Imagen del día.

Imagen del día.
(:

Domani [actualizado]

Nada. Hablamos, comimos, reímos, nos dijimos cosas fuertes, nos dio miedo, volvimos a reír; hablamos de soluciones, de las prioridades, del futuro. Volvimos a reír y al final un abrazo y un beso que cerraron por el momento algún intento de cortar el lazo. No salté al vacío, retrocedí unos pasos del borde del misterioso abismo. Pero justo ahora no me desespera. Me asusta pensar que es casi imposible terminar (a menos que no nos veamos, como dijo él) pero a la vez no me molesta. Ahora estoy tranquila y feliz. Él también lo está. La solución (o problema, depende de dónde se mire) es que cuando nos vemos todo cambia. En fin, esto sigue y sigue, como el conejito rosa.

Qué puedo decir: soy mujer.

-Ele.

Una cena con MindCastle (our life/. 01)

El mundo de vimeo es muy interesante (a lo cual le pienso dedicar un post completo). Allí, varios de los videos que he visto son de personas que están surgiendo como pequeñas productoras  audiovisuales en Estados Unidos, Canadá y Europa. Hoy la marea de links me llevo a redescubrir a Mind Castle. No sé mucho sobre ellos aún, ya vendrán algunas conversaciones con los dueños de la cuenta a ver de qué van (y por supuesto un post aquí en las vacaciones, para que no se me olvide).

El lindo videito que quiero mostrar es en teoría sencillo y simple: dos personas cenando cuadro a cuadro (repito, en teoría!). La edición me parece pegajosa y fluida, no cuentan exactamente toda la cena y saltan espacios de tiempo para que la mente no se aburra y quedes con ganas de más. La música (o ritmo) hace de este corto algo muy alegre, algo como fresco y ligero. Es como un video clip musical: edición apegada al sonido (por ejemplo el "remix" de la jarra de té sirviendo en las tazas).

Este tipo de videos me refrescan de una lectura o en la pausa de alguna actividad. Son cosas que pueden parecer creativas. Pero OJO he percibido durante estos años que la técnica cuadro a cuadro parece regalar esa cualidad de originalidad y sorpresa, es decir, hay videos que son comunes pero por tener el stop motion los etiquetan con "muy originales". En el fondo no siempre es así: en ocasiones la técnica daña el contenido, otras veces te deja ese saborcito de estandarización (a.k.a. todos los videos son iguales/hechos por la misma persona en el mundo). Por ello, cuando el stop motion es realmente original uno se quita el sombrero (ya mostraré unos cortos para ello).

Yo he intentado con el stop motion desde que en Discovery Kids explicaron cómo hacerlo, mis pruebas de hace tiempo ahora las considero normales, regulares (así que no digo que yo sea el semidios usando el cuadro a cuadro) Pronto volveré a usar esta técnica (a ver qué tanto he evolucionado). En fin. Este video en particular no lo veo como para quitarse los guantes y aplaudir a viva palma, pero es bastante chévere.

Tagline (o de qué va?): Es la cena con cualquier amigo/novio/pareja/familiar y hasta extraño que se sienta contigo porque no hay puestos libres.

Aquí está.




Si quiere aplicar mi método para ver estos videos: déjelo cargar (casi completo), siéntense cómodo y presione play. Eso es! that's how we do it.

-Ele.

Respira. escribe.

No he podido dormir con tanto problema en el país y con tanta marcha y contra marcha. A veces me gustaría cantar a todo pulmón la canción de CircoVulkano "Yo mejor me voy, me largo de aquí; me van a encontrar muerta en Choroní" (y no por el hampa ni nada de eso).

En estos momentos donde parece haber conflictos en lugares lejanos a la capital, en Caracas un juego de béisbol que se las trae e insuficientes certezas para eliminar o confirmar los rumores, uno ya no sabe qué hacer.
¿me encierro en mi órbita y giro a mi alrededor? no disfruto bien ver los videos de vimeo porque inmediatamente alguien me envía un mensaje o un aviso que las cosas están graves.
¿Perfumo mi ropa para esconder el olor a gas lacrimógeno, que hoy sin yo necesitarlo ni quererlo, me miró a los ojos?

De verdad quisiera estar soñando esto, despertar y caminar por mis calles como en aquél mundo feliz que todos los programas infantiles te metían en la mente. Aquél lugar amable donde uno se sentía cómodo y relajado.

Que divino debe ser decirle a un amigo "mira nos vemos en la plaza para filosofar un rato" y estar allí sin pensar en que el sol se oculta y saldrán los zombies-chupa sangre, a quienes debes regalarle tu dinero a cambio de más latidos de corazón.

Quiero vivir en un lugar que no huya de la noche y que en los días la gente camine sin que su cabeza haga el giro 360º. Vamos, que parecemos todos hermanos de linda blair!

Me parece reduccionista llevar todo esto al campo de la política (aunque es un campo muy amplio) y sé que es muy fácil caer en la trampa de juzgarlo todo parado en un lado del espejo. Y todo sería tan fácil si uno mismo baja el ego y se pregunta cómo vive el otro. Entrar en los blogs de cine (donde hay de izq y de derecha) me ha hecho entender que la realidad es muchísimo más compleja que sólo manzanas y peras. A veces duele que te digan en la cara cosas que uno no quiere ver, pero ¿no es preferible eso que andar con los ojos cerrados dándose puro golpe contra las paredes? (exhalación)

Ahorita me siento como en un campo de batalla, me meto en cualquier lugar y hablan los "escuacas" o "chaburros", explotan bombas informativas mientras pitan un home run en la final del béisbol; en un canal unas personas son héroes en el de al lado: son bazofias.  Uno no sabe si llorar o morir de la risa.

Desde hace mucho yo me refugio en el cine, me acurruco en los audiovisuales y me arropo con quienes comparten el escondite. Es mi zona de tranquilidad, que me aleja de todo y de mí misma. 

No quiero terminar como una loca repitiendo discursos vacíos ni alzando las manos por algo en lo que no creo. Quiero entender a mi país y quiero vivir bien en él, quiero reírme más y disfrutar más de mi gente, como cuando era pequeña en aquellos viajes a donde fuese parábamos en zonas donde la gente tan colorida nos ofrecía una arepa ¿Por qué esto se ha hecho tan complicado?

La situación de Venezuela peca de surreal, reto a MiguelÁngel a que en alguna vida me pinte este cuadro sin que parezca uno de Dalí. 

Ahora, a dormir. Ha sido un día con mucha tinta derramada en mi diario y en mis ojos.

-Ele.

Domani

Sé que ahora están pasando cosas en mi país. Cosas más importantes que lo que puede pasarme emocionalmente. Sé que es un poco molesto leer comentarios "banales" cuando afuera hay gente que grita con fuerza a favor o en contra de algo que nos influye a todos. Y no es que no esté pendiente de lo que sucede ni que me ando disociando de este país (y no creo que hasta los que tratan de hacerlo de verdad puedan lograrlo), de hecho iba a publicar un post específicamente de Rctv y cuál es mi lectura de la situación. Pero algo se me ha adelantado aquí en mi mente. No es sobre RCTV ni el problema del país lo que voy a escribir hoy.

Hoy tengo que decir cosas sobre mi historia pequeñita y compleja. Así que no esperen una reflexión política, ahorita no.

Mañana mi novio y yo hablaremos sobre lo que nos está sucediendo. En realidad esto fue lo último que nos dijimos en una larga charla en MSN causada por la misma situación: "no comparto lo suficiente con su familia" y que él no es mi primera prioridad, que le está doliendo que no nos escribamos por mensajes y que esto no me importa.

La cosa es que ahora él es que siente lo duro que es el "modus operandi" de nuestra relación. Eventualmente esto llegaría a este punto.

La cosa es que esa etapa de sentirme sola o como la última prioridad ya la pasé hace unos años, cuando comenzábamos la universidad. Él debía dedicarle más tiempo a sus estudios, y como esa es su primera prioridad, pues la respeté y le di su espacio, aunque admito que lloré y me sentía como un furby.

Gracias a que queríamos dedicarnos a los estudios comenzamos a vernos una vez a la semana y esto se volvió ley. No importaría si un martes estuviésemos libres, había que vernos sólo el sábado o el domingo. Lo mismo era con los mensajes de texto y las llamadas. Cuando estábamos en el colegio y nos veíamos todos los días, hablábamos por celular todo el día e incluso podría haber una llamada. Al entrar a la universidad él tenía que dedicarse más a estudiar y yo tenía más tiempo libre que él pero igual entendimos que no podíamos mantener el ritmo de los mensajes ni llamadas. Antes era capaz de gastarme toda la tarjeta de mensajes en un día, ahora esa misma tarjeta puede durarme un mes.

Entonces, poco a poco uno se va acostumbrando y se va formando como una capa de "frialdad". Yo se lo advertí, le dije en su momento que sentía que todo se estaba alejando pero era el sacrificio que debíamos hacer por el beneficio de los estudios.

Luego comencé a ser yo la persona más ocupada de la relación, el año pasado tuve meses abarrotados de actividades lo cual hacía que olvidara escribirle (además que me arrecha enviarle un mensaje a modo de reportes de actividades: "hola bbo hoy hice esto y esto, y esto otro" y el dice "hola beba hoy comí esto, estudié esto y jugué esto"). Él estaba triste pero lo entendía.

Sin embargo nuestra relación se distanció más. Con el carro teníamos la opción de al menos tener salidas "espontáneas", pero Hitchcock se daño hace ya dos meses y desde entonces nos hemos visto como 6 veces en total.

