Imagen del día.

Imagen del día.
(:

Stand Vid Comedy - Ep.02: "Buen Provecho"

Cumpliendo con el calendario de publicación, he aquí otro Stand Vid Comedy, monólogos de humor todos los miércoles.
TEMA: El "buen provecho" en los comedores de oficina.



Como siempre, por el problema con mi plantilla: véanlo en youtube :)

-Ele.

Situación de WordPress & CANTV -29 septiembre 2010-

Parece que ya CANTV activó el acceso permanente a todos los blogs de la plataforma WordPress esta mañana. Hasta ahora he podido abrir varios blogs sin problemas y repetidas veces para probar. Según lo que comentaron en la entrada anterior, el problema se debió a que cuando WP hizo su mantenimiento el 26 de septiembre éste se quedó en el caché de ABA.

Sea como sea pueden respirar en paz, queridos, han vuelto sus blogs.

Nota (muy) personal: Me sentí como en un experimento.

-Ele.

¿CANTV filtra a Wordpress, qué está sucediendo? - 27 Septiembre 2010

Hay una situación extraña con los blogs en wordpress. Acá en Venezuela no funcionan correctamente desde ayer 26 de septiembre. Mi amigo Gabriel Núñez cuyo blog es http://conidayvuelta.wordpress.com  fue el primero en decirme sobre el problema que tenía para ingresar a su página.
Dejó pasar el tiempo y hoy continuaba el problema. Mientras él estaba en su trabajo yo hice un breve research sobre la causa de esta aparente inhabilitación.

Encontré un tweet de @wordpressdotcom donde decían que el sistema había estado en mantenimiento pero el día de ayer y luego otro tweet que anunciaba la culminación del mismo. Así que eso no era.

En ese momento vi un artículo sobre que Windows estaba moviendo toda su plataforma "live blogs" a WP. Quizás eso era el problema, pero luego me demostraron que no. Resulta que otros usuarios de la plataforma WP comenzaron a quejarse de lo mismo que mi amigo: no podían accesar a sus blogs.

Incluso @wordpressdotcom le respondió a dos venezolanos indicándoles que visitaran el soporte 24/7 -pero esta web no se abre tampoco-. Cabe destacar que la página principal de Wordpress sí funciona pero ninguno de los blogs que allí se enlazan están disponibles.

Karakenio me confirmó que su blog sí se podía ver en el exterior pero que para él visualizarlo debía usar un proxy. Gabriel luego me dijo que desde su internet en el celular su blog sí se leía. Captain Arepa usó hidemyass para escribirle a WP sobre el asunto (su respuesta aún no la sé).

A esta hora de la noche sigo viendo en twitter que la gente se queja sobre el bloqueo o el filtro que aplicó ABA CANTV a todas las direcciones que incluyan la palabra "wordpress" en el url; @fabianadipolo me explicó que ella tiene blogs con dominio propio que sí se abren. Y está confirmado que es con CANTV porque usando el internet de INTER, la red 3G de Movistar, Movilnet y Digitel estos blogs sí se ven.

Mientras escribía esto @roxsan33 me explica que algo así ocurrió en Irán y WP luego de las elecciones en ese país y que si necesitaba visitar esos blogs podía hacer como en Cuba o China y usar un intermediario anónimo que se salte el filtro puesto por el servidor central. 

Esperen ¿de verdad debo andar usando un proxy para ver el blog de mi amigo? Por qué CANTV no me puede dejar leer los blogs WP que hay en mi blog roll. Y la siguiente pregunta me aterra: ¿blogspot dejará de estar disponible también? Ya estoy pensando en comprar un dominio pues para mi bloguear y leer son partes fundamentales de mi rutina y de las pocas cosas que me permiten "viajar" a otros lugares.

Así que ya saben que no sólo a ustedes les sucede y si no se habían enterado -y poseen un blog en WP- hagan la prueba de meterse.

Pregunta final: ¿cómo se soluciona este problema?

-Ele.

Pin up girl

No es mi sueño de vida ni un anhelo transcendental pero algún día me gustaría ir a una fiesta de disfraces (privada, íntima -mejor-) vestida como una pin up girl (pero viéndome bien, no como una chubby -regordeta- pin up girl).
Ésta es otra meta más que añadir a todo este proceso de adelgazar -el cual aún continúo-.


































-Ele.

Maldito domingo.

Hace ya unos largos y varios meses que no había vivido un domingo tan terrible y absurdamente aburrido. Creo que en mi calendario mental algunos de mayo fueron como éste y, claro, algunos en aquella época cuando las cosas con mi ex no iban bien, pero de resto todos mis domingos no llegaban al punto en el que estoy ahorita: con ganas de vomitar, acostada en la cama de mi mamá, sin computadora propia y sola.

Gracias a que todos los comercios y lugares están cerrados por lo de las elecciones parlamentarias (algo que NO apoyo pues este es un día normal) debí quedarme en casa. Creo que ese en el fondo no es el problema, el problema es que estoy aquí limitada a una computadora (que ni siquiera es mía) a la cual sólo le funcionan los programas habituales, es decir no tengo cosas para diseñar, animar, editar, etc y tengo ganas de eso.

Me planteé tomar fotos y videos con mi t2i pero luego no tendría lugar en donde colocarlas pues esta laptop no soporta el formato HD.

Vi algunos videos en youtube (porque ni siquiera vimeo puedo ver) y luego de un rato ya estaba asqueada. Me quedé leyendo los tweets de la gente en twitter pero me sobrecargué de tanta información de la "fiesta" electoral que me dio un leve dolor de cabeza. La señal de mi celular no sirve ni para llamar. Estaba en msn pero aquello estaba muerto, la única persona con la que suelo hablar andaba ocupada. Mi carro lo tienen mis padres así que ni a salir a pasear sin rumbo puedo. Y ya leí los blogs de mi rutina.

Entonces, estoy acá, postrada, escribiendo.

Me pregunto qué solía hacer yo los domingos antes del ejercicio rutinario, qué hacía un domingo que me quedara en casa al entrar en la soltería. No recuerdo, simplemente no recuerdo.

Lo que recuerdo es pasar los domingos con mi ex y asesinar el tiempo con él teniendo sexo, viendo películas o discutiendo. Lo que estuviese a la orden del día. Pero no recuerdo en qué invertía mis horas en el entretiempo. Luego, desde hace varias semanas, comenzó lo del ejercicio y desde ese entonces (hasta hoy) no ha parado.

Qué molestia tengo, no hay ni sueño por estos lados ni hambre ni nada. Simplemente un agrio sabor de boca por haber pasado todo el día en una cama con una computadora en las piernas. Esto no es lo que quiero.


















-Ele.

Elena en vacaciones presenta: Stand Vid Comedy con Gabriel Núñez.



Por cuestiones de formato les recomiendo ver esto en youtube (así apreciarán cómo trabaja la canon t2i). Así que click en el video y mientras sírvanse de leer lo siguiente, la explicación de esta nueva serie creada por Gabriel Núñez y yo:

A ver, la historia es corta y espontánea.

Resulta que Gabriel desde hace tiempo escondía un par de rutinas sobre varios temas cotidianos. Un montón de ideas y reflexiones acumuladas y aderezadas con ese toque ácido que le caracteriza. Sin embargo, por cuestión de tiempo, era imposible llevar esas ideas a la tarima de un stand up.

Un día estábamos en su casa probando mi nueva cámara y allí surgió la idea, más por espontaneidad que por premeditación, de grabar algunas de sus "reflexiones" o de estas preguntas que día a día nos hace entender lo absurdo y bizarro de nuestro entorno. Ya no encima de una tarima sino en un formato más cómodo y que a ambos nos atrae: los videos.

