Imagen del día.

Imagen del día.
(:

Anécdotas matrimoniales: así fue nuestro día (fotos)

Este post lo escribí unos días después de casarme pero no había tenido tiempo para arreglar las fotos (el balance de blanco estaba mal y se veían amarillentas) entonces tardé todos estos meses. Igual, allí va el texto desempolvado:

- 22/08/2012 -

Hoy, 22 de agosto, fue mi matrimonio. ¡Joder! Me casé, gente. Irónicamente, esta que era una de mis más recurrentes pesadillas en mi adolescencia, fue una experiencia divina que volvería a vivir como un eterno loop con Gabriel -noche de bodas incluida, claro-.


Ayer, martes, salí tarde de la oficina porque mis compañeros y jefes hicieron una mini celebración. Debí haber salido a las 4:00 P.M. y salí a las 6:30 P.M. así que todo se retardó. Me acosté tarde -mala idea- en parte porque estaba emocionada y en parte porque aún no encontraba el peinado que quería hacerme (eso es lo malo de tener Pinterest, Youtube, blogs a la mano, uno enloquece) -el maquillaje me lo haría Patricia, una amiga del trabajo que tiene buen gusto y un set muy fino de pinturas MAC-.

La reunión de la oficina

Tenía que haberme despertado a las 7:00 A.M. para desayunar, bañarme, arreglar todo e ir a la peluquería sin presión ya que la firma era a las 2:00 P.M. Pero me desperté casi a las 9:00 A.M. así que desayuné, me bañé y salí corriendo a la peluquería. No tenía ni puta idea aún del peinado.


A esa hora estaba saliendo a la peluquería.

Maquillaje, peinado y esas cosas que no puedes hacer todas en una hora #fail

Al llegar, no había casi peluqueras porque suelen tomarse el miércoles libre, así que le dije a la que más me dio confianza que me secara el pelo. La mujer me dijo "¿te vas a casar y solo quieres secarte el cabello? ¿No quieres un moño?", ahí está la fina proposición de un fail, así que decididamente le dije "no, tranquila, es que luego yo me haré un peinado que vi en Youtube, pero lo necesito realmente liso" -y es que esa era la idea-. Una hora y 190 BsF. después, mi pelo estaba en modo asiático.


Pasé a la parte de manicure & pedicure pero vi la hora, ya eran las 11:10 A.M. y yo ni siquiera estaba maquillada. Le dije a mis compañeras de trabajo que vendrían desde la oficina: "la planificación está perdida" y que justo en ese momento estaba comenzando a "hacerme las manos". Anya, la otra compañera que vendría a ayudar en el maquillaje, me dijo que igual a este ritmo no me daría tiempo ni de llegar al registro. Presión.

Tenía las uñas bastantes cortas ese día.

A las 11:40 A.M. andaban en la fase pedicure y ya era obvio que no daría tiempo para que ellas vinieran a maquillarme. Esta fue la conversación con Anya:

Anya: Chama, vas a salir como a las 12:20, que corre-corre :s
Yo: :( Bueno, así quedaron las de las manos.
Anya: Las de los pies serán iguales, ¿no?
Yo: Sí.
Anya: Fino, ¿los zapatos cómo son?
Yo: Tacones cerrados negros.
Anya: No joda, no vas a mostrar los pies o.O
Yo: :( pero es que luego viene la noche de bodas y tenía esos dedos como una indigente.
Anya: jajajaj, ok, ok.

A una hora de la firma

Salí de la peluquería a las 12:40 P.M. y aún no estaba maquillada. Corrí a mi casa y me sorprendí al ver que mi mamá no estaba lista, mi hermano se estaba bañando y mi papá aún tocaba guitarra. "Nos vamos a ir todos juntos, ¿no?", preguntó mi mamá, "¡Qué va, yo me visto y me voy porque hay que estar temprano!" le grité. Más presión.