Sinceramente estoy apática, ya no me duele que él me reclame porque no le escribí hoy al llegar de ayudar a una amiga en un incendio. No me duele que me diga que no paso el tiempo suficiente con su familia. Yo le dije que necesitaba verlo a él no a todas sus tías, que si iba a quitarle tiempo a todos los trabajos que tengo que entregar quería invertirlo en él, en estar a su lado, solos, no con un gentío innecesario. Y no es que me disguste su familia -adoro a sus primos, aunque cuando el se refiriere a que no he compartido con "su familia" se refiere a las hermanas de su madre-, sino que no me sobra el tiempo para derrocharlo en sentarme a tomar un café con una de sus tías.
De igual modo, no me duele lo que me dice. Y esto es lo que me sorprende, que mi corazón ya no se mueve: ni se ríe ni llora.
Él me preguntó que si no lo extrañaba. Dejé de hacerlo cuando eso significaba estar 6 días esperando a verlo, imaginando escenas como una visita de él a mi universidad o viceversa, me desilusionaba extrañarlo, me desgastaba y al final me parecía una inutilidad romántica.

A este caldo de cultivo se le pueden añadir las charlas que he tenido con algunas personas cercanas. La última que tuve hace unos días me dejó completamente pensativa sobre mi situación y a dónde llegaría todo esto. Entendí que mi nivel de acostumbramiento podría llevarme a seguir mi noviazgo un tiempo infinito. Pero que en el fondo siempre me debatiré esa resignación a que las cosas sigan iguales. Una parte de mi entiende que en las experiencias anteriores me ha costado mucho desligarme de él y que siempre volvemos, pero otra parte ya está harta y exhausta de vivir conforme. Esa parte que quiere conocer la vida sin novio es opacada con la parte que sabe lo bien que se siente compartir un día con él. La parte que quiere a una Elena sola interrumpe mis momentos con él, pero la parte que quiere a la Elena + Andrés me impide colocar el verdadero y definitivo punto final. Y lo peor es que en mi pequeño mundo no es como el país: aquí no existen los ninis. No hay una zona gris donde pueda descansar, me la puedo fabricar con la apatía pero aún así la dualidad comienza a surgir.

Mañana hemos decidido hablar porque quiero decirle una vez más todo lo que siento, pero de una forma totalmente tajante, dura y directa. De la forma que odio, porque es mi manera de ser más hiriente. No sé esta noche cuál será mi objetivo mañana, no puedo plantearme uno porque tengo la mente muy desconcentrada. En fin, lo que venga quizás no sea lo definitivo, puede pasar como siempre que decimos una solución temporal. Estoy segura que lo que necesito es que esta dualidad deje de ser tan pareja y una aplaste a la otra. ¿Será hora de hacer un referendum?  No lo creo, eso es dar un tiempo de gracia.

-Ele.

cosas superficiales para una mente cansada

Hoy ha sido un laaaaaargo, laaaaaaaaaaaargo día.

Hoy dirigí ("espontáneamente") otra entrevista de esas que hacemos en la univ. Le dije "cuchi" a César Miguel Rondón y le saqué una sonrisa mientras el profesor reía y decía que haberle comparado con la apariencia de Hitchcock era un piropo equívoco. Rondón dijo que él era menos gordo que el señor director.

Hoy vino un tipo a robar a mi universidad. Se camuflajeó con la gente y cuando las niñas estaban desprevenidas les despojo de sus laptops y bolsos... idiota el ladrón que por ambicioso se fue tan pesado que lo agarraron rápidamente y la policía se lo llevó. Episodio atípico en nuestra universidad "burbuja".

Metroepisodio:

Iba en el metro y pensé en cuánta gente se conocía en el vagón, como este mundo es tan minúsculo quizás todos éramos amigos sin saberlo.

Había un chico extraño en el vagón, era como misterioso, tenía como una mirada perdida... jeje quizás sólo estaba aburrido. En el mismo vagón había un bebé con ojos saltones que no parpadeó durante el recorrido entre dos estaciones, me asustó un poco y comencé a parpadear más de la cuenta.

Juro que si fuese una "mami" (mujer de exhuberantes proporciones) iría al metro en traje de baño: no soporto el calor de las atiborradas transferencias. Aunque incluso siendo una mujer 90.60.90 con el trauma que tengo con los tipos quizás simplemente me llevaría un abanico.

Hoy todo los pasajeros del autobús que llega a mi casa odiaron por un momento a la mujer que iba a la parada más congestionada de la ruta. El chófer simplemente no pudo hacer como sus compañeros y evitar el embudo catastrófico tomando algún atajo. Se sentía la presión en el ambiente, el apuro y la molestia que suelen desvestir nuestro traje de civil. Pobre señora, su madre fue nombrada severas veces.

---

Vi por tercera vez "La Ola" con mi novio, tremenda película. El profesor de la película se me parece a Carlanga (el dueño de Blogacine). Es probable que tenga que verla de nuevo para un trabajo de Opinión.

Pienso que tengo una compañera de trabajo súper chévere, en la uni me la pintaron como el ogro que se come a Shrek de un bocado pero al menos conmigo no es así. Lastima que ya nuestras pasantías juntas acabarán.

Aun no entiendo cómo/por qué algunos hombres pueden olvidar dos años de relación en un minuto mientras a una mujer le toma 7 meses. Caraj! si somos intensas (aunque nuestros niveles de intensidad varían). Yo no sé como será el post-rompimiento serio, si es que algún día mi situación amorosa llega a su fin.

Me gusta leer blogs de gente nueva (ay sí, habla la vejuca jaja).  Sin embargo tengo mis paradas fijas como la del té en donde Toto, la de la cama con Myself, la de la computadora con todos los blogs tecnológicos que sigo y por supuesto: la de la butaca con Blogacine (y sus derivados).

Me cuesta creer que el tal Myself de verdad exista, para mí es un personaje de un libro (pero aún no determino cual, quizás uno de autoayuda? nahhh...) soy atea ante él/ella jejej aunque confieso que me da como una intriga cosquilluda cuando leo sus posts porque lo misterioso me llama demasiado la atención.

Igual pasa con la gente que escribe en mi blog bajo seudónimos ;). Hay una especie de juego mental interesante con esto de la identidad.. lo cual no reflexionaré por hoy porque el título de esto es que tengo la mente cansada.

Sigo pensando en irme de vacaciones. Quiero ser mochilera aunque sea por un día en algún lugar desconocido.

Lo de Haití aun me tiene pensativa, que arrecha es la naturaleza (o el supuesto HAARP norteamericano). Que vainas inventa el hombre: el aparato y/o la noticia.

Esto me lleva a Cuba. El misticismo de Cuba a veces me empalaga, dígame en la universidad cuando las profesoras hablan de Cuba como el lugar donde todo está mal, donde viven prácticamente como los judios en un campo de concentración (dominados por un fantasma). A ver, qué coño tiene ese país? su modelo político continuo? las precarias condiciones en que viven? la pobreza? hmmm bueno siempre conozco a alguien que tiene una historia que empieza "no, pero es que tu no sabes... en Cuba..bla, bla". ME VOY A CUBA! así se llamará mi documental (espero que no venga ningun gili.. a copiarse de mi nombre).

Una vieeeeja amiga viene a Caracas a operarse los senos, no nos vemos desde hace como 10 años. Me sorprendió que dijera para ir a vernos; recuerdo que ella fue la primera en ofrecerme un cigarro y vomitar licor con jamón todo en el mismo día. Hace 10 años, hace 10 años.

Hablando de alcohol, yo no suelo tomar normalmente (excepto cuando se ponen con los juegos raros donde SIEMPRE pierdo), pero desde que empezó el año no ha habido semana sin tomar aunque sea un shot de algo. Algunos amigos quieren tener el título de "emborraché" a Elena, puesto que nací con una extraña resistencia al alcohol (o simplemente como no tomo casi, mi hígado no está dañado). Sea lo que sea, no lo lograrán, nunca me he emborrachado y no lo haré.

Quiero ver muchas películas, pasar horas y horas internándome en otras realidades.

yo confieso que :
  • soy muy curiosa e intranquila.
  • me encanta hablar de sexo con mis amigas (es lo más divertido que hay)
  • me quejo demasiado cuando sé la solución
  • tengo una imaginación muy volátil
  • tengo una exagerada debilidad por los hombres con definidas espaldas y un cabello suave que pueda jugar entre mis dedos.
  • me encanta besar.
  • odio la gente que escupe cuando come.
  • soy medio psicótica con ponerme zarcillos, no puedo vivir sin ellos, tuve que aprender a quitármelos antes de dormir porque me hacía mucho daño.
  • soy muy feliz cuando veo el cielo con nubes coloradas y con pajaros volando. luego de un tiempo empiezo a apostarle a cierto pájaro a ver quién llega de primero o quien vuela más alto.
  • desde pequeña he querido ser como tomb raider.
  • soy una tomb raider frustrada.
  • tengo antojos terribles que me hacen comer muchas cosas equivocadas mientras busco el sabor o el alimento correcto a mi deseo.
  • me da muchísima pena cuando me dicen un piropo serio. nunca me lo creo.
  • soy extremadamente desconfiada de las situaciones y a veces me entretiene pensar en teorías de la conspiración.
  • tengo amigos y amigas geniales, entrañables y valiosos. me siento muy afortunada.
  • soy adicta a vimeo.
  • que me fascina locamente dormir y sentirme así relajada en mi cama.
  • nunca quiero escribirlo todo en este blog. he dejado muchos posts al aire, pero así es más interesante..
  • confieso vehementemente que NUNCA PUEDO ESCRIBIR POCO por más que intento ser pichirre.


ya son las 3 am. ya tengo un sueño horrible lo cual me encanta porque mañana es sábado y podré dormir hasta más tarde.