Así que de eso van los Stand Vid Comedy, un "género" creado por él y por la niña que escribe esto -ambos nos repartimos las tareas: él editó, yo animé y así-.

El meollo del asunto es que cada miércoles saquemos "al aire" un video corto con humor y acidez que pueda hacerles pensar y divertirse. Así que pueden pasar por acá o por conidayvuelta para disfrutar de estos monólogos cortos sobre asuntos que nos pasan a diario.


Capítulo uno: "La conversación del bien"

En breves palabras, ésta es la que ocurre cuando dos conocidos se encuentran en mitad de la calle, pasillo, ascensor y no saben qué decirse más que un"cómo va todo".

No es autoayuda ni un infomercial; no son chistes de libros viejos ni anécdotas de un borracho indigente. Es simplemente: SVC - todos los miércoles, misma hora, mismo canal.

-Ele.

Quien se enamora, pierde.

¿Es eso cierto? ¿Qué se pierde en realidad?

Desde hace un tiempo este tema está muy en boga en mi entorno. Amigas que repiten como mantra "no me quiero enamorar" "te lo gozas pero no te enamores" "no, no, sin enamorarse es que son buenas las cosas" y bueno, ahora yo me pregunto, quizás sin quererlo, los motivos de estas afirmaciones. El verdadero motivo del "quien se enamora, pierde".

Hoy escribiré sin alguna conclusión certera, la niña que tipea esto simplemente busca resolver este común acertijo ya "overrated" entre sus amistades -y quizás en ella también-.

Sospecho que se suele decir "¡no te enamores!" como una forma de protección al orgullo ¿quizás? O tal vez referido al resguardo de las "malas pagas", eso de -como dirían por ahí- "entregarlo todo y recibir nada". No estoy segura de la causa nociva del enamoramiento, pero sí estoy consciente del temor que esto representa en la gente -que conozco-.

¿Pero es que realmente uno puede evitar el NO enamorarse? ¿De verdad tú puedes controlarlo así como controlas las ganas de ir al baño, por ejemplo?

¿Se puede eliminar ese sentimiento de admiración que cruza la frontera y busca algo más allá, algo más profundo? Más aún cuando aquello que despierta el instinto está rondando por allí 24/7.

Quizás el problema del enamoramiento es todo el desastre del "amor no correspondido", aquello por lo cual nos frenamos, cuestionamos las cosas y repensarmos las acciones con aquella persona. Creo que ahí el meollo del asunto: el temor a enamorarse del ente incorrecto. No lo sé, y es que mientras escribo estoy tratando de dilucidar este tema tan peculiar y tan de moda.

Apartando aquello del "amor no correspondido", enamorarse no tendría nada de malo -pienso ingenuamente, aclaro-. Pues el humano se convierte en un ser bastante extraño mientras es preso de ese sentimiento burbujeante y eufórico.

Explico paupérrimamente: sonríes todo el jodido día, las cosas no son tan malas cuando piensas en aquella persona, buscas estar con ella/él lo suficiente como alimentar el placer, comienzas a plantearte situaciones que con otros simplemente no sucederían ¿Y qué hay de malo en ello? Ya sé, verlo de esta forma: "lo malo está en que quedas atrapado/a en sus redes y luego te conviertes en un/a idiota que no mide el grado de su estupidez". Vaya consecuencia.

Enamorarse y desenamorarse de una persona son cosas igual de incontrolables, la primera te eleva a las nubes, la segunda no sólo puede hacerte tocar piso sino que te puede sepultar. Pero aún son procesos algo  inevitables porque dependen del otro. La única manera sería no alimentar las ideas sobre ese sujeto, hacer morir de inanición al enamoramiento y así "ganar" algo.

En fin, hoy sólo he tocado aristas de este punto que acabo de entender lo extenso y complejo que se puede volver. Me siento como Sherlock Holmes pero sin su querido Watson.

Aún no sé exactamente qué se pierde, quizás sea de esas cosas que descubriré una madrugada -otra-.

Si alguien sabe, go ahead, mi blog es suyo. Explain yourself.

-Ele.

#Failday


Cuando tu día comienza con la cara de tu madre cerca, despertándote a las 7am diciendo:
"¿Vas a salir hoy con el carro?" -a lo cual yo respondo incoherentemente porque sigo pensando que es un sueño (muy real)- y continúa con la explicación del porqué ellos necesitan llevarse tu carro a un sitio (que jamás sabré, ya que estaba 70% más dormida que despierta) todo puede concluir en que: hoy será un día diferente. Quizás aún no sepas si malo o bueno, pero sí que será diferente.

Luego de chequear el celular y escribir un rato vuelves a dormir porque ese día no tienes clases, y ya que te quedaste hasta tarde despierta entonces hay que recomponerse.

Listo, es casi el mediodía. Te dispones a levantarte y desayunar aquello que tu mamá dejó hace 5 horas ahí. El día parece que comienza genial: no hay nadie en casa porque tu hermano se quedó a dormir en otro sitio, tus padres andan con tu carro por algún lugar de Caracas y tienes energía como para hacer las cosas que escribiste en una lista, pero primero: a desayunar.

Mientras desayunas ves algo de tv -cosa extraña pues yo a la tv la tengo ignorada- y al hacer un aburrido zapping, decides quedarte en un canal donde pasan el final de una película mexicana, sólo para reír de tanto drama mal actuado y acumulado. Así fue, reí un rato viendo cómo la vida de varios sujetos se desentramaba para llegar a un final feliz y bizarro (la escena final fue: dos mujeres, una que había abortado y la otra que cargaba a su "hijo" -que en realidad era una sábana enrollada en otra que cubría la mitad del cuerpo de esta mexicana; imagino que era lo que el dinero de producción podía pagar- ambas mujeres hablando de Dios y la cámara alejándose desde la ventana del hospital.)

Apartando esto, el día ya comienza a perfilarse diferente-con-tendencia-a-la-catástrofe cuando de la nada empiezas a sentir un malestar en el estómago, unos cólicos, una cosa. El retortijón se hace peor y ya no puedes disfrutar de la soledad y tranquilidad de la casa pues estás en un diligente recorrido del cuarto al baño.

En un momento, la providencia o simplemente el organismo detiene el dolor y esa fatídica escena. Para ir adelantando mientras vas a bañarte prendes la computadora, tienes muchas cosas en las que trabajar (para la tesis, más que todo) así que no hay tiempo que despilfarrar.

En breves instantes divisas la anomalía en tu computadora la cual se está tardando más de lo normal en trabajar. Vas a desinstalar un programa y éste se queda inmóvil; haces click en otra aplicación y -como es Mac- el iconito se queda saltando ridículamente en el dock sin hacer jodidamente nada. Tu plan de bañarte debe esperar un momento, hay que resolver esto.

En eso llega tu hermano a la casa, tu estás en plena situación de crisis buscando la manera de hacer que algo funcione (la computadora tampoco se apaga) y él se sienta en el puff del cuarto, con la pierna cruzada y en silencio te observa fijamente, como si él (un niño de 16 años con actitud de grandeza) fuese el científico y tú la rata confundida con un pedazo de queso rancio.

En plena desesperación le dices al niño que se retire y él, cual infante, acentúa la actitud que te irrita. Comienza a decirte "tienes una cara de culo" "¡ja! estás sufriendo por una computadora, qué infantil" y tú, que sabes cómo se pone él cuando le sucede lo mismo, decides ignorarlo -y además que la rabia, de ver que ha pasado ya una hora y la pantalla sigue ahí en modo estacionario, no te deja ni sonreír-.

Pasan dos horas y tú ahí aún postrada en la silla de la computadora buscando alguna solución y ésta aún respondiendo extremadamente lento. Al menos el molesto hermano ya está en la sala.