Me coloqué el vestido que había comprado en MNG unos días antes -es un vestido corto y sobrio que me gustó entre los por lo menos veinte vestidos que me probé en muchas tiendas-. Me puse las medias panties lo más rápido que pude y en ese torbellino de poner-quitar-poner, mis uñas se volvieron mierda. Pero tal cual. Mierda rosada y blanca. Me dio una molestia fatal, no podía con la auto-presión y pensé arreglarlas yo misma. Peor solución. Las uñas quedaron como una plastilina llena de huellas digitales. Estuve tentada a echarme removedor y volarme el manicure, pero iba a ser peor. Pasé al siguiente punto: maquillaje.

De nada me sirvió ver sopotocientos videos de chinas, negras, latinas, gringas y hasta rusas, mostrando cómo hacer unos "smokey eyes" o "bridal makeup tutorial". Con mi pobre set de pinturas -y eso de pobre es literal, creo que alguien del barrio "5 de julio" tiene más maquillaje que yo-, lo menos que pensé fue "bueno, voy a tomar la brocha angular"; qué va, lo que hice fue maquillarme como todos los días solo que en  cantidades industriales y mezclé los colores que trae la paleta. Me delinié mucho más los ojos y ya que había gastado casi 140 BsF en unas pestañas postizas, me las puse. Como es usual: el día que practiqué, me quedaron perfectas y boté esas pestañas (eran unas baratas pero muy buenas). Esta vez, con el apuro, mi hermano entrando al cuarto a cada rato y las nuevas pestañas (que tuve que cortar), fue más difícil y una quedo más arriba que otra. Genial... no. No había tiempo para andar pensando mucho por lo que me las dejé así.  Gabriel me ha visto sin maquillaje, despertándome, sudada subiendo el Ávila, con 15 Kg de más, con los dientes separados, etc... pensé: "ni lo notará, habrá cosas más importantes".

Cuando ya estaba vestida y maquillada, vi que sería imposible hacerme un buen peinado. De hecho ya era la 1:30 P.M. Ya debía estar en camino a Chacao. "El peinado será para otro día", pensé y recogí mis cosas para irme. Lástima que para ese momento no me sabía hacer bien unas trenzas lindas y rápidas que ahora sí sé. Me dejé el pelo liso y con un ganchito brillante que encontré. Shameonme.


Así era el vestido. Me gustó la tela. Es cualquier vestido de coctel.

Preludio matrimonial

En la oficina me advirtieron que no me fuera sola al registro, que ni se me ocurriera manejar porque ponía en riesgo todo. Pero yo conozco a mi familia. Cuando yo ya estaba saliendo, mi papá apenas se estaba bañando. Así que ellos se irían en su carro y yo en el mío. Era la única manera de no enloquecer(los).

Hitchcock iba rápido esquivando los huecos de Caracas y los motorizados. Había un poco de cola en la autopista, así que mi mente de taxista comenzó a dibujar las rutas alternas. Mientras manejaba escuchaba el programa de radio donde estaba Nina -programa que ya no existe-. Al mismo tiempo, le decía a Gabriel que ya iba en camino. Mi mayor temor era llegar y que no hubiese puesto en la calle. Él tampoco había llegado. Chacao fue amable. Encontré puesto cerca del Registro. El papá de Gabriel había llegado temprano y estacionó frente a la puerta. Estuve con él y su hermana un rato.

Eran las 2:00 P.M. y aún Gabriel venía en camino, al igual que mi familia, nuestros testigos y la otra hermana de Gabriel. Entré al registro y avisé que todos estaban en camino, el señor de la puerta sonrió y dijo "no hay problema, cuando lleguen todos, que entren". A los pocos minutos, llegó Manuel, testigo por parte de Gabriel; unos minutos más y llegó Sofía, quien sería mi testigo. Un par de minutos y finalmente llegó Gabriel con sus padres y al mismo tiempo llegó su hermana y esposo. Los únicos que faltaban eran mis familiares, pero ya como estábamos casi todos, subimos al salón donde sería "la ceremonia". Ahí llegaron mis padres y mi hermano.