Salut!

-Ele

Mordí la "manzana"

Otra vez es tarde.

Aquí ando con un montón de programas abiertos y 7 ventanas de navegadores, viendo desde tonterías en youtube, videos geniales en vimeo, las noticias importantes, los comentarios de Facebook y twitter y algunas cuantas páginas graciosas que he descubierto hoy.

Basta, me asusto de verme así, simplemente debo parar. Por ello pensé en hacer un experimento:

Dejar de usar la computadora (e internet) por una semana. Al menos la de mi casa - porque en el trabajo es imposible-.

Las razones más obvias: mis ojos y cuerpo que queda exhausto luego de jornadas de 10 horas que antes eran para cuestiones excepcionales pero ahora se han convertido en la regla (incluso en el trabajo debo estar sentada frente a un monitor entregándole mi alma... ya me puse apocalíptica).

Otra razón es que quiero sentirme libre, quiero saber cómo se siente no vivir en una semisociedad de la información (afrontémoslo, norteamérica ya está incerta cabalmente en lo que la teoría llama "sociedad de la info" nosotros aún gozamos de panaderías sin Twitter ni páginas web). Cuando pienso que en este momento manejo la información que cualquier campesino francés manejaría en su vida quedo un poco shockeada.

Así que quiero bajarle la velocidad a los bits, desconectar la cabeza de la matrix y salirme de la piscina cual niñita con los dedos arrugados.

Por un momento imaginé el genial potencial de este experimento y con fuerza dije "mañana empiezo" (y no con "el mañana empiezo la dieta", fue más rotundo, más definitivo) cliqueé apagar la compu, desaparecieron todas las ventanas pero la Mac no se apagó porque Photoshop había quedado encendido sin guardar algunos archivos.

Ah! (respire profundo), me di cuenta que Photoshop se encargo de decirme "mira niña, ajá que lindo el experimento y toda la cosa ¿y el montón de diseños que no haz terminado?... quieres guardarlos o no?" Exhale una grosería.

Vaya que estos equipos me hablan y sin tener que usar LSD. Guardé los documentos pero afronté la realidad: qué experimento ni qué experimento podré hacer si tengo varias cosas que hacer y diseñar, una semana sin prender la computadora significaría una semana de evasión a mis "clientes" y una semana siguiente de trabajo el doble de duro (lo digo porque cuando quise tomarme unas vacaciones por unos días, la semana siguiente terminé sentada en la computadora por 15 horas seguidas)

Y yo pensando que estaba diciendo algo tan firme como un castillo. Claro, un castillo de cartas de póquer justo antes que el polvo de mis zapatos de ejercicio me hiciera estornudar.

Aún ando sin carro lo cual me ha motivado por caminar un poco, sin embargo ahora tengo más tiempo para estar en casa y sentarme por horas frente a un rectángulo blanco con una manzana mordida abajo que me dice "hija, pecaste, me mordiste...". "Vamos manzanita, ya me asustas, que lindo todo pero de verdad quiero apagarte por un tiempo (sería tan beneficioso para ambas)" me gustaría decirle pero no lo hago porque la escena sería más bizarra.

En fin, sé que "he mordido la manzana" y que estoy destinada a ser esclava de mis ideas, pensamientos, de las metas y logros, del cine y el arte, de lo social... pero me gustaría escupir un momentico ese pedazo mordido para jugar a que Rousseau tenía razón.

Por ahora no puedo y lo sigo masticando. Solo espero recordar esto la próxima vez que decida jugar a poder con todo.

-Ele.

Hace 16 años

Un 21 de enero de 1994 recuerdo estar en el preescolar jugando con mis amiguitos cuando mi padre llamó urgentemente a la profesora quien me tomó por los brazos y me sacó de mi estación de juego favorita (la del teatro donde yo, con una bufanda fucsia, jugaba a ser "la tía" de todo el mundo).

Veo claramente la gruesa mano de mi padre que tomaba la mía y me hacía correr de la escuela a mi casa, que quedaba a unos cuantas casas de distancia. Veía mi sombra mientras corría y saltaba, mi papá con cara de apuro me explicaba: tu hermanito va a nacer.

Yo no entendía exactamente qué significaba aquello, yo sólo sabía que mi mamá tenía a un "hermanito" en la barriga, que le hacía dibujitos casi abstractos donde estábamos los tres y el "hermanito"; que me mostraba libros donde habían personas pequeñitas, una señora con la panza redonda y unos iconos de leche, tomate y un cigarro con una "x" encima, a su lado; recuerdo que salíamos a comprar cosas amarillas para el hermanito y varios juguetes que yo no podía abrir porque eran para él. Tenía un muñeco que hacía pipí cada vez que le inyectaba agua en la boca, que tenía los brazos rígidos, mi mamá lo llamó Fernando y yo le decía "hermanito" pero luego ella me explico que los juguetes no eran para él.

Mi padre me cambió de ropa lo más rápido posible y llamó al taxi (porque unos meses antes le habían robado el carro). Tomó unas maletas de mi madre, me pidió ayuda con una pañalera, iba moviéndose rápido por la casa, creo que ha sido una de las pocas veces que mi padre se comporta como mi mamá y se convierte en un trompo andante. Me dijo que me llevara un juguete pero como no pude decidir cuál me fui con las manos vacías. En fin, toda una cuestión logística esto del hermanito.

Llegamos a la Clínica la Floresta y mi padre dijo la siguiente instrucción mientras me quitaba la pañalera: "mi amor te quedas en la sala de espera, no te muevas de aquí, toma una chupeta, papá va a ir a ayudar a mamá, ya pronto llegará Jorge (un amigo) que te hará compañía". Beso en la frente, manos en mis hombros para casi anclarme en la silla. Entonces mi padre se fue en el ascensor.

Quedé en un largo pasillo donde habían mujeres embarazadas y no tan embarazadas. Mi papá no me había dicho en cuánto tiempo vendría. Quizás estuve sentada ahí hasta que me comí toda la chupeta porque recuerdo que empecé a caminar por el pasillo y luego de unas cuantas vueltas me metí en unas escaleras. En las escaleras se escuchaban algunos llantos de bebés, quizás eran los del hermanito.

Bajé y subí las escaleras buscando el origen del sonido, supongo que divagar por ahí aumentó mi expectativa ¿Cómo sería? ¿podría jugar con él? luego me distraje en mi propia historia dentro de las escaleras hasta que unos gritos un poco desesperados decían mi nombre.

Llegó el amigo de mi papá con algunas peloticas plásticas para que jugara en el pasillo. No recuerdo que habrá pasado exactamente en ese ínterin pero luego recuerdo estar en la cafetería comiendo unos tequeños cuando Jorge quiso volver a subir. Allí encontré a mi papá un poco sudado (ya que la forma de parto de la obstetra de mi mamá era diferente a lo usual, quizás luego comente la forma en cómo nacimos).

Papá tomó mi mano y me llevó a un cuarto de luz muy tenue y caliente. Allí estaba mi mamá en una cama, arropada con una manta rosada y tenía en los brazos a una cosita pequeña envuelta en una sabana amarilla. Mi papá me alzó lo suficiente para que viera de cerca al "hermanito". A esa personita pequeñita como la de las fotos, con los ojos cerrados, unos cachetes regordetes y los deditos más pequeños que los míos.

- " 'Guaaaaao', ése es hermanito?" - pregunté.
- "Si vicky ese es TU hermanito" - dijo mi papá.
- "Se llama Fernando, dile 'hola Fernando'"- indicó mi mamá
- "Hola Fernando" -.

Me quedé un rato montada en la cama con mi mamá mientras analizaba a Fernando que era diferente a mi muñeco: tenía menos cabello y no tenía los brazos tiesos, de hecho era mucho más pequeño y rosadito. Amigos y parientes comenzaron a llegar y mis abuelos me buscaron pues pasaría dos días con ellos por la llegada de mi hermano. Todos estaban muy emocionados por Fernando sin embargo las cosas ya no parecían tan divertidas pues mis abuelos ya no hablaban de mí sino de él.

Cuando volví a la casa lo vi en su cuna y allí comenzaron las cientos de historias y anécdotas que guardo cuidadosamente en los archivos de mis recuerdos.

Al comienzo no todo fue divertido ni alegre para mi pues dejé de ser el centro del universo; ahora debía aprender a "compartir", aprender el concepto de propiedad privada (que aún es difícil aplicarlo con mi hermano, por eso a veces él me dice la "comunista"), tuve que entender que él estaría allí para siempre y no era como cualquier juguete que te cansaba y lo desaparecías o regalabas. Dejé de ser tan mimada y llorona.

Sin embargo, con mi hermano experimenté algunas técnicas de manipulación y perfeccioné el arte de inventar. Lo mejor de todo: tenía siempre a un público fiel capaz de aguantarse cuatro horas de mis historias imaginarias, sentado allí al lado de mis juguetes en primera fila. Conocí a un compañero que me ayudaba en mis aventuras y a quien quise enseñarle de una vez todo lo que sabía. Incluso en ocasiones yo parecía su madre.

También por momentos sentí que conocía a mi peor enemigo pues siempre hiciera lo que hiciera, mi mamá lo defendía a capa y espada (incluso cuando, motivado por mi, él lanzaba sus cosas por la ventana).