Entonces, como si de un guión de comedia americana se tratara, llega tu madre con el almuerzo comprado en la mano a darte una noticia: "tu carro se dañó... se acaba de dañar, menos mal que fue acá en el estacionamiento, gracias a Dios y no nos dejó varados por ahí -Sí, ajá, gracias "Dios"- tu papá está abajo, dice que fue una manguera; el carro anda echando humo".

Fuck. Ahí viene el flashback en cámara lenta donde tu madre, con voz ralentizada, dice "necesitamos tu carro ¿Lo usarás hoy?". Fuck, again.

Yo le pregunto "¿papá no estaba pendiente de la temperatura?" y ella: "ay, no sé, pero menos mal que fue acá abajo que se dañó -caminando hacia algún lugar de la casa- imagínate que" y ya ahí se perdió de mi rango auditivo.

Entonces, tu carro está jodido allá abajo en el estacionamiento, tu computadora sufre de retardo hoy y tú, que querías bañarte mientras no había nadie para poner música a todo volumen en TODA la casa, deberás meterte a la ducha pero para calmar la molestia. Sin embargo, aún no has entendido otro punto el cual viene a continuación.

Sucede que tu padre llega a casa y te dice "Hija, creo que fue una manguera, hoy será un problema encontrar mecánico ¿tenías algo que hacer con el carro?" y justo ahí, con esa pregunta, es que entiendes qué eslabón estaba a punto de perecer.

Sí, sí tenía algo que hacer, iría al cine en una función a la que fui invitada, e iría con Wilson. Iba a ser un momento agradable que desempañaría lo turbio y molesto del transcurso del día. Sería una buena forma de finalizarlo; pero no, la tendencia a la catástrofe se afinca y te aplasta. Así que lo llamé informándole del último problema con mi carro y del desastre en mi computadora - la cual SEGUÍA guindada-.

Almuerzas rápido para ir a bañarte. La Mac sigue aún podrida ahí en sus procesos. Sales de un baño de agua caliente -único momento relajante del día- ves que aún esa porquería digital no obedece tus órdenes y decides, antes de lanzarla a la poceta, hacer un "hard shut down" e ir a tomar una siesta. Sin importar las consecuencia, sin importar nada. Apagas y te duermes.

Despiertas y el proceso se repite: prendes la computadora, dura 56 minutos en iniciar UN SÓLO programa.
Te cuestionas lo siguiente: ¿Ahora cómo haré los diseños para la ONU? ¿Ahora tendré que gastar mi dinero en la computadora -otra vez-? ¿Podré ir al concierto de ESTOPA (primera y quizás única vez que viene a vzla) si gasto mi dinero en otras cosas? ¿Por qué también se jodió mi carro? ¿Por qué siento estos impulsos de matar?
Desistes en los intentos de continuar ahí en frente del monstruo de cables y plástico.

Vas a la laptop de tu madre, se la robas por unas horas y entras en tu blog a hacer catarsis de un día jodidamente malo a ver si al menos mejora un poco.

Y no, no ha mejorado mucho. Lo bueno: pronto acabará, aunque no tengo mucho sueño pero me obligaré a dormir.

-Ele.

Última noticia: Estopa SÍ viene a Venezuela



Según esto, ya no parece un rumor. Estopa viene a nuestro país y se presentarán el 18 y el 20 de noviembre en Caracas y Valencia, respectivamente. Las entradas las conseguirán en Recorland Sambil, Esperanto San Ignacio, Ticketmundo.com y stands Paseo El Hatillo y Tolón. En Valencia podrán ser adquiridos en la taquilla del Forum y www.grupoforum.com
La info fue sacada de: http://dlvr.it/5c5dB (gracias @sofia_alv)

Nota: revisando la web de Emporio aún no encontré información sobre Estopa, quizás es porque la están actualizando o aún no han definido precios de los boletos (o quizás todo esto sea un montaje de Rumberos.net -espero que no :P-)

-Ele.

Escucha y ríe un rato.

Esto me hizo reír.

ok, preparaste todo para la boda y te llaman del restaurante diciendo:









pobrecito este hombre jajaj hasta que dice "va a tener consecuencias esto"




(de éste me dio risa el final)

Esta broma es algo fuerte pues termina muy mal, la mujer debe actuar llamando a su novio (para ganarse un mp3) diciéndole que lo ha engañado con otro y éste luego le devuelve la confesión.




Hasta ahora van esas. Enjoy.

-Ele.

Anónima.

Autocensura, me llevaste a eso pero al menos ahora puedo escribir en paz.





































-Ele.

Merci Wilson

A ver, indiferentemente que uno tenga mil "amigos" o sea un náufrago desahuciado, siempre habrá una persona con quien sentirás que los momentos son simplemente perfectos -así sea dentro de un carro que apesta, sin aire acondicionado y con el señor sol saludando por la ventana-.

Quien tenga una vida social abarrotada de contactos sabrá que siempre las mejores ocasiones se repiten con unos cuantos; quien esté solo en su isla sabrá que siempre existirá el Wilson* que le hará compañía. Y no son cosas que digo yo o que dice cualquier libraco de autoayuda, son actitudes propias del hombre (ampliamente explicadas por Aristóteles, por ejemplo.)

El punto es que encontrar a la persona con quien hagas "click" en varios aspectos de un momento a otro es algo más o menos difícil, conlleva mucho ensayo y error, pero no temáis: sí existe (y en ocasiones puede ser más de una). Tampoco desesperéis en la búsqueda: todo se ordena para que el momento suceda.

No he hablado mucho de "mis amigos" en mis publicaciones pero hoy me provoca.

Buñuel con Dalí en 1933

Hablo de mí 

No me ufanaré de una vida hipersocial porque no la tengo, soy sociable, claro (y me divierto en twitter -uno de los fenómenos sociales por excelencia-) pero mentiría si digo que me la paso en reuniones con amigos y no paro de hablar con ellos. No.

De alguna forma prefiero "concentrarme" -cual perfume- en unas cuantas personas y así poder disfrutar mejor los momentos con ellas. Todo se resume a: prefiero la calidad que la cantidad.

Entendida mi afición cualitativa, prosigo.

Hablo de él

Así como Wilson le hizo muchísima más llevadera la vida al Náufrago, me gusta pensar que yo de alguna manera "tengo" la misma suerte. Y de hecho, si sigo la forma en cómo he llevado mis escritos sobre mis etapas desde aquél marzo, muchas se comparan con el mar. Entonces la situación es más redonda.

El punto es que hoy, luego ya de meses varios, me doy cuenta de que he pasado miles de horas riendo, cientos de horas hablando/pensando y docenas de horas compartiendo con un Wilson de carne y hueso (que irónicamente también quedó naufragando por ahí casi al mismo tiempo que yo).

Suelo ser escéptica cuando diviso a una persona que en apariencia tiene gustos similares y te dice "a mi me encanta eso también" pues no sé si lo dicen con sinceridad o por agradar. Pero luego de unas cuantas buenas coincidencias -uno que otro research del personaje- ya la cuestión pasa de luz amarilla a la verde. Tomé a Wilson y le estampé mi huella. Así es que se cierran estos no-pactos -como dice Aristotelín: la amistad no se decreta, no es un contrato (aunque Hobbes estaría en desacuerdo)-.

Volviendo a Wilson:

Ha sido muy divertido el trayecto con él durante estos meses de "amistad"**. Lo he leído padecer un par de veces, he escuchado y reído con sus miles de cuentos, he visto (¿o vivido?) en primera fila (y con un bol de cotufas en mano) sus nuevos desastres románticos; he disfrutado ayudándolo y aprendiendo de él unas cuantas cosillas; me ha hecho sufrir y hasta llorar.

