esto en mis piernas y me debilito toda.

¿ahora entienden mi drama?, aunque tengo la convicción que revisaremos cuidadosamente nuestra cama y esto no pasará.

Gabriel, que a veces tiene menos paciencia que yo, opinó que él no quiere fails y que fuéramos al Marriott, Renaissance o a un hotel bueno toda la semana; me metí en las críticas del Marriott y la más común es que no puedes dormir en paz porque al lado construyen el Ritz -googleé y descubrí que este año estará listo, así que quizás ya el ruido no es arrecho como antes-. En el Renaissance que las instalaciones son malas, que el personal es rudo -habrá que ver qué llaman ellos a ser "rudo"-, que las piscinas son pequeñitas, que había habitaciones sin ventana -¿qué?-, etc.

Averigué un hotel que me mojó la panty a penas lo vi: el Westin. Me emocioné demasiado, en el video de hace un año presentan las habitaciones con mil cosas como una máquina de café dentro del cuarto, sitio para conectar el iPod, tv plano (aunque muchos hoteles ya los tienen), doble salida de agua en la ducha, etc. Leí las opiniones y la mayoría decía que el hotel estaba sobrevalorado, que las habitaciones en realidad no habían sido profundamente renovadas sino que le habían echado un par de brochazos y ya -al estilo venezolano-, que no hay máquina de café ni para conectar el ipod, etc. Descartado. 

Me metí hasta a ver las opiniones de un hotel que está bien fuera del presupuesto, el Bucuti & Tara Suites, -550$ la noche- en incluso ahí encontré quejas del tipo: "llegué y no tenía habitación, nadie me resolvió el problema". Yo no me imagino llegar a un sitio así, habiendo pagado eso por adelantado, y que te digan que no tienes habitación. Luego del preinfarto que sufriría, le mostraría videos de Petare, Cotiza, El Rodeo, el Metro, el videoclip de Rotten Town, etc. al que atiende y le diría en un tono bien serio "amigo, yo vengo de aquí, ¿cuál es que es mi habitación?, gracias" -la mala fama puede que sirva en un momento como este-.

Otra cosa que me alarma es que en varios hoteles (incluido el Holiday Inn, Hyatt, Radisson, etc) es el rollo de las "palapas" o los tolditos de paja que hay en las playas. He leído en varios reviews que debes levantarte a las 5:30 - 7:00 A.M. para ir a hacer la cola y reservar uno. Fuck, eso sí me asusta y me caga mis ilusiones de despertarnos sin presión, desayunar, cambiarnos e ir alegremente a la playa. Gabriel se levanta todos los días 5:30 A.M. y sería más que absurdo que lo hiciera en las vacaciones. Una persona recomendó ir a las playas de otros hoteles buscando palapas ya que como las playas son públicas, puedes pagar para estar en un "toldito" de cualquier hotel. Esto debo investigarlo más a fondo, este detalle nos cagaría nuestras vacaciones.

Como se ve, el punto es que estoy bien perdida en estos momentos, o quizás tengo una sobredosis de información. Odio estar en esta posición, porque así fue cuando buscamos y buscamos sitios para pasar el puente y terminamos en la "Cucharachita Riviera". Creo que necesito una dosis de opiniones positivas para calmarme -y ojo, hay muchísimas más opiniones de "excelente" que "pésimo"-. Al menos hay un punto a favor en todo esto: Aruba sigue siendo una estupenda isla, y cualquier hotel de 3 a 5 estrellas supera con creces aquella infame posada, al menos, partiendo de eso, la estadía será "buena".

-Ele.

Y la sorpresa es...

Ya han pasado unos días desde que Gabriel me dijo para tomarnos un café luego del trabajo; casi una semana desde que me entregó una carta en la que hablaba sobre que habíamos empezado el año de una forma un tanto dramática (muy deprimidos por la economía, la inseguridad, y demás porquerías que lamentablemente cagan lo "bonito" de este país) y que nos estábamos presionando demasiado con nuestras altas expectativas. Seguí paseándome por sus hilarantes líneas (la carta parecía un post de su blog); en la carta decía que él había estado ocultándome un secreto por unos meses y haría un anuncio que me dejaría con la boca más abierta que Steven Tyler: Gabriel había comprado unos pasajes para irnos de vacaciones a Aruba.