Durante los primeros años sé que tuve sentimientos encontrados con este humano que de un momento a otro apareció en mi casa. Pero nunca nada fue más divertido y emocionante que llamarlo para jugar juntos o ver una película; nos uníamos como una fuerza logística para hacer estrategias y pasar los juegos de Nintendo y nos peleábamos a muerte por usar la computadora, por ver quién tenía la razón o simplemente porque yo lo molestaba diciéndole "niño" ("yo no soy un niño, me llamo Fernando" - gritaba a todo pulmón mientras halaba con fuerza mi cabello, jajaja).

En el colegio éramos "hermanos Sánchez", los dos a quienes siempre buscaban de últimos; y aunque en ocasiones me molestaba que mi hermano compartiese el mismo colegio que yo, era divertido estar con él esperando a mis padres.

En fin, quien diría que esa personita cachetona se convertiría en mi mejor amigo, el que guarda todos mis secretos, con quien me desvelo hablando del pasado/el futuro  y a quien le di mis mejores rajuños, puños y patadas.  A veces me pregunto qué hubiese sido de mi ahora si nunca hubiese convivido con él.

A él lo amo con el sentido más amplio y profundo del concepto, de la manera más eterna y reconfortante.


¡jajajajaja!


-Ele.

Estopa en Venezuela

Bueno no es que vienen, no quiero ser amarillista, no me gusta el amarillismo, por eso estoparios venezolanos disculpen mi título. Sin embargo:

Hoy me enteré que Emporio Group está haciendo una encuesta online sobre qué artista nos gustaría ver en el país. Las opciones son: Chayanne, Alejandro Fernandez, Andrés Calamaro y Estopa.

Si bien la encuesta no parece formal (ya que uno puede votar tantas veces como quiera y no hay que registrarse) vislumbra la opción de que los hermanos Muñoz toquen el suelo del país.

Yo no suelo ir a conciertos masivos: antes porque mi mamá ponía muchas trabas (diciendo que podrían secuestrarme allá en el poliedro -vaya paranoia-) y ahora porque los grupos que vienen no me mueven a gastar mi dinero para verlos en vivo. Pero con Estopa vale la excepción. Yo desde hace muchísimos años he querido verlos en vivo, hasta he pensado en ir a España a alguno de sus tours, sin embargo el tiempo y el dinero hacen que las cosas no se den.

Si vienen, no me importaría el costo de la entrada ni el lugar donde sea ni siquiera el tipo de concierto (público, privado) y sé que como yo hay más personas (por ejemplo un pana que se fue a vivir a Escocia y hoy al enterarse de la posibilidad pensó en venir sólo para verlos).

Igual no se sabe si vendrán o no, ya que ellos hace tiempo que no pasan por Latinoamérica, pero sería genial si lo hiciesen.

Es curioso lo que hace la música, agrupa a la gente como en tribus que esperan ver a su máximo líder jeje (y bueno no sólo la música, lo sé, el hombre tiene esta tendencia a agruparse tribalmente).

Sea lo que sea veo cada vez más cerca la venida de los catalanes a mi país y eso por un momento me hace olvidar mi trabajo, situación política, problema con las divisas, los guiones, canon 7D, la situación de Haití, etc. Pensar en estar allí cantando "tragicomedia" con ellos al frente es algo muy satisfactorio y divertido.


vota por Estopa!


-Ele.

Exhausta

No pensé que llegaría el día pero hoy me dio muchísimo sueño temprano, a eso de las 9:00 pm. Fue estupendo, sólo que no podía aprovecharlo y dormir porque debía terminar el afiche.

Es la 1:30 am y mientras espero que se carguen los emails con los afiches casi listos (para enviárselo a mi amigo) me doy cuenta de lo exhausta que estoy.

Mi cara ha sufrido un cambio drástico estos meses, más que todo los ojos (que estan notoriamente cansados). Antes hablar de acostarse tarde era hablar de ir a dormir a las 11 pm después del sistemático reclamo de mi madre.

Ahora o desde hace más de un año que la Mac está en mi cuarto nadie me molesta como antes y aquí estoy despierta hasta infinitas horas. Esto es lo nocivo, nadie me detiene y puedo trabajar diseñando por horas, quemándome el cerebro y los ojos hasta que veo el relojito que me dice "niña ya es muy tarde, debes despertarte en 4 horas... 3 horas... 2 horas...".

Esto no está bien, he pensado en mover la computadora y sacarla del cuarto, pero no sé dónde la pondría pues en la sala ya hay una. Además que necesito un lugar con tendencia al silencio (y no a la tv con el volumen al tope en un continuo zapping entre "La Hojilla" y "Buenas noches"  -práctica de mi padre en la noche-).

Algo debo hacer, no quiero llegar a los 22 y tener la apariencia de una treintona (todo a su tiempo xD) aunque hoy me calcularon 14 años cuando me monté en un carrito (¿?)

En fin, estoy exhausta, necesito un espacio para mi y tengo unas ganas ya dementes de salir de la ciudad.

El email se ha cargado. Buenas noches (o días).

-Ele

Aventuras marcianas (video).

"Antes de destruir a la raza humana, esta vez la han mandado a chequear un lugar lleno de terricolas que comienza por M (con vagones y no carnes). La ciudad: caracas, el país: Venezuela. He aquí el reporte. Dicen que la cosa se pone interesante ya al final así que véanlo completo."




Ok la cosa fue así:

Tenía que rehacer el diseño que no funcionó , pero no podía concentrarme así que prendí mi webcam.

Ayer el metro desde Plaza Venezuela a Ciudad Universitaria estaba colapsado como todas las tardes.

Hice un video explicando la situación pero me aburrí de hablar. Además que con lo de Haití las quejas pecan de superficiales.

Recordé que hace tiempo no hacía un video de "la marciana" así que comencé a grabarme pensando en lo del metro. Primero grabé los diálogos de la marciana y luego los del "superior" a veces no cuadraron porque se me olvidaba qué había dicho la marciana.

Pero al final salió esta improvisación.

Luego de eso me dio sueño así que el diseño espero terminarlo hoy.

(si no entienden lo de M con carnes: Mcdonalds xD)

-Ele.

¿Me río o lloro?

Luego de haber pasado más de 8 horas diseñando me di cuenta que el resultado casi final (el 70% pues) no tenia NADA que ver con el concepto del evento al cual va el afiche. Todo empezó con una simple idea. Diseñar algo chic, sencillo y elegante (algo "como de chupeta" -palabras de mi amigo el dueño de la productora).

Ok vale, empecé diseñando un corazón (al cual le pondría una etiqueta) y probando unas técnicas para pintarlo, pero luego NO SÉ QUÉ CARRIZO me pasó que comencé a experimentar y probar técnicas. A salirme de los límites de lo que va el diseño, cosa muy rara cuando se trata de trabajos cuyos clientes son muy, muy exigentes y específicos.

Luego de pasar toda la tarde/noche veo el producto casi final (lo que faltaba era la tipografía y las sombras, unas dos o tres horas) me doy cuenta que aquello que acaba de salir de mis manos tiene CERO que ver con  lo que me pidieron.

No sé si reír porque me tomé muy en serio lo de "fumarse una" o llorar profundamente porque he desperdiciado un productivo domingo (ya que no estuve en mi casa este fin de semana).

Que cagada cuando esto pasa, que molestia!

De paso que vi los Golden Globes a medias y un cuarto de la biografía de Hitchcock que pasaban al mismo tiempo que las premiaciones.

Lo único que me reconforta es que al menos tengo aquí un buen diseño que para algo propio usaré.

Al final he entendido que prefiero diseñar como hobby (como siempre fue) que hacer esto como trabajo, a veces la imaginación se me sale de control y en esto puedo perder tiempo/dinero. Pero a Elena Sánchez le cuesta decir NO.

Ahora vuelvo a lo básico, la hoja en blanco. En 4 horas debo despertarme para ir a la universidad y todos estos días no he dormido más de 5 horas.

Esto sólo significa: ha empezado el año.

Bueno ya mis ojos no dan más. Iré a dormir. Mañana veré qué cosa puedo hacer luego de mis pasantías.

Secuencia de fotos: oh! la he cag...do







- Ele.

.

A veces las cosas se ponen tan grises que empiezo a ver colores.




-Ele.

La p... alarma (video)


(hay problema en el video, no sé por qué está dejando un minuto y algo en negro al final, el vid se acaba al 02:40)

qué más puedo decir? que sigue sonando? pues sí...sigue sonando!

Actualización: parece que no es la alarma de un carro sino de un Banco u.u

Tendré una mala noche. Lo sé.

-Ele

"Locked" - "Atrapado" (corto con la canon 7D y 5D)

Este es un corto que encontré hoy en vimeo hecho con la canon 7D (que me tiene loca).
Lo hacen los chicos de littleredants.com.sg (una productora multimedia)


Está muy bueno en cuanto a la técnica: podrán notar que el video tiene como 50% de momentos en negro y otro 50% en flashes de recuerdos repetitivos, mientras utilizan los sonidos para generar el ambiente Y contar la historia. Me gusto que es en primera persona y por lo tanto nos introducimos en la mente de aquel hombre (o mujer?) el cual parece estar en una camilla en un hospital. Es exactamente lo que alguien podría recordar mientras yace inmóvil en la habitación de una clínica.

Creo que es todo un reto hacer que el espectador de verdad sienta que está en la mente del otro. En este caso nunca presentan la cara del que vive el conflicto (así puede ser cualquiera, incluso tu), los momentos en negro (es decir: con los ojos cerrados) + diálogos de alguien desconocido (al cual no le haces tanto caso porque lo que estás viendo son tus recuerdos) + los sonidos del exterior. Es un buen patrón y creo que siempre funciona. En la "la Escalafandra y la Mariposa" hicieron algo parecido para metenernos dentro de la mente del protagonista.