Hemos madrugado hablando de temas banales y no banales que vamos subiéndole el nivel hasta sacarle algo de jugo. Ocurren esos episodios donde uno piensa algo que el otro está a punto de acotar o (más bizarro aún) uno le responde al otro mientras éste sólo ha formulado la pregunta es su mente. Tengo toda una carpeta llena de música vieja o nueva recomendada por él que suelo oír cuando estoy harta de mi viejo menú -síntoma que estás envejeciendo: no tienes ni puta idea de cuál es la música "actual" así que redescubres la antigua-

¿Ya mencioné que he reído hasta sentir que mis pulmones colapsarán? La acidez de sus comentarios es exacta aunque a veces hasta abusiva (como cuando comes mucho limón y aparecen llagas en la boca).

Wilson ha logrado crear en esta náufraga una especie de sentido de compromiso en temas donde nunca  suele tenerlo (excepto en aquello de ser puntual, eso ya es un problema genético). Ha logrado subirle un nivel a la intensidad, riesgo, etc, de algunos temas (materia para otro post). Ha jurungado mis fibras (con todo lo intenso que esto puede sonar).

En fin, sinceramente, puedo decir que en todo este trayecto y en los momentos más ridículamente dramáticos he podido "pasarla bien" gracias a Wilson, colocado en su cajita, mientras me observa.

Podría seguir escribiendo, eso está claro; pero el resto de anécdotas y dudas me las reservo, quizás por ahora, quizás para siempre.

No sé -ni me interesa realmente- si esto seguirá o se terminará en breves días, mientras tanto:

Merci Wilson.
Mira, no me veas así ok. #tecomo ¡já!

-Ele.

*Se refiere a la pelota que acompañó al Náufrago  en la película que lleva ese nombre ("Cast Away") protagonizada por Tom Hanks (sí, estoy explicando las cosas obviadas).
**Este término aún me parece poco ajustado a esta situación pues hay unos matices que sacan de contexto a la palabra "amigo". O es simplemente que yo jamás he tenido verdadero un amigo hombre, valga la redundancia.

Youtube instant: sólo agrega agua.

Ok, acabo de descubrir esto: http://ytinstant.com/
Es un buscador instantáneo de videos en youtube. Sí, seguro ya alguien dirá que descubrió esto en 1996, pero bueno, yo lo acabo de descubrir gracias a @RJBD que hizo un RT del mensaje que el CEO de youtube le envió por twitter al pasante de Facebook que creó esto del youtube instant. A ver repito: pasante.
Es que muchas veces las mejores ideas son de los que van "pasando" por el trabajo y no de los que viven ahí -ok, chiste malo de la noche tadá-.
En fin, disfrútenlo. Una muestra con el video de "millones de solteros":
Me pregunto ¿será que así sí podré ver videos en mi universidad? ¿Esta página estará baneada? creo que no ¡muajaja!
Enjoy.

-Ele.

Yo no pudiese ser lesbiana.


Quizás la gente vea esto como un tema tabú pero no me importa decir que varias veces me cuestioné e indagué el porqué a mi me atraían los hombres y no las mujeres. Si iba a continuar viviendo quería estar segura que estaba tomando el camino correcto, así que ya a mis 21 puedo concluir que yo no pudiese ser lesbiana por una razón:

Me atrae, poderosamente, el cerebro de un hombre.
Son como un jodido enigma.

Creo que ese es el único motivo de fondo y de peso por el cual yo no pudiese despertarme a diario con una mujer a mi lado, me aburriría al mediano plazo, no habría "confrontación" pues entiendo a las de mi género -por muy difícil que sea la situación-, no habría misterio del por qué no puede pensar esto o por qué piensa tal cosa, el "qué sentirá" e incluso luego de figurar estos ítems en la mente de un hombre, éste puede seguir atrayéndome.

Luego en la escalera hay más cosas que me atraen de los hombres como lo físico.

Pero creo que, objetivamente, a nivel corporal uno sentiría el mismo placer al besar los labios de un hombre que los de una mujer, sólo que con los del hombre (en mi caso) viene ese "valor agregado" que me aleja de lo puro físico.
He allí lo exquisito.

Por supuesto como ya los que leen estas líneas saben que, y que no suene elitesco -que suene más como "fetichista"-, ese cerebro debe estar bien dotado de materia gris, vamos, que no tiene la versión movible Stephen Hawking, para nada. Cuando yo he hablado de un tipo "inteligente" no a juro debe ser un letrado renacentista o un frasco con un cerebro flotante y patas.

Cuando yo me refiero a inteligente es que ve el mundo de una forma un tanto distinta, que recuerda los detalles y se fija en ellos; que es rápido resolviendo cosas de una manera inesperada, que su humor sea espontáneo y pueda hacerme reír por horas, que tenga sus sentidos desarrollados (que los ojos no sólo los use para ver, por ejemplo, sino para admirar el arte o las películas) ok, paremos la lista -que ya parece petición navideña- En fin, que me sorprenda. Eso es todo: que me sorprenda (¿quizás deba entonces decir que me gustan los hombres "sorprendentes"?).

Claro, hay mujeres sorprendentes, sí. Mujeres inteligentes, también. Mujeres divertidísimas, varias. A todas ellas no puedo más que admirarlas sinceramente, quererlas y darles mi amistad pero no representan un rompecabezas atractivo para mí en esos términos.

Y he allí la razón por la cual sonrío como idiota cuando un tipín me sorprende al sacar un conejo de su sombrero. O cuando frunzo el ceño y me quedo pensando si él un día no actúa como siempre y se aleja.

Quizás si me gustaran las mujeres todo sería más fácil... quizás.

-Ele.

Diálogos de una niña caprichosa Vol. I

- Hay muchos peces en el mar.
- Sí, ok. Pero yo quiero ése.



















-Ele.

No es Hollywood, babe.




Es una versión menos rimbombante, más cine de autor que blockbuster de verano.
En esta historia no soy Grace Kelly ni Audrey Hepburn.

No estoy en los crazy twenties ni en la celebración enloquecida de las postguerra.
No soy agente secreto de una lucha fría infiltrada en la Cuba de Fidel o en la América de Kennedy.
Cuando llueve, el agua es sucia, sumerge las calles e inunda las carreteras, la gente suele esconderse y no hay nadie singing in the rain.

Cuando me asomo a mi ventana no hay una bailarina practicando su rutina ni un pianista enfocado en su solo unas ventanas más cerca; no hay un perrito enterrado ni un asesino nocturno.
El último grito de un hombre que muere en mi cuadra no es 'rosebud'.

Al entrar a un sitio por primera vez no hay una ráfaga de aire que vuele mi cabello ni hay cantantes espontáneos que coreen mis sentimientos ocultos.
Los pájaros están lejos de hacer que mi baño mañanero sea fácil y pintoresco. Los ratones no me hablan ni me confeccionan atuendos y las cucarachas no avivan mi apartamento con su show.

Mi vestuario diario está alejado de una gran peluca rizada, unas mangas abultadas y una larga falda. No hay un corcel en el que me escape todas las noches ni un sirviente cómplice de mis irreverencias.
Mi ciudad no es gótica ni existen animales mutantes escalando sus rascacielos (ni siquiera los hay).
En esta narración los malos se llevan las ganancias y no hay un superhéroe, extraído de un papel manchado con tinta, que nos defienda.

No es una comedia romántica que comienza con dos extraños conociéndose por email que luego resultan tener amigos en común, que hacen ensoñadas dates y que una noche, en medio de un parque lleno de luces, deciden besarse -coincidencialmente un 4 de julio mientras fuegos artificiales sobreexponen el celuloide-.