Wait, what? Tuve que releer un poco eso, me parecía entre una broma, una ficción y un gesto jodidamente hermoso -el hombre más ácido y crudo que he conocido, prefería verme contenta y burbujeante que frustrada y deprimida, una sorpresa de este estilo tenía seguras probabilidades de lograrlo-; al terminar la carta, Gabriel, contento, me mostró el email de compra de los pasajes. Estaba tan en shock que me costaba procesar la información. En ese momento él me explicó ya con detalles cómo había sido todo ese trance de decidir un buen sitio para vacacionar y "olvidar el concepto de playa que tenemos" -refiriéndose a nuestras cortas y nada paradisíacas vacaciones-. Como buen neurótico que es, él buscó durante un tiempo los posibles sitios para vacacionar y luego de filtrar los destinos, concluyó en que Aruba tiene todo lo que buscamos: seguridad, buenas playas, gente atenta, variada comida, un vuelo corto y un ambiente agradable. Los precios no son baratos pero son pagables -igual este no sería un viaje desesperado para comprar gangas, tipo a Panamá, sino meramente de disfrute-.

Pondré en contexto a quien me lee. Para mí un sencillo evento como este es bastante grande. Seguro algunos compañeros están pensando "nigga, please, es solo Aruba", pues bien: primero, jamás he salido de Venezuela (mis padres son demasiado desorganizados y hace años que no nos vamos de vacaciones), y aunque Aruba se encuentra a 50 minutos de Maiquetía, es otro jodido país con otra cultura, otras reglas y otro ambiente; esta sería la primera vez. Asimismo, me voy con Gabriel, quien encaja exquisitamente con mi personalidad, así que no habrá ese rollo de incompatibilidad de planes, y quien además es mi leal compañero de guerra. Segundo, nos vamos por una semana, lo que nos da el tiempo mínimo para pasear y conocer la mayoría de los sitios recomendados por las docena de webs que hemos leído y amigos que han ido. Tercero, uno de mis escenarios mentales más rosas -de esos que el cine se ha encargado de tatuar en mi cabeza- era estar con mi novio en una isla perfecta, caminando por la orilla de la playa y luego ir a cenar en un lugar todo coqueto; también aplicaba la de estar en la playa tranquilos leyendo, oyendo música -la nuestra, no la impuesta por el grupito reggaetonero asentado a nuestro lado-, en una playa con arena blanca y agua cristalina, con unas tumbonas de calidad -no esas mierdas oxidadas que nos dieron en chichiriviche, tumbonas que eran la aldea del tétano- y como esas aspiraciones hay un sin fin; que esto -y más- pueda cumplirse en tan solo 76 días, me produce un orgasmo prolongado (que tengo desde el martes pasado).

Tenemos estos dos meses para prepararnos e informarnos sobre Aruba. Cuando Gabriel viajó a España y a Londres lamentó no haber investigado profundamente sobre los destinos, pero de aquella el fue solo así que esta vez le sacaremos el jugo a la web; y es que queremos llegar allá y aprovechar todo lo que pueda haber, no solo quedarnos encerrados en el resort -que aún no hemos decidido exactamente cuál será-; queremos pasear y como no hay ese rollo de ladrones y secuestradores, pues con toda la libertad del mundo podré documentar el viaje a mi antojo (quiero tener un buen archivo de esto).

Mi nivel de excitación sigue golpeando el número 10, voy a tener que abrir más niveles para no explotar. Si ya estaba contenta con la idea de pasar unas "largas" vacaciones con Gabriel en algún lugar de Venezuela, saber que voy a estar ahora en Aruba, es lo más perfecto que puedo pensar. Solo debo sobrevivir 76 días en este rotten town para meterme en ese paréntesis de 7 días. 

Así que si alguien que lee esto ha ido a Aruba, sírvase de comentar, que ando en mi etapa de investigación profunda y tiene toda mi atención.

Happy island, nos vemos en mayo.

#memojé

-Ele.
Blog Widget by LinkWithin