Sin duda, buena técnica.

Lo que me hizo reír es que la chica está como loquita pues, es como un gatico que le acercas la mano y comienza a arañarte o al menos sentía eso por todas esas escenas de manitos peleando ¿lo notaron?

-Ele.

"En la punta de la lengua"

Ayer disfruté mucho viendo estos videos creados por Paduano y su amigo, al comienzo pensé que o un ejercicio de cine o algo para echar broma y distraerse. Luego Andrés Paduano me dijo que era el video para una exposición sobre el cine buslesco. Yo lo encontré muy, muy bueno así que lo comparto. Siéntense, relájense y presionen play:

(Qué risa la solemnidad con que hablan y como el chico de la peluca se contorsiona todo jaja)









-Ele.

..Adiós..



Esta fue una madrugada muy larga. En realidad estas madrugadas lo han sido, pero se ponen muy intensas como a las 2am cuando apago la compu y comienzo a escuchar música en mi cama.

Sé que no debería estar escribiendo esto aquí y quizás no lo publique, pero necesito sacármelo del sistema para empezar mi año en paz.

El martes en la mañana pasó algo tan extraño que aún no lo he entendido:

Luego de pasar toda la noche del lunes y la madrugada del martes festejando con amigos llegó el amanecer, como ya no podíamos hacer más ruido, me coloqué mis audífonos y fui al balcón a ver cómo se hacía de día. Quizás fue que la canción me recordó de ti, no lo sé, pero sentí como un golpe en el pecho y luego un vacío que me llegó al estómago, algunas lágrimas comenzaron a salir de mis ojos sin que yo pudiese controlarlas. Fue una sensación tan horrible, tan profunda y tan involuntaria que no sabía qué carrizo estaba pasando. No estaba ebria, así que lo descarto.

De repente recordé te ibas del país en estos días pero no sabía cuál y en realidad no me interesaba saberlo. Pero ¿sería posible que te hubieses ido ya? y ¿sería esto que sentí el aviso de ya no estabas aquí?
Aunque a fin de cuentas qué importaba, ya yo te había superado hace bastantes semanas.

Antes de ir a dormir me enteré que sí, que ya te habías ido y que habías llegado este martes.

Esa misma noche, mientras escuchaba esta banda que ahora me recuerda a ti, sentí de nuevo ese vacío perturbador, miré mi ventana y la soledad de la calle fue como una escena de cualquier película donde la ciudad ha quedado desierta, donde estoy solamente yo y el frío de la noche. Vaya que me sentí tan idiota, como suelo sentirme cuando se trata de ti.

Que molesto que mis sentimientos quisieran volver a abrir esa puerta que ya he cerrado. Pero no lo lograron. Fue en serio cuando me propuse dejar el temita de estar como una boba distrayéndome en ti; en alguien que no conocía y que, luego de tantos meses con la duda, llegue a ver en persona por 2 semanas - lo cual le bastó a mi mente para definir las cosas -.

De verdad era todo tan tranquilo y divertido estos meses, que ya podía despertar y no pensar nada en ti, dedicarme a mi novio y todo aquello. Podía hablarte con tranquilidad sin aquella emoción de niñita con juguete nuevo, podía saber de ti sin quedarme pegada en el tema y manejar por tu casa sin siquiera recordar que vivías allí.

Pero llega este sentimiento del martes y me hace recordar los momentos de abril cuando las cosas se pusieron confusas. Cuando tuve que abrir este blog para poder distraerme y en ocasiones desahogarme, porque vi como te había funcionado a ti - y me sorprendí cuando comentaste aquí-.

Saqué lo bueno de la experiencia, y gracias a ti comencé a retomar los audiovisuales con más ganas, ya que la universidad me hace olvidarlos un poco. Me sorprendió mucho que alguien de casi mi misma edad tuviese un estilo para hacer videos y que se lo tomara en serio. Como digo, el cine es mi vida y tú, sin querer, tocaste ese tema.

Así como en la película "La vida de los otros" luego de unas cuantas conversaciones, sin saberlo, me motivaste a aprender más, a recordar mi gusto por lo surreal, por lo diferente, y quizás por todas las cosas que pensaba estudiar, revisar o aprender luego de terminar la univ (que busqué aprenderlas ya).
Así que gracias.
Pensé agradecerte en persona pero, primero, soy extra-tímida (según mis amigas: "orgullosa") y segundo, tendría que contarte más o menos todo y no lo vi necesario -además que la vez que me preguntaste quién era ese chamo que me tenía mal,  te mentí, así que no lo haría de nuevo-.

Pero basta, hasta ahí llegó la cuestión y ya no quiero volver a pensar en ti como antes. No tiene sentido y no quiero empezar el año como empecé abril.

Así que te deseo lo mejor, que te vaya buenísimo en la ESCAC (espero también ir allá pues considero que allí es a donde tuve que ir cuando salí de 5to año del colegio). Igual, seguiré pendiente de tu trabajo (pues me gusta). En fin, muchos éxitos JC.
-jeje que cómico e irónico que tus iniciales sean esas, "JesusChrist" jaja-.

P.d. De verdad no me importa si lees esto, si lo respondes o lo que sea (se lo dejo al azar). yo sólo necesitaba escribirlo.

-Ele.

Me pregunto.

Qué estará haciendo justo ahora la persona que me verá por última vez ¿Sabrá esa persona quién seré yo, y yo sabré quién será ella?
Qué andará haciendo justo ahora y dónde vivirá mi próximo novio o la persona con quien vaya a envejecer (si no es que envejezco sola).
Ahora que te fuiste ¿Alguna vez te volveré a ver?
Me pregunto cuánta gente esta naciendo hoy al minuto exacto que están muriendo otros.
¿Existirá alguna persona llamada Anacleto que viva en una sabana y que justo ahora este bebiendo un vaso de café? sabrá que por casualidades de mi mente lo acabo de nombrar sin saber de su existencia.
¿Cuánta gente estará teniendo sexo mientras yo escribo? ¿Cuánta gente que conozco estará en aquello ahora?
¿Han pensando que los personajes que escriben en los cuentos quizás son reales? (Así como en la pelicula de Will Ferrel cuyo nombre acabo de olvidar).
¿Cómo es que estamos seguros de todas las cosas que nos pasan y de todos los argumentos que decimos?
¿cómo sería ver el mundo en 2D?
Me pregunto quien se puede estar preguntando esto justo ahora ¿Sabrá que yo también me lo pregunto?


Vamos, a veces hay que dejar de ser serios y protocolares
Basta el ocio para ponerse a pensar en estas cosas.
 - ¿No son extraños los lentes 3D? -

-Ele.

POR QUÉ?

Oh! naturaleza
Oh! humanidad
por qué carrizo todos los hombres que me gustan (de alguna forma, en algún momento) SOY GAYS! 
Hoy uno más firma su nombre en la lista y me la sella con un beso de "PD. Te quiero". 
Sólo falta uno más para decretar entonces que soy yo a quien le atraen los gays que son hombres.
ya, ya me acostumbro... tranquila humanidad, sé que lo haces por mi bien.



Pd. no soy homofóbica :) para nada.

Desde las butacas: Son de la calle.




Ayer fui al cine luego de varias semanas. Quise ir a ver la película venezolana "Son de la calle".

El fenómeno de la taquilla

El cine a donde fui es, el que quedaba más cerca de mi trabajo, el C.C. Sambil. Como es usual, la cola para comprar las entradas era larga y la película que ha estado en rojo-agotado desde hace varias semanas era la misma: Avatar. Sin embargo, comencé a notar la tendencia de las personas (jóvenes en su mayoría) a preferir ver la película "Son de la calle" por encima de "Asesino ninja", "Asesino en casa", "la Princesa y el Sapo", "Malvin y las ardillas". Se les escuchaba debatir y al final "Son de la calle" era la elegida. Esto ciertamente fue algo poco común, pues en las ocasiones anteriores con "Venezzia", "Un lugar lejano" o "Libertador Morales" no lo presencié.

La función era a las 6:00 pm y cuando fui a comprarla restaban solo 62 puestos, a la de las 3:50pm le quedaron fríos 35 puestos y la función de las 8:30pm aún tenía disponibles 102. (luego nos enteraremos de cuántas son las butacas de la sala).

Luego de comprar las cotufas fui a la fila para entrar a la sala. Ahí noté un fenómeno más extraño: faltaban 30 min para que la película comenzara y ya había una cola algo larga, yo estaba dentro de las 15 primeras personas pero al poco tiempo la cola detrás de mi se alargó mucho más por todo el pasillo del cine. Esto me provocó una sonrisa, quizás estuviese a punto de descubrir si hay o no alguna fórmula mágica para atraer tanta gente a la película.

Eran las 6:00 pm y aún estaba esperando a entrar. Las personas se comenzaban a quejar porque lo normal en los cines es que uno pueda accesar a los mismos entre 10 a 15 minutos antes de la hora de función (y esta comienza 10 o 15 minutos después). En este caso el retardo molestaba al público y me parecía extraño porque las películas cuando se retardan es por problemas técnicos o por algo inusual.

Mientras mi novio hacía la fila, me acerqué al chico de Cinex (la cadena de cines, para los que no viven en Vzla) y le pregunté si esta afluencia (ahora sí, mucho mayor) era común en esta función. El joven con una sonrisa me dijo que sí, que la película ha tenido esta tendencia a llenarse completamente, no importa el día, no importa la hora ¡Vaya! todo un fenómeno que analizar.