Ya estaba en el salón la jueza, estábamos todos listos para comenzar. Mi hermano era el encargado de grabar y yo tenía la misión de enseñarle cómo usar mi cámara, pero entre el rollo del maquillaje-peinado y eso, no le dije bien así que él más o menos descifró cómo se hacía. Gracias, Fer.

El momento que pensé que jamás llegaría, llegó

En mis pesadillas adolescentes, yo entraría vestida de blanco a la iglesia, con ganas de escapar y no verle la cara más nunca al "marido". Quizás el vestido no sería blanco sino amarillento del vómito que me daría oír "¿acepta usted a inserte nombre como esposo para amarlo, cuidarlo, reproducirse y demás cosas que suenan como esclavitud en tiempos modernos?".

En la realidad, casarme -por el civil- ha sido una de las experiencias que más me ha gustado en mis 23 años. Me encantó sentir la adrenalina, ver la cara de emoción de Gabriel y estar a la expectativa de todo lo que sucedería.

La jueza nos leyó los deberes y derechos, luego preguntó si nos queríamos decir algo... el lunes escribí una suerte de carta en donde explicaba por qué estaba encantada de entrar a esta nueva fase con Gabriel y lo que significaba para mí. Cuando la jueza preguntó si quería decir algo, dudé si leer la carta o callar, entonces dije "ehm... yo escribí algo pero no sé si leerlo", mi hermano que sabía lo que había puesto insistió "sí, sí, léela". Pues nada, leí la carta, algunos lloraron y admito que tomé fuera de base a Gabriel, quien también había escrito algo pero me lo daría en la noche. Al terminar, la jueza preguntó si él quería decir algo y allí tuvo que delatarse al decir que sí había escrito algo pero era sorpresa y era privado; él estaba emocionado así que improvisó unas cuantas palabras hasta que se le quebró la voz al decir "y así comenzamos una amistad que ahora...". Lástima que su carta quedará en secreto, era mil veces mejor de lo que yo escribí.

Gabriel revelando que él tenía una carta pero era sorpresa.

Acto seguido, nos pusimos los lindos anillos -un regalo de mi mamá (ya que nosotros estábamos reacios a comprar oro 18k para perderlo en esta ciudad del crimen)-. Gabriel y yo siempre habíamos querido comprar unas pulseras tejidas para tener un simbolo o algo de nuestra relación -pero jamás encontramos unas bonitas-, creo que los anillos cumplirán ese fin.

Luego, vino la parte de las firmas. No teníamos bolígrafo. Todos comenzaron a sacar uno, tomé el primero que vi y firmé. Jamás subestimen para qué servirán esos bolígrafos entregados como material P.O.P. Luego firmó Gabriel, nuestros lindos testigos, y luego, en la hoja que se queda en el registro, firmaron nuestros padres, mi hermano y así. Esto se convirtió en un firmazo.

Sofía & Manuel, nuestros queridos testigos.
Fer.

El matrimonio civil es rápido, debo decir. En media hora estábamos casados. Luego de firmar, nos dijeron unas cuantas palabras terminando con "ya son una familia, felicidades y mucho éxito". It's done.



Posmomentum

Del Registro, Gabriel y yo nos fuimos al hotel Eurobuilding a hacer check-in, ya que su mamá nos regaló el paquete de "Noche de Bodas". Vale decir que la habitación en el último piso es brutal, totalmente minimalista y bien decorada, tiene una vista estupenda y un baño bastante grande. Al llegar al hotel, el lobby estaba repleto de viajeros patrocinados por el gobierno, había un pequeño cogeculo, pero en nuestra reservación teníamos un check-in "VIP" -cómo les encanta esa palabra a los de mercadeo-. Así que subimos directo al piso 10 y nos atendió un chico bastante educado que de paso nos reconoció por los videos. Todo fue sencillo y rápido. Entramos a la habitación, dejamos nuestras cosas y volvimos al carro para ir a celebrar con nuestra familia.