No es que yo sea amiga de dos chicos ingleses cuya habilidad está alejada de tener un seductor acento sino el poder de la magia y hechiceria (y que uno de ellos tenga la universal tarea de salvar el mundo donde vivo).
Quién dijo que yo era una princesa oculta, que al morir mi padre vendría mi abuela a decirme la verdad sobre mi herencia y a introducirme en un glamoroso mundo Real.

A ver, si hago un recuento, no corro el riesgo de ser raptada por el archienemigo de mi novio (que resultó ser el tipín que va de edificio en edificio arruinando las ventanas de todos ni el periodista bipolar que usa sus interiores arriba de las mallas)
Mi duda amorosa no está entre elegir si decido que un vampiro succione mi sangre hasta matarme o dejar que un hombre lobo me desfigure la cara ¡Qué va!

Tampoco soy una chica pueblerina que decidió irse a la capital para ser una famosa cantante/actriz/bailarina/modelo y que en el cénit de su carrera descubre que no es feliz, viendo con tristeza y melancolía el pueblito donde creció.

El punto es que en mi noche de graduación no habrán cientos de bokeh* rodeando un vasto y circular jardín, mientras que la escena -extremadamente recargada de calorías azucaradas- suena así: 

Tampoco estará él sacándome a bailar una lenta e imaginaria canción que luego de un momento comenzará a sonar en el fondo. Ese día no sentiré que mi corazón bombea más sangre de lo común ni habrá adrenalina corriendo por mis venas. No hablaremos mientras bailamos desacelerando el ritmo de las palabras hasta llegar al silencio predecesor de una unión de labios más que predecible.

¡Por favor! No pasará.
No es derrotismo, es algo más light.
Bajen el telón.
La obra ha acabado.
Acá en el camerino las cosas siguen estando normales, reales.

Pero, así como todos, sólo por una noche: Hollywood, entreténme.

-Ele.

FAQ

Elena ¿Qué has hecho?
¿Por qué?

-Ele.

¿Que si te amo?
























Esto está hecho por un ilustrador que acaba de entrar en mis favoritos (no sólo por esta imagen, obviamente) por su estilo irreverente, irónico y de humor negro. Es mexicano, su blog: http://cinismoilustrado.blogspot.com -TODO lo que ha diseñado me ha gustado así que bueno, lo comparto-.

Hola, soy el drama.

Leyendo un montón de posts sobre mi época intensa o "La Etapa" de transición de ser novia a ex-novia me doy cuenta de lo dramática que soy. En ese mes quise lanzarme a los rieles del metro, que un ladrón de estos me estrellara un tiro en el pecho, quise hasta cortarme las venas ¡Oh my! Elena, hay que relajarnos.
En fin, qué bien que ahora puedo sonreír con todo eso... al final todo el mundo, que sobrevive, lo logra.
Brindemos por eso.

-Ele.

Un extraño que nunca conocí.

No sé qué carrizo sucedió hoy ni en que "hierbas" extrañas estaré pero siento que si hago un check a la lista de las cosas que me sucedían y la comparo con las cosas que me suceden resulta que hay varias que están a punto de morir o ya realmente se han desvanecido.

Como quien hace una mudanza, limpio el polvo y meto en cajas las cosas que ya no usaré. No es lo nuevo reemplazando a lo viejo, es lo innecesario siendo removido gentilmente de este lugar.

Algo así sucede con "un extraño que nunca conocí". A ver, sí lo conocí, de hecho compartí con él durante dos semanas pero es ahí donde se enfrentan el hombre ideal (ese concepto platónico y perfectamente inexistente) con el hombre real.

La cosa es que mi cerebro tiene una tendencia a idealizar a los hombres que van llenando las casillas de "me gusta que:", cuando un tipo lleva ya unos cuantos "vistos buenos" acumulados me toca lidiar con un cerebro que flota muy alto.

Algo así sucedió con este chico. Me enganchó de una forma extraña pues no me terminaba de gustar como para imaginármelo de novio (además ya yo tenía uno -y él sabía sobre mi extraño crush con el otro... sí, son cosas que tenía que decirle-), pero si me agradaba unos centímetros más de lo normal o quizás mi admiración me hacía sentir eso.

La cosa es que este extraño tenía demasiadas cualidades intelectuales y su vida también era el cine, la escritura, etc. Además que estéticamente se ajustaba a lo que me atrae (y era de mi misma edad).

Platónicamente era perfecto. Hablamos varias veces y aunque no era un ser extrovertido ni juguetón, uno podía pasar un largo rato comentando cosas como el cine experimental, la movida europea, los realizadores olvidados de este país, etc.

Admito que su "sabelotodología" me asombraba bastante (los hombres inteligentes lo hacen). Incluso su personalidad complicada parecía un check que era compatible con la mía. También admito que me volví algo obsesiva pues no había día que no pensara en él (pero jamás en cosas románticas, sino en cosas como "me encantaría hacer un video juntos") Hasta supe dónde vivía y adiviné el color de su carro -sí, hola, soy una stalker con dones-.

Como dije antes, tuve la oportunidad de conocerlo y es ahí cuando aprendí la lección práctica de: si en persona no hay ese click inicial (aunque sea en una ínfima proporción) es poco probable que se genere luego. En este caso no lo hubo. Llegamos a estar solos y yo muda y él autista. Así que ni que nos hicieran hipnosis pudiésemos lograr tener la soltura de cuando hablábamos por chat.

Luego él se fue a España y aún así seguíamos hablando de cuando en cuando. Siempre de cosas de cine, trabajo y algunos eventos extraños que ocurrían. Pero luego mi cerebro flotador comenzó a desinflarse y a tocar tierra.

Yo soy idealista, sí, pero mi idealismo tiene fecha de vencimiento cuando no lo alimento así que dejé de hacerlo y listo, aterrizaje completado.

Lo bueno con todo este período es que descubrí exactamente lo que me gustaba de un hombre: su cerebro. Y aunque los tipos inteligentes a veces me parecen extremadamente complejos para descifrar (y me estresan), los prefiero así; no hay nada de "divertido" en los que sólo por el saludo ya hasta puedes figurar el color/modelo de su ropa interior, o los que ya a las 3 salidas comienzan a repetir los temas.

En fin, así como se ha acabado "La Etapa", hoy se acaba lo de "Un extraño que nunca conocí"...

Lo siento querido, eras un buen partido.

Pd. También (re-contra)comprobé que los ojos claros, son el fetiche* número dos de mi lista.

-Ele.

*En realidad los fetiches son referidos a objetos, pero en fin, es mi blog, punto. 

La Etapa.

Mañana serán ya 6 meses desde ese día.

Marzo se divisa tan lejos que siento que ha pasado un año desde que hablamos por teléfono aquella noche mientras se corría mi maquillaje y tu voz baja trataba de componerme.

Han pasado varios meses, es cierto; pero más que eso: han pasado muchas cosas.

Si te digo que ha sido muy difícil "superarte" estaría mintiendo con descaro. Obviamente no ha sido fácil pero me gusta llamar a todo esto: un asunto complicado.

Fue complicado desde el primer momento que tan racionalmente firmamos el acta de despedida. Las cosas no suelen suceder tan pasivas... y bueno, es que tampoco lo fueron.

Hice lo que cualquier mortal haría: lloré, grité, te extrañé, te temí, reconsideré la decisión, volví a llorar y sonreí. Nos vimos unas cuantas veces luego, nos besamos unas cuantas noches más y amanecí contigo un par de días. No me arrepiento de esto, de hecho ¿quién se arrepiente de dichos arrebatos de pasión? Sin embargo, me tranquiliza que haya terminado, de verdad me estaba volviendo loca: puedo pensar en mil cosas a la vez pero no puedo estar en esas mil simultáneamente.