Luego de entrar a la sala y seleccionar nuestros puestos, fui al baño y conmigo salió una joven a quien le pregunté por qué había venido a ver la película. Ella me contestó que se la habían recomendado y que vino específicamente para ver ESTA película (al igual que todos sus amigos) -no sé, pero ella hizo un fuerte énfasis en "esta"-.

Antes de volver a entrar le pregunté a la chica de la puerta cuánto era el aforo de la sala y ella me dijo "112 puestos".

Al entrar no había lo usual: una sala a medio llenar, donde en ocasiones siento que la he alquilado para mi solitario uso; lo que encontré fue el lugar lleno (tan lleno que 5 jóvenes no ubicaron puestos y tuvieron que llamar a los operadores quienes les consiguieron unas butacas libres pero dispersas).

Durante los trailers comencé a hacer mis cuentas sobre esto que acababa de presenciar: A ver, la sala tiene 112 puestos (es una sala pequeña y una buena elección de la producción de Julio César Bolívar ya que podrá hacer mejor promedio diario y podrá mantenerse más tiempo - este film se estrenó el 18 de diciembre 2009-)

Entonces, la función de 6:00 pm se había vendido el 100% y la de las 3:50 pm vendió 77 entradas (un 69%). Cuando quedaban 15 minutos de película salí un momento y vi el mismo patrón de asistencia pero no supe exactamente cuántas, solo sé que más de 10. No sé ustedes pero si esto se ha repetido en el tiempo pues la película puede considerarse como "taquillera" o no?

Ok, basta del Box office, empecemos con la reseña.

"Son de la calle", la película


El título presenta un juego dual de palabras que induce el tema a tratar: una película urbana (con el esquema drogas-sexo-violencia-diferencias de clases) al cual se le agrega la música como elemento dinamizador de la trama. Pero no se dejen alejar por el esquema, la implementación de los ritmos urbanos le agregó al film un valor agregado y un gran atractivo.


El encuentro entre un joven clase alta (con sueños de ser rapero) y una joven clase baja (con sueños de ser bailarina de ballet) es el hilo que guía la trama.

Al conflicto inicial se le agregan las situaciones de las luchas entre los que quieren hacer el bien en el barrio y aquellos que para sobrevivir necesitan robar, matar y todas éstas prácticas dañinas. También hay transformaciones en los personajes que buscan demostrar al público que es posible cambiar para bien o para mal.

Hay varios diálogos que critican las diferencias sociales: "los ricos en las lomas y los pobres en los cerros, pero montaña es montaña papá" dice una de las actrices, a lo que le sigue un discurso de reconciliación.

En fin, hay todo una crítica social directa que busca sensibilizar a los jóvenes, como la moraleja que se le debe decir directamente al chico de 15 años para que la entienda. Y quizás abusa mucho de los diálogos-entrevistas que analizan de una sola tajada el problema social, así como un analista político o económico en cualquier canal del país.

Sin embargo, y debo acotarlo, hacer a veces las críticas en versos de rap fue una técnica interesante y menos tediosa que un diálogo leído (que también hubo - por ejemplo el que tienen unos actores antes de decidirse en dónde pegar los pósters-).

Pero el "drama" no es el género que se le ajusta a la película. Los guionistas saben que al venezolano se le entra por el humor, por lo tanto esperen ver muchos episodios humorísticos y divertidos, diálogos coloquiales, muy pocas groserías y muy poca sangre. De las películas violentas que he visto en mi vida esta es una de la más light, así que siéntanse libres de llevar a los hemofílicos al cine porque no la pasarán mal.

El tema de la música es lo central y lo que mueve a los personajes. Los que hacen reggeaton vs. los que hacen hiphop; una crítica al manejo de la música en las radios y cómo los ritmos cambian a la sociedad.

Sin duda esta película tiene artistas tanto del medio comercial como del underground. Es decir, en la película hay personas como Chino y Nacho hasta chamos como Rekeson o McKlopedia (que creo es un duro en esto del contrapunteo por lo que he visto en youtube). Es como un dream-team que forma un abanico de donde escoger, y por supuesto a muchos fans que atraer (¿He aquí la fórmula mágica para atraer a los jóvenes?).

Por lo tanto es fácil ver que la película está dedicada a demostrar lo que se hace en la música urbana, el por qué de sus líricas o cuáles son sus 4 elementos; quizás vino a introducirle a la gente el parkour (aunque creo que ya se conoce aquí) y a darle una visión más positiva y menos sangrienta de una realidad del país.

Evaluando lo técnico.

Ya se conoció en brevedad el qué del film pero ahora vale analizar el cómo.


En cuanto al guión pretendo ser más severa porque si bien un equipamiento vale tanto por día la imaginación no tiene precio.

Por lo tanto debo criticar muchos vacíos en la formación de los personajes y la trama. Es decir, es mucho más fácil o cómodo narrar una historia recostándose de los estereotipos: la niña rica que se droga (lo cual me recordó a Secuestro Express de Jacubowicz-), los padres indiferentes, el rapero resentido, el ladrón inseguro, etc.

Lo nocivo de abusar de los estereotipos es que se pierden en lo plano, no hay mayor desarrollo del personaje y se resuelven con que "la niña es descontrolada sólo porque sus padres no le prestan atención" o "ahora el chico sano se volvió ladrón sólo porque quería más dinero" ¿no sería más interesante plantearse dos o tres razones más y así darle profundidad a los personajes, para que existan de verdad y que no sólo representen una realidad?  Por eso es que los personajes parecen vacíos o incompletos.

El caso de los diálogos fue similar, a veces sólo servían para subrayar con un fuerte marcador fosforescente lo que el espectador estaba viendo. SPOILER Al protagonista le explican que Ximena tiene una enfermedad en los músculos y el protagonista grita "¡los músculos! ¡los músculos! no! ¡Jimena (o Ximena) tiene una enfermedad en los músculos y ahora no podrá bailar!" - de verdad era necesario subrayar la cuestión? Él podía simplemente entristecerse en silencio y ya el espectador haría las veces de su cerebro lamentándose por la condición de la bailarina- FIN DE SPOILER.

Las actuaciones estuvieron en niveles diferentes. A algunos raperos les salían al natural sus diálogos haciendo de sus escenas muy verosímiles. Es fácil creerse que ellos hablen así y que se contrapunteen de esa forma.

La protagonista tiene una actuación muy novelera cuando entabla su primera conversación con "Jorge" (actúa rígidamente y con una sobremodulación de las palabras) o cuando explica sus sueño de niña en la escena de la terraza. Quien parece dominar mejor su personaje es el antagonista o "Alexis" quien pronuncia sus diálogos con fluidez y naturalidad.

Se nota que el guión quiso abarcar varios conflictos a la vez, por lo que los eventos se dan precipitadamente al igual que los diálogos (que repito, muchos podrían haberse borrado sin problemas).  Esto quiere decir que durante el film en un momento es de día y en la escena siguiente ya es de noche, que alguien está en un lugar y en la escena siguiente en otro. Es a este ritmo que se sucede la trama: por ejemplo, tal personaje tenía que estar en su casa para que ocurriera X cosa y al momento siguiente ya estaba en la casa de la protagonista para argumentar X situación, los guionistas se dieron esa licencia para escribir.

La música y la edición rítmica (quizás a modo de video clip) favorecieron a mantener a la gente pendiente de la historia o meneando sus cabezas, pero lo que ganaron con un buen trabajo de montaje lo perdieron con tantas fallas de continuidad (todas las cosas podían pasar en un mismo día como en varios, no hay un seguimiento del tiempo y creo que realmente al equipo de producción no le importó mucho esta variable).

La propuesta visual es común; el director abre con unas secuencias dinámicas (de unos chicos haciendo parkour), que repite de vez en cuando con las escenas de carros o los bailes improvisados de las calles.  Nada menos que esperar de una película que se llame "Son de la calle".

Hay una mezcla de planos comunes en las novelas (planos medios para hablar de una situación, planos enteros mientras los protagonistas caminan por una universidad) a la vez que encontramos encuadres más adaptados a los conciertos (por ejemplo las grúas que captan al público de forma cenital, los traveling en velocidad rápida mientras los músicos ensayan). Puedo decir que hubo una buena producción para lograr conseguir las herramientas que se usaron en todas las secuencias.

La mezcla de audio estuvo regular, hubo algunos diálogos desincronizados y se notó cuándo algunas frases eran grabadas en el estudio. El recurso de la música trágica en las escenas de la protagonista (dígase la melodía de piano) pasó de ser un elemento para conmover a parecer una broma sonora (entonces aparecía la actriz y sonaba el pianito, se iba y dejaba de sonar).

La iluminación, el vestuario, la dirección de arte generaron un ambiente adecuado a la historia y dirigidos a los estereotipos. Me refiero que la casa de la protagonista (de clase baja) pudiese ser la casa de cualquier otro personaje que vive en el barrio también; la "mansión" del protagonista pudo ser la mansión de cualquier otro niño rico. No sé si me explico, pero hagan el ejercicio y miren a su alrededor, hay algo ahí en sus habitaciones, salas, comedores, etc. que demuestran que es de ustedes o que ustedes viven allí (incluso la iluminación es diferente).

Sí hubo unos detalles en la película para reforzar las personalidades de los personajes. Por ejemplo la niña-drogadicta-millonaria tenía arriba de su cama un cuadro de su rostro al estilo POP art. El protagonista tenía en su cuarto un pincha-discos y así, pero si lo comparo con una producción como "Día naranja" - De Alejandra Szeplaki- donde cada localización poseía un ambiente, iluminación y hasta vestuarios diferentes o "La Uva" -el corto de Alexandra Henao- cuya iluminación y dirección de arte potenciaron las escenas, esta peli simplemente tuvo un buen desempeño, pero nada más allá.