En otro contexto, tal vez me hubiese gustado hacer una celebración más amplia, pero en esta economía de mierda, hacer una fiesta para cien personas así como las deidades mandan, está alrededor de los 150.000 BsF -para los que no son de Venezuela: el sueldo mínimo mensual está en 2000 Bsf-; nuestra referencia más directa: la fiesta de matrimonio de la hermana de Gabriel. Sería absurdo para Gabriel y para mí, gastar algo así en una celebración cuando no tenemos ni siquiera apartamento propio. Hay prioridades en la vida.

Para celebrar fuimos todos a almorzar al restaurante de Las Mercedes que suele gustarle a la familia de Gabriel, El Tinajero. Allí, reunidos todos, pasamos un rato divertido entre los comentarios sin tapujos de mi papá, algunas lagrimitas de la gente, brindis, charlas anecdóticas, chistes y buena comida. No me quejo para nada de cómo se iba desarrollando el día.

soy la combinación de ellos xD
¡Isabella!

Noche de bodas

Esas reuniones de padres suelen extenderse, ya a las 7:00 de la noche Gabriel y yo queríamos ir a nuestra exquisita habitación así que nos despedimos de todos y llegamos de nuevo al Eurobuilding.

La decoración de nuestra cama -lo malo fue quitar todos esos pétalos-

Sí hay algo que yo disfruto con Gabriel es que desde que nos conocemos hemos estado en sitios que son pocilgas pero a la vez en lugares excelentes, y en todos gozamos un montón. La habitación fue el escenario perfecto para cerrar esa noche y abrir el día siguiente. .

Gabriel explorando las cosas sobre nuestra mesa
La manera más fácil de aparecer en los videos que grabas: un espejo.

La "primera" mañana


Sí, sí se siente algo. Me desperté, vi a Gabriel acostado y pensé: "¡Me casé, marica, me casé! ¡Qué bolas! ¡Gabriel es mi esposo ahora!", sonreí y lo acaricié hasta que se despertó y nos saludamos. Él también estaba como, digamos, ligeramente asombrado. Nos gusta hacer retrospectiva de nuestra relación de vez en cuando, y cada año, sucede algo que supera al anterior... este año hicimos "legal" nuestro compromiso que entre nosotros no necesitaba de papeles pero para nuestros planes, sí.

Increíble, me casé con el sujeto a quien más admiro en el mundo. No me molesta para nada tenerlo a mi lado hasta que sea una anciana. Me encanta la idea. Y eso es lo que uno siente, como emoción, incredulidad y anticipación.

Bajamos a desayunar, nos pareció muy bueno el buffet del hotel. Luego, estuvimos un largo rato en la piscina. De nuestras charlas, salió la idea para un Stand Vid Comedy -sé que tenemos abandonados los videos, pero es muy difícil llevar todas las cosas al mismo tiempo-; escribimos la idea y prometimos hacerla antes de que se acabe el año, el tema nos gusta y nos afecta diariamente.

Momentos que recuerdan a Aruba

Finalmente, luego de pasar la mañana y la tarde disfrutando del hotel, hicimos el check-out (aunque nos quedamos hablando un largo rato con el chico de la recepción VIP quien nos comentaba cómo se había identificado con nuestro video "realidad profesional", además de contarnos historias sobre cómo los botones ganan mucho más que un encargado... las propinas, el secreto está en las propinas). Al salir, nos enfrentamos de nuevo a la realidad, a Caracas, el caos y a nuestra terrible situación: cada uno a su casa. Este tema de vivir separados tendrá su fin muy pronto y también tendrá un post exclusivo para que quienes estén pensando en hacerlo, consideren nuestra experiencia.

Casarse...

No está nada mal. Creo que en otras condiciones y con otras personas jamás hubiese dado el paso. No estoy profetizando sobre el matrimonio; entiendo que hay personas que no necesitan hacerlo, que piensan binariamente sobre eso o que le temen al divorcio. Hablo por experiencia. Pero cuando una pareja se plantea pasar toda tu vida juntos y ambos se comprometen verdaderamente a hacerlo, pues, así lo llamen diferente, se están casando.

27/04/2010 - Quién lo diría...

-Ele.
Blog Widget by LinkWithin