En fin, la fórmula no funcionó y sellamos el acta. Y eso es lo que me gusta de ti: lo tranquilo en como nos pudimos despedir ese lunes luego de una buena cena y película (juntos) el domingo. Todo fue tan calmado que pude ver algunos de esos trazos llamados "amistad", sin el drama ni el dolor de la primera vez. Imagino que fue así porque ya tenemos una vasta experiencia en alejarnos.

En el fondo estoy contenta por como se fueron cayendo las fichas de dominó y cómo se han entrelazado los eventos. Sonará extremadamente egoísta, cruel y sin alguna pizca de corazón pero decidir abandonar la isla hasta ahora ha sido una decisión sabia, repito: hasta ahora.

No es porque me sienta "libre" -contigo y con cualquiera lo soy, es algo que no se pierde así de fácil- sino porque me siento aliviada tanto por mí como por ti. Ya mis conductas no herirán a nadie y mis demandas están cubiertas; no sé si tú lo estarás (y espero muchísimo que sí) pero yo, en este momento: estoy muy feliz.

Es una lástima, de esas que exhalas en silencio, que nuestra "fórmula" no haya funcionado incluso luego de tantos años. Pero es una alegría, de esas que suspiras sonriendo, que luego de tanto trajín, un día después de ver una película, oír una canción o lo que sea, veas el techo y en silencio sientas que todo está jodidamente bien. Repito: espero que te suceda lo mismo, fue el punto de nuestra decisión.

Ya no quedan muchas cosas tuyas por estos lados, el otro día decidí guardar aquellos peluches que me acompañaron en las noches durante 6 años. No los guardé con rabia ni desprecio, sino que ya era hora de dormir sola, sin tu olor.

Los pensamientos estroboscópicos sobre ti disminuyeron su frecuencia; no he borrado tus fotos ni botado tus regalos, como siempre digo: todo eso es parte de mi historia y puede quedarse ahí, no me molestaré en eliminarla. Sólo que es eso, historia, verbos que se acentúan porque son pasado.

Y bueno, así estoy: acostumbrándome al prefijo "ex" en el título, sin drama y mágicamente sin ninguna gota salada mientras escribo esto -y esto es el logro más memorable que puedo tener, escribir de ti sin llorar-.

Entonces, esta etapa que comenzó aquí  hoy parece culminar.
Un vaso de agua por ello. 

-Ele.

¡Hazme bailar!

Esto está muy chévere para pasar un rato de ociosidad.




























Háganme bailar -> AQUÍ.
Por cierto, qué forma tan divertida de promocionar la música de una banda.
Cosita descubierta en el tumblr de Quesomanchego.

-Ele.

¡No moriré gordita! - Ep.2 "No fui yo, fueron las papitas"




He aquí el segundo episodio de "No moriré gordita" creado por Gabriel Núñez & Elena Sánchez. Mientras se carga, sírvete una buena tajada de palabras acá abajo y entérate de cómo va el proceso.

Si no sabes de qué va esto, léeme:

Bueno, resulta que un día decidí rebajar todos y cada uno de los kilos que tengo de sobrepeso desde hace 15 años. Hace un mes comencé una rutina de dieta y ejercicio la cual mantengo hasta el día de hoy. La historia suena común, y en realidad lo es: gordita que hace ejercicios y rebaja (o se deprime en el intento).

Pero acá el twist o el giro de la cuestión: en mi proceso no estoy sola, un amigo, Gabriel Núñez -quien también tiene un blog- se ofreció para "entrenarme" y ayudarme en este camino a Mordor. Si esto no fuese poco, decidimos documentar mi "evolución" en forma de una webserie que llamamos "¡No moriré gordita!" y ¡acá está el primer capítulo! Ahora, disfruta el segundo...

Si ya sabes de qué va esto, léeme:

Ya llevo 5 semanas de ejercicios y dieta (hoy en la noche será la 6ta).

Foto tomada justo luego de terminar la rutina de ejercicio. Disculpen mis fachas :P
Mi recuento numérico va de esta forma:

Peso inicial: 94,8kg (siempre me preguntaré por qué me permití llegar a este peso).
Peso actual: 88.4kg (al menos ya entré en el rango de los 80's)
Peso rebajado: 6,4kg
Peso ideal: 65 Kg (según nutricionistas y cientos de personas que han tratado de rebajarme)
Entonces, me sobran en este momento 24kg los cuales, si pudiese, se los regalaría a cualquier persona que necesitase engordar o a cualquier niño desnutrido del ´frica (como diría mi papá).

Sobre el proceso:

El trayecto ha sido cómodo, esta vez no estoy apurada por rebajar y quizás allí está la clave. Mi meta no tiene fecha escrita en piedra (como solía hacerlo siempre en años pasados). No importa ya si llego a mis 22 pesando 85kg u 80kg, obviamente me encantaría rondar ese peso a finales de noviembre o en diciembre pero no es una obligación.

Es simplemente rebajar así de una forma relajada y casi sin notarlo, de la misma forma en como introduje 30 kilos de más en mi cuerpo. El compromiso es una palabra clave en estos procesos y hasta ahora la he cumplido a cabalidad.

Como es usual, al comienzo rebajaba mucho más rápido, luego me estanqué en 90kg, posteriormente volví a bajar y en estos momentos estoy desechando más o menos un kilo por semana. Consejo: no se ofusquen cuando se estanquen ni decidan cortar el proceso para volver a empezar (dígase de romper la dieta para hacerla de nuevo), en esos momentos hagan más ejercicio, eso parece acelerar un poco el motor.

Aún no hago ejericicio diario, my bad. Veamos si esta semana que ya comienza la universidad me obligo a ir al club un rato y nadar (aprovechando que en la tarde nunca hay gente -no me gusta que me anden viendo en traje de baño por ahí, acomplejada en esto, lo sé... pero soy sincera-).

La ayuda de Núñez también ha sido clave en el proceso lo cual refuerza la teoría que a la gente como yo, que en estas cosas les cuesta mantenerse constante, eso de tener un/una compañero/a puede funcionar exitosamente. Alguien que te diga delicadamente "si te llegas a comer ese chocolate quedarás morada de las patadas que te daré" -don't you love him?-.


El punto negativísimo de este proceso han sido los cambios locos de humor: he pasado de estar contentísima a llorar sin parar a sonreír, todo en un día. O por ejemplo en que algo me provoque mucha rabia y luego, casi instantáneamente, lo olvide. He tenido noches depresivas, desmotivadas o simplemente locas. Sí, son los efectos de la abstinencia.

Satisfacción instantánea, culpa permanente:

A veces uno está sumamente tentado a comer o a hacer un saltito en las dietas y es ahí cuando la otra persona puede decirte lo que ya sabes: que no lo hagas, que ya basta o simplemente decirte un insípido "toma agua" (cabe destacar que a alguien que está en dieta y le reemplacen todos sus placeres culposos con agua es como si te regalaran un carro que no tiene motor ni bateria ni ruedas, uds. me entienden, da mucha impotencia).

La falta del chocolate me pegó (y me pega) duramente -ya que cuando me sentía estresada compraba una bolsa de almendras bañadas con chocolate negro y listo, orgasmo automático-. A veces he fantaseado más comer un chocolate de lo que un preadolescente fantasea con una actriz porno.

De esto justamente se trata este episodio donde uno debe lidiar con las ganas brutales de comer todas esas cosillas que te hacen sentir una satisfacción rápida, un orgasmo culinario express. En esos momentos de desesperación incluso hasta una papa frita y grasosa de Mc Donald aplacaría mis ansias de satisfacción gustativa. Para ver cómo se lidia con eso relájate, dale play al video y disfruta.

-Ele.

Mi tragicomedia quinceañera a los catorce.