La reacción del público

Es común ver que en ciertas producciones nacionales el público se va en medio de la función o echa broma durante toda la película burlándose de la historia/actuaciones/etc. En este caso todos estaban pendientes y callados aprendiendo del rap, la gente aplaudía, meneaban sus cabezas al ritmo de la música, reían y hasta exclamaciones como "uhhh... toma" escuché. En este caso hubo una buena recepción de los presentes.

Y al final entendí porque la función se había retrasado, es justamente porque extrañamente las personas se quedaron viendo los créditos, luego de que el antagonista les pidiera que se quedaran allí, mientras parecían las imágenes de un concierto.

Buena jugada al que se le ocurrió esa idea de hablar con el público a través de la pantalla del cine, las personas no se fueron y fue tan molesto para los operadores del cine que tuvieron que cortar los títulos porque nadie se movía de sus sillas. Cuando quitaron los créditos un espectador gritó "¡C... de tu madre!" y toda la gente lo acompaño con quejas. Díganme en cuál película venezolana han estado que un espectador (que no sea un cinéfilo, claro) grite de esa forma porque le quitaron los créditos (y que el resto lo apoye).

¿La recomiendo?

Se la recomiendo a quienes les interese ver cómo va el cine nacional y qué aporta esta película. Así uds podrán hacer su análisis.

A quienes le huyan al "sexo, drogas y alcohol" vale acotar que esto es parte del día a día, de lo cotidiano pues, que es tonto ignorar que hay violencia o decir que es una "peli mala" por ello. De igual forma la variable "música" cambia el panorama y la comedia lo suaviza, así que no esperen ver una matazón ni un hombre bañado en sangre pidiendo piedad mientras su captor se droga.

A quienes les guste la música urbana vayan a verla.

Para mí esta peli no es una joya del cine venezolano pero de que entretiene, entretiene.

-Ele.

La temible barrita estroboscópica. (Mis comunes situaciones para escribir un guión)

y uno se pregunta: ¿de dónde carrizo se saca la inspiración para hacer un guión?

A finales del año (que terminó hace una semana), una compañera del salón me propuso ayudarla en un proyecto de cortometrajes, ya fuese escribiendo, produciendo, dirigiendo y así. Creo que esto es justamente lo que me gusta, coproducir, pero definiendo los espacios.

El punto es que para hacer varios cortometrajes hay que tener varios guiones. Los guiones nacen de las ideas (aquí en mi cabeza hay varias) pero una cosa es pensar en tal corto o tal secuencia y otra muy diferente es abrir word, celtx o hasta el block de notas y escribir.

He aquí cuando mucha gente se tranca, y no es para menos.

El ritual pre-escritura

Primero hay toda una página en blanco que te da la libertad de escribir lo que desees (porque en estas ocasiones no hay parámetros más que el concepto inicial). Luego, tienes los mil y un programas que aparecen allí sea en el escritorio de la PC o en el dock de la Mac (como es mi caso). De repente dices "ah bueno, no puedo escribir sin música", ahí va a encenderse el Itunes. Pero en el Itunes no sabes que colocar. Yo al menos me debato entre soundtracks de películas y un jazz o alguna música instrumental, eso de shuffle no me sirve, debo pensar bien cual será mi ambiente musical porque de ello dependerá si escribo una tragedia o una comedia.

Ok, están listas las canciones. Ahora a escribir. Ah, ya va. Es importante el líquido, por eso voy y me lleno un vaso gigante con agua y preparo un té. Ok, té y agua listos. Me imagino que quien fume prenderá un cigarro, otros tomarán una copa de vino o una taza de café. Allá cada quien con sus manías y rituales previos a la escritura.

El proceso "déjame hacer esto primero"

Luego, cuando parece ya estar todo listo. Te tropiezas con los logos de Safari, Chrome, Firefox, Explorer, Opera, etc. y dices "hmmm será que alguien me ha mandado un email importante?"; "habrá clases mañana en la mañana, déjame revisar primero"; "creo que ya me contestaron en Vimeo/Twitter/Facebook/Blogacine/tal blog.. etc"; "creo que si veo este último video tendré más inspiración para escribir, total, es corto"... Cualquier cosa cabe aquí. Cualquier cosa que es mucho menos importante que la tarea principal pero que de un momento a otro se vuelve prioridad. Bañarse, comer, responder un mail, ver un video, chequear el celular, etc.

Es la forma en como la mente puede autosabotearse un rato quizás por el miedo a escribir y a no enfrentar la inmensa hoja blanca.

El solemne momento de la escritura

Ahora a escribir, ya no hay excusas. Ya hasta regaste el jardín, alimentaste a la hambrienta tortuga, te bañaste, hiciste una cena por si te daba hambre mientras escribías; apagaste el celular para evitar molestias, lo prendiste por si acaso había alguna llamada urgente; te tomaste una foto para dejar constancia del momento (¿?), te cambiaste la ropa porque hacía calor o frío; visitaste cada blog que se atravesó en una locura de 20 minutos y dejaste varios por leer porque ya había llegado el solemne momento de abrir la hoja y teclear:

Tema/ Tagline/ Sinopsis 
(en courier para intentar regresar a los años 40') 

Un sólo aplauso, por favor, haz logrado escribir algo, ahora no puedes distraerte. Ya haz puesto el primer escalón del camino luego de tener 2 horas (o toda una vida) con aquello en la mente. Todo parece configurarse, los planetas se estan alineando, los pajaritos coloridos cantan y bailan en la ventana mientras te guiñen el ojo y te sacan el pulgar.

La música suena y comienzas a escribir cual Chopin en su piano. Nadie te detiene, la música te encierra, te abraza, las ideas salen de las orejas y chorrean todo el cuarto, las letras hacen sinestesia y se convierten en colores, en fin, por unos minutos eres parte de un cuadro surreal y perfecto.

Hasta que la barrita estroboscópica entra en la escena y no es que aparece, es que la comienzas a ver.

Mientras escribes ella esta firme, tiesa, allí sin titubear ni esconderse, esta segura de cada letra, palabra y oración. Pero cuando paras es que comienza a dudar, a ser invisible y visible, como una idea que va y viene, como esperando algo que se ha perdido en tu mente.

No sé cuánta gente en realidad ha visto el puntero ir y venir, no sé quien decidió que la línea vertical titilara, pero es como un aviso, la advertencia que por un momento haz dejado tu sinfonía en pausa.

Generalmente hago un receso cuando paso un largo tiempo así, creo que una vez empezado no me cuesta continuar, de hecho soy de la especie que hasta que no cierre aunque sea una idea no puede parar. Pero también existen los que dejan esa barra titilando por días o meses. Quizás el titileo afecta a la especie que borra todo y vuelve a empezar.

"Hola, ya llegué"

Quizás esto no se aplique en quienes viven solos, pero quienes vivimos aún con nuestros padres, amigos, parientes o conocidos sufrimos del saludo o la conversación que justamente debe hacerse en el momento que estamos en pleno proceso. Si tuviese laptop escribiría en el baño, el sacro-santo lugar donde nadie viene a husmear. No es que me moleste hablar con la gente pero es cómico que justo cuando estás en la cúspide de la motivación y hay una hemorragia de ideas llega alguien a hacerte un torniquete (así sea hasta por el MSN, el cual no abres desde hace un mes).

Soluciones drásticas

Mi solución, luego de años y años de práctica, es:

1. Abrir el programa que sea y escribir la primera palabra, oración o primera idea.
2. Comenzar con la música y ponerla en un volumen no tan distractor al mismo tiempo que se va preparando el té y llenando el agua. Cuando está listo el té ya no hay marcha atrás. Como tengo Mac desaparezco el dock  (manzanita + alt + D) y ni se me ocurre pasar el mouse por la parte inferior de la computadora. Cierro la puerta y salgo del cuarto lo menos posible para evitar alguna charla distractora repentina.
3. NO VIMEO (aunque me cuesta), BLOGGER, MSN, FACEBOOK, GMAIL, TWITTER NI ALGUNA RED SOCIAL. En serio, prohibido. Lo único que admito es hacer una rápida búsqueda en Google y trato de focalizarme para evitar presionar los links innecesarios.
4. Ropa cómoda, muy cómoda para no tener que levantarse a quitarse las medias o cambiarse la camisa.
5. Celular alejado, volteado y en completo silencio. Yo no lo apago (a menos que ya vaya a dormir) porque si hago esto no sé a que hora me envían los mensajes.
6. Cuando sienta que las ideas se me están acabando o que la inspiración se me está yendo hago una pausa y leo lo que llevo o simplemente me quedo viendo un punto en la pantalla y me dejo inspirar por la música. Me asomo a la ventana, respiro el aire frío y bebo un poco de té. Creo que en estos momentos la mente hace una pausa obligatoria para ponerte a prueba y ver sí de verdad lo que escribes es lo que quieres. Que se vaya la "inspiración" simplemente es un impulso para buscarla en otra parte y tomar una bocanada de aire fresco.
7. Jugar con el puntero que esconde y te sorprende cual niño de 3 años.

Lo importante es plasmar las primeras palabras, no importa si es de forma narrativa, una tormenta de ideas o una simple cita. 

-Ele.

Cómo hacer una montura de cámara para hombros.

Antes de ir a dormir he visto este video que muestra con qué se puede evitar el efecto de vibración en las imágenes cuando grabamos a mano.