Mis últimas dos canciones de la noche me recuerdan cuando estaba más niña (como a los 14-15) y sabía lo inevitable que mi "mejor amiga" de la época estaba a punto de juntarse con aquél chico que, más que encantarme, yo adoraba y creo que fue algo parecido al amor (concepto que ahora me cuestiono gravemente) ¿Quieren una tragicomedia? Sigan leyendo.




Estas canciones me recuerdan a esa Elena que se sentía derrotada, y como es usual, que prefería dejar todo así, no había nada que hacer. Si no le gusté de nuevo, si no le paré porque me di cuenta tarde, si sólo me quería como una amiga -muy cercana por unos momentos- ¿Qué más podía hacer? Más bien mi papel en esa relación fue la de cupido y la que ayudaba a planear lo que luego de 7 años sigue en pie: su noviazgo.

Ahora que lo pienso, fue una época dolorosa y a la vez ridícula. Lloraba frente al espejo en silencio mientras veía mi cara así perdida en cosas como "quién soy" "qué quiero" "por qué me hago esto". Yo he llorado con fuerza y dolor muy pocas veces en mi vida, soy difícil para eso. Es decir, me encanta llorar, me alivia pero han sido pocas con la fuerza y dolor de algunas noches claves.

Una de esas veces que lloré sintiendo que me iba a dar un paro pulmonar fue el día que ella, mi mejor amiga y él, el chamo con quien hablaba, competía, etc. dijeron "somos novios". Ese día fue devastador y creo que ha pasado tanto tiempo que me provoca dejarlo esbozado acá esta madrugada.

Y ése día es otro más que debe ir incluido en mi hipotética biografía; un punto clave, por decirlo así.


El episodio

Ocurrió un 27 de junio de 2003. Yo tenía 14 años y era como la tercera vez que iba al cine sin que mi mamá estuviese cual amo detrás mío.

Ese día estaba casi preparado. Una semana antes mi amiga, a quien llamaré Ana, y mi amigo, a quien llamaré Ramón, ya habían estado a punto de dar ese paso al "compromiso". Sólo que no lo dieron por alguna extraña razón. Quizás la razón es que yo debía presenciar dicho momento.

Ese viernes fuimos al cine. En teoría iríamos en grupo: ellos, un amigo y yo - mi "amigo" era mi vecino de toda la vida, además estudiábamos todos juntos-.

El plan era sencillo: veíamos la película, pasábamos por los juegos de videos y luego a casa. Repito: los cuatro.

Pero como suele suceder, algo sale mal: la mamá de mi vecino, que para ese entonces era igual de neurótica que la mía, descubrió que iríamos al cine sin supervisión y en el último momento no lo dejó ir. Yo fui bajo la mentira de "la mamá de Ramón estará con nosotros".

Ahí fue donde dije: "Ok, Elena, nos jodimos y gravemente... no me montaré en el carro sin mi amigo, no iré sola al cine con ellos, no lo haré" el detalle fue que mientras decía esto ya estaba montada en el carro de la mamá de Ramón yendo al cine, a presenciar una película (novela) en vivo.


El cine, el beso

La mamá de Ramón nos deja a los tres (mi mejor amiga, él y yo) en el cine advirtiendo que luego de la película nos buscaría. Para hacer la historia corta e ir al momento cumbre: al entrar al cine ya yo sabía lo que iba a suceder; no entiendo cómo pude mantener la risa cada vez que él la tomaba por la cintura y ella le decía "jaja.. déjame"; no entiendo cómo mi morbosidad llegaba a poder ver esa tensión entre ellos y no salir corriendo, era una simple masoquista (confundida).

Al entrar en la sala ellos dicen que me siente a su lado. Ahí tuve mi primera confrontación: una parte de mi sabía que debía alejarme lo más posible de esos asientos; pero otra parte quería joder el momento, interrumpirlo y que no lograran el objetivo, no conmigo ahí, no en frente de mis ojos (como si en vez de llamarme Elena, me llamara Victoria).

Me senté un rato con ellos hasta que la situación fue insoportable y me fui a otra butaca (cabe destacar que por la hora y la película -que nunca recuerdo cuál fue- el cine estaba realmente vacío). Allí sentada podía escuchar lo que él le decía. Qué momento tan ridículo viví, no podía concentrarme en la película, veía la pantalla pero es como si ésta estuviese en negro. Entonces comencé a hablar con otra amiga por mensajes (que estaba enterada de la situación y también fue cómplice algunas veces).

Parece que Ramón se percató de que estaba usando mi celular y me mandó un mensaje que decía "gordita te quiero" -vamos, agreguemosle más drama/confusión a la cuestión-.

Bueno, en fin, llegó el momento del beso: yo estaba viendo la pantalla, ésta ilumina con destellos toda la sala, activo la visión periférica y ¡zas! there you go, todo el drama, ellos besándose cual quinceañeros y yo como la propia pendeja que no sabía si reír, llorar, salirse o quedarse.

Mi cerebro murió y en cámara lenta vi su risa, la de ella y comencé a hiperventilar levemente, un rush de adrenalina se fue por mis venas y estoy segura que mis pupilas de dilataron. Sin embargo no soy una mujer de escenas, las hago pero en soledad, así que me pasé un switch y maté la situación con una sonrisa; un desdoblamiento típico de los que hago cuando las cosas se me salen de control.


Macabro, macabro, plan

Si esto parece lo suficiente dramático, las siguientes horas fueron aún peor.

Al salir del cine caminamos por el centro comercial. Ya ellos estaban tomados de manos y yo iluminando todo el momento. De cuando en cuando él me abrazaba o me decía cosas como "qué te pasa" (como si no lo supiese... o quizás de verdad nunca lo supo -ni idea-).

Mis padres mágicamente se aparecieron en el lugar (¿no dije que mi mamá era una verdadera neurótica en esos tiempos?) y allí ocurrió lo siguiente:
Ramón dice "Ana ¿tú y Elena se van a quedar a dormir juntas esta noche?" y ella dijo (con la emoción de una mujer que acaba de empatarse con el tipo que le encanta) "me parece una genial idea".

Claro que era una genial idea, a todas las mujeres nos agrada el cotilleo post momentum pero no cuando éste se trate del tipo con quien tú sueñas. Pero igual, yo, en la versión venezolana de Marimar, Gotita de amor, ustedes digan, dije: "bueno, no está mal la idea, tengo que preguntarle a mi mamá", Ana: "¡Ay dale! y así hablamos". Mi mamá dijo que sí sin casi poner trabas.

Esa noche de junio 

Estaba yo en la cama junto a mi mejor amiga. Ella tenía un brillo en los ojos tan, tan fuerte que casi la emoción se me colaba también. Vino la charla donde me contó cosas como la densidad de los labios de él, de cómo besaba, cómo la tocaba; que hablaron de tal o cual cosa, que si él le dijo que la quería y demás anécdotas que ahora no recuerdo bien. De tanto en tanto él nos mandaba mensajes, nos preguntaba que cómo estaba todo, que qué hacíamos, etecé.

Ya mi "desdoblamiento" había llegado a un punto donde asumí que ellos eran otras personas, que no sentía nada en el momento y sólo quería llegar a un sitio seguro para reventar en llanto. Ella esa vez se quedó dormida temprano y yo me quedé viendo el techo y pensando.

Fue un WTF fusionado con un owned; un "coño Elena qué es esto, ahora deberás verlos día a día juntos... " No aguanté más y fui al baño - un día debo escribir sobre los baños, son mi lugar seguro por excelencia- y allí frente al espejo, a las 12:10am, lloré en silencio.

No hizo falta emitir sonido alguno para sentir que me estaba "muriendo"(como se puede morir una niña intensa de 14 años). Duré por lo menos 30 minutos viéndome llorar, tratando de calmar los recuerdos, los deseos y buscando la salida más viable. En esos 30 minutos pasé por tantas etapas: desde la negación hasta la confabulación y terminé en una sumisa aceptación. Me lavé la cara y dormí.

¡Buon giorno principessa!

Y así comenzó la época más intensa de mi adolescencia. No digo que fue la peor porque gracias a esto me hice tantos cuestionamientos que Descartes podría haber tenido competencia. Fue mi etapa azul cual Reverón o simplemente los años donde más escribí, donde aprendí a manejar esas situaciones, donde practique esto de ver a diario al tipo que me fascinaba besar a la mujer a quien yo le contaba todo y con quien muchas veces compartía las noches hablando sobre el futuro. Tragicomedia pura y dura, material de primera mano para mis películas.

Sin embargo, hubo algo que jamás me quedó claro y era el por qué si él estaba con ella seguía mandándome mensajes, contándome cosas íntimas, molestándome, buscando competir conmigo, reír, etc. Quizás es que tengo madera para ser (sólo) amiga de los hombres.

Nunca me quedaron claros esos días donde mi amiga temía que yo se lo arrebatara (¡ja! como si mi jodida actitud de derrota me lo permitiese). Nunca supe si él gustó de mí luego de estar con ella o qué sucedió (y es que son tantas anécdotas que me confundían -como ellos besándose a mi lado, los tres en una cama, gracias).

Lo que recuerdo con claridad es que todo terminó cuando me fui alejando de ella y me fui preocupado más por mi novio de aquél momento. Sin embargo, los primeros meses (que salíamos los 4) aún los veía con rabia y tristeza.

Luego el tiempo hizo su tarea: eliminar el sentimiento y dejar sólo la acostumbrada anécdota... como Ramón y mi (ex) novio entraron a la misma universidad y estudiaron juntos tuve que verlo muchas veces más pero ya no sentía algo... Ramón y yo también dejamos de hablar, las cosas se congelaron y así es que ahora tengo una pequeña sonrisa al recordar cómo inició y terminó todo.

Actualmente, ella y él siguen siendo novios; él sigue siendo amigo de mi ex (estudian juntos en la universidad) y yo... bueno, yo escribo en un blog a las 4:27 am (sobria).

Son tal para cual, se los puedo asegurar.

Pd. Qué cosas lo que pueden hacer dos canciones más un montón de palabras comprimidas.

-Ele.

Canción del 1er viernes de septiembre

Hoy, ahora, estoy escuchando esto mientras busco el material para un video.
Así es mi mood esta noche. MGMT - Electric Feel.



Me gusta más el remix de una banda que aún no he encontrado (pensaba que era Justice, pero no)

-Ele.

Incomunicada. [Blackberry fail]

Mi celular y yo tenemos una relación de odio necesario. Más que con el celular es con la señal de mi telefónica.
El punto es que cada vez me irrito más cuando mis mensajes (en sus varias versiones de mails, sms o PIN) no llegan a su destino en el tiempo correcto.

Hace unos meses activé el internet a mi viejo BB, lo tenía desde hace unos años pero me resistía a colocarle internet hasta que fue necesario, así que "pagué" la acción para que me dieran la "bienvenida al club".

Pues bien, sí entré en un club pero el de las desesperadas psicópatas que sufren ataques de nervios cuando quieren mandar un simple y paupérrimo mensaje pero éste no llega a tiempo (y a veces ni llega). De ése formo parte activa y estoy a punto de ser la presidenta.

Esto de tener una señal tan deficiente me pone a sudar y ejercita mi hígado de la manera que el alcohol envidiaría. He querido lanzar el celular en medio de la vía, dejarlo huérfano en algún baño o simplemente dejarlo en el carro cuando estaciono en algún lugar (esa es la nueva forma de librarme de él).

Lo que más detesto es cuando mis mensajes se van mandando a cuenta gotas y el receptor que va respondiendo mis palabras tardías no entiende mis comentarios incoherentes. Jamás había sentido tanta impotencia. Es algo así:

Por ejemplo, yo escribo seguido todo esto:

Yo: Acabo de ver algo horrible
       Era en la autopista en plena cola -no escribo más esperando, erróneamente, que me pregunten el qué-
       Por cierto, hace demasiado calor
       ¿Estás despierto?
       ¿Cómo te fue en el trabajo?

Cada línea es un mensaje diferente, mi error está en no mandarlos juntos de un golpe pero es que prefiero escribir así. En fin, los mensajes llegan (cuando es que se dignan a llegar) de esta manera y así me los responden:

Yo: Acabo de ver algo horrible
X: ¿Qué viste?
Yo: ¿Cómo te fue en el trabajo?
X: Bien, normal. qué fue lo que viste?
yo: Por cierto, hace demasiado calor
x: ah bueno yo acá me estoy congelando por el aire de la oficina
yo: Era en la autopista en plena cola
X: ¿Qué?
yo: ¿Estás despierto?

¡NO ME JODAN! Me pueden explicar qué tipo de comunicación con el mundo puedo tener cuando mis mensajes, cuando es que llegan, se mandan desordenados y de paso a destiempo.

De paso yo vengo de idiota y escribo (totalmente desesperada):

Yo: jaja ya va, no te están llegando ordenado los mensajes, nada en la autopista vi un accidente. Ahora voy camino a mi casa. -Y ESTE MENSAJE NUNCA SUELE LLEGAR-.

Conclusión: fuck my life.

Sé que esto es un típico drama teenager pero para mi comunicarme a tiempo y eficientemente es vital. Cuando veo el relojito por más de 5 minutos maldigo hasta al ancestro más lejano del dueño de mi telefonía. Sé que me han dicho que me cambie pero este problema sucede con todas, o corrijo: me seguirá sucediendo... no son ellos, soy yo.

Entonces ya no sé qué era mejor, si no tener internet en el celular y que éste siguiera con su tripolaridad de gprs, edge y gsm en minúscula o ahora que hace un "bamboleo" entre GPRS, gprs, edge, GSM, EGDE, off.

Y es una historia real, muchas personas pueden dar fe de esto.

En fin, si sus mensajes se mandan rápido, agradezcan, agradezcan...

Yo por el momento espero que mi celular recupere la señal y pueda intentar escribir, mientras tanto estoy como el título.

-Ele.

1er video test.


Es tarde como para contar una larga historia sobre este video así que haré un sencillo copy/paste de lo que ya escribí en vimeo. Quien habla: conidayvuelta, quien ríe: yo.
La idea no era subir algo tan crudo pero ya que lo piden, allí va.

ADVERTENCIA: en realidad no es una advertencia, es más una nota. En mi mac este video NO se ve así de naranja. Se ve así:


Según unas personas en twitter es un problema con el códec (H.264) y que debería volver a procesarlo. Cuando se instalé el CS5 hago la prueba, no quiero que todos mis videos en vimeo se vayan a ver así. Ajá, ahora el copy-paste.

--
Esta es la primera prueba hecha con la 550D o t2i de canon. El primer video justo luego de haber recibido la cámara.

He trabajado con otras cámaras como la RED One, XDCAM EX y algunas DSLR pero nunca había las sostenido y manejado por mi cuenta. Me pareció difícil mantener el foco y estabilizar la imagen mientras la otra persona se mueve. Sin embargo, creo que la practica solucionará este problema. Además que reía mientras grababa, lo cual complicó algo más las cosas :)

En este video trato de enfocar y estabilizar a mi amigo mientras él habla en el mueble.
También estaba probando el micrófono integrado.

Lente usado: canon 50mm f/1.4
creo que el ISO era 1600 (no recuerdo bien)
Sin corrección de color ni edición.
--

Critiquen, destrocen, comenten, lo que quieran.

-Ele.
Blog Widget by LinkWithin