En el video no muestran exactamente paso a paso cómo lo hicieron pero sí muestran el resultado final contando un poco las modificaciones que sufrió un simple tripode. Me parece un buen video para tener más herramientas y trabajar mejor en las producciones audiovisuales con bajo o cero presupuesto. En el caso de las dslr este aparato evita un poco el rolling shutter o el efecto gelatina, provee una imagen más estable con la cual trabajar. No sé que tan cómodo o no pueda ser grabar con esto pero el resultado final puede valer la pena.




Yo en estos días compré una madera y varios implementos para realizar mi claqueta, la cual sé que necesitaré para los cortos cooperativos que haré este año. Cuando esté lista se las enseño.

-Ele.

movimiento + textura + iluminación

Otra de las cosas que me gusta hacer y ver son proyectos de animación o motion graphics. Se sabe que lo más esencial de todo es lo que se dice con el video, la historia que está detrás de los bytes, pero en este post hablaré un poco de lo técnico, ya que es la herramienta para plasmar el contenido.

Lo bueno de la animación es que permite darle un poco más de rienda suelta a la imaginación ya que en la computadora se puede recrear todo o casi todo que en el mundo real sería más difícil de lograr.
Considero que lo que sé de animación es algo básico en comparación con lo que puede saber un verdadero animador, para mi el Maya es un mundo misterioso sin embargo conozco cosas de Cinema 4D que me parece una herramienta mucho más fácil para la animación 3D (y ahora con las mejoras de la física en MoGraph 2 es mucho más fácil crear objetos que jueguen mejor con la gravedad).

Ahora, lo más importante en cuestiones de animación técnica (ya sea 3D, ya sea 2D) son las tres variables del título. Crear unos movimientos fluidos es un gran reto, pero luego de lograrlo hay que aplicarse en texturizar todo y esto conlleva ser muy minucioso en los detalles, por ejemplo en los poros de la piel o en los vellos de los brazos; si es 2D entonces en lo corrugado de un papel, en los pliegues de una camisa o en la vetas de una madera. A todo se le da más vida cuando hay más detalles. También la iluminación, y con ello las sombras, son esenciales. Para mí el tema de la luz aún es un poco difícil porque no solo es saber colocar una luz clave (o key light) sino que en el mundo real hay muchas fuentes de luces y debe ser complejo animarlas todas. Por eso admiro a los que logran iluminar una escena que parece real. En los proyectos grandes o en los estudios dedicados a la animación profesional hay departamentos que se encargan de todas las variables por separados, por eso hay equipos que sólo se enfocan en animar, otros en modelar y texturizar y así.

He notado que muchas veces cuando las animaciones que vemos en tv parecer planas es porque no tienen sombras o no tienen texturas. No es que algo no funcione si no posee cientos de poros o si la sombra es un simple circulo oscuro debajo de lo que se anima pero sin duda que mientras más detalles la cuestión será mejor. Además hay que tomar en cuenta que el ojo de la gente se va acostumbrando a animaciones más prolijas y por ello los software ahora proveen más opciones para llevar la animación casi al campo de lo real.

He aquí unos ejemplos de textura, luz y animación:

"The Wife That Was Once Beautiful" (La esposa que fue hermosa una vez)
por Thanos Topouzis


Este tiene una genial luz de ambiente y muy buena textura. La historia me parece fuerte, si se dan cuenta es sobre el cáncer.

"Crazy enough" (suficientemente loco)
de Jr.Canest


No sé si ya he posteado alguno de los videos de este joven animador boliviano-mexicano que ganó en el 2008 la beca para ir a Vancouver Film School y aprender sobre animación. Me agrada mucho el nivel de detalles que le aplica a todas sus animaciones. Por ejemplo para este video él usó por lo menos mil keyframes para animar los circulos, cuadrados y fondos. Noten el detalle en cada cosa, la textura del fondo, etc.

VFS Modeling and texturing Reel 09
por Rakesh Sandhu



Rakesh es otro modelador que me impresionó con el detalle de la primera secuencia, la del niño, es asombroso los detalles de la piel, el cuello, los adornos y la luz, si uno pausa el video puede pensar que está viendo una fotografía de alta resolución o una foto HDR.

Demoreel 3D animación Venezuela
por "Mariocotorra"



No sólo en otras partes del mundo hay excelentes animaciones también en Venezuela hay buenos spots animados que sirven de ejemplo. En mi búsqueda encontré a este grupo de valencianos que tienen un buen texturizado en varia de sus piezas.

Sobre MoGraph

Antes hablé de MoGraph (es un módulo que forma parte de Cinema 4D hecho por MAXON) el cual permite crear una física en la animación. Ultimamente se ha hecho común en las promos de Mtv, por ejemplo, cuando se ven todas aquellas esféras y triángulos rebotando o flotando en un ambiente blanco.
Pongo unos ejemplos para que vean lo que digo:

Happy Holidays from GSG
por Nick Campbell





Debo mencionar que Campbell a parte de hacer estas animaciones enseña a hacerlas y a manejar estos programas (gratis jeje). He encontrado muy útil su información y si alguien que ande en el mundo de la animación quiere incursionar en el ambiente profesional sin duda debe escuchar algunos de los consejos que tiene que dar. Debo advertir a la gente que no habla inglés que todas sus explicaciones están en ese idioma pero igual como se trata de una herramienta quizás sólo viendo el video pueda funcionar.

-Ele.

Me enferma.

Quizás sea por la hora, quizás sea por mi personalidad pero me enferma que una discusión pase a ser una pelea. Primero porque suelo debatir una idea hasta el cansancio o hasta que la otra persona me de una respuesta directa y sincera. Segundo porque uno corre el riesgo de enemistarse con alguien, cuestión que no me agrada y procuro evitar.

La cuestión es que en mi país las sensibilidades políticas están a flor de piel, pero para discutir uno trata de apartar lo visceral para comenzar a hablar con las ideas. Aquí cualquier comentario puede ser la chispa que prende una mecha - que es tan larga como la resistencia de los que discuten -, hasta que la pólvora explote.

Me enferma que una discusión explote y se vuelva visceral porque contra las vísceras las ideas parecen rebotar, entonces se pierde el punto y se comienza la pelea.

Yo me aparto cuando empieza, pero a veces mi obstinación no me permite hacerlo sin ser la que dice la última palabra.

El hecho puntual se pierde en lo ridículo: Escribí unas preguntas ante una situación que está ocurriendo en mi país, no eran preguntas irónicas o retóricas porque de verdad buscaban respuestas concretas. Lo ocurrido fue a la inversa, me pidieron una solución al problema que planteé y luego de decir mi solución la conversación comenzó a desvirtuarse y llego al punto muerto que las vísceras o el discurso programado suele traer consigo.

Nada me revienta más que recibir respuestas que se van del tema y que buscan las ramas por falta de argumentos. Nada me frustra más que todo se vaya a lo político o a lo ideológico y que ya dentro de eso tampoco hayan respuestas concretas.

Ahora hablaré con nombre y apellido porque necesito que todo quede bien claro.

Lastimosamente el bipartidismo político se ha filtrado en casi todos los aspectos de la vida, creo que ya no hay zonas libres o zonas neutrales, a todo se le puede aplicar la pesada mano de la politiquería o peor aún (que termina siendo la más común) los comentarios poco pensados.

Soy una persona que no está de acuerdo con la forma en como se aplica la política en el país ni con la acción de muchos líderes (desde los que están sentados dentro de la casa de gobierno hasta de los que se paran afuera a pelear por el puesto). Cuando hablo sobre algo o me pregunto el por qué de las cosas que ocurren en el país es porque lo he pensado y porque tengo argumentos para defender mi opinión o simplemente porque necesito respuestas.

No hay nada más satisfactorio que encontrar a alguien que tenga las suyas o que desde otro punto de vista me las de. Es lo mejor poder discutir con gente que tenga argumentos para decirme por qué mi forma de ver alguna situación en el país no es correcta, y que si se entra en el terreno de las ideologías también haya esa misma actitud.

Cuando alguien me dice algo (que aunque sea suena coherente) yo me detengo en silencio a pensarlo y he descubierto grandes cosas así, tan sólo hablando con gente políticamente diferente. Más bien, me gusta mucho hablar con personas de derecha y de izquierda para ver qué tienen que decir.

Pero de resto, me aburre escuchar evasiones o discursos grabados; palabras que al escudriñarlas no tienen profundidad.

Por eso me enferma que ante mis preguntas del cómo un país -cualquier país- puede mejorar sin planificación (o donde hay una notoria improvisación), me pidan una solución y que luego de que la diga, la otra persona no sea capaz de responder mi pregunta y se vaya por las ramas buscando herir a las vísceras para que estas se despierten y así llegar al mismo nivel.

Pero aprendí en mi temprana juventud que se debe respirar y reformular el pensamiento a ver si el otro puede responder.

Esto no ocurrió y comenzó la discusión que me cansa, donde el otro dice algo y yo busco responderle con lo más afilado que tengo y de nuevo una evasión repetida.

Sin tan sólo me hubiese dado una respuesta sincera, aunque pecara de simple, la cuestión no hubiese llegado a enfermarme.

Tampoco el fin de mis discusiones es doblegar la mente de la otra persona y que acepte de cabo a rabo lo que digo, porque no quisiese que ese fuese el fin del otro. Mi fin es enriquecer los conocimientos, el diálogo y hasta el vocabulario.

BAH. Esta noche he recordado lo que es hablarle a una pared, a una pared muy testaruda, pero pared al fin.

-Ele.

Desde ahora

no haré post tan largos porque quedo exhausta. Felicitaciones a quienes los lean :)

Ele.

La taza de té.


Una mujer de 93 años se mece en su amplia y robusta mecedora. Bebe un sorbo de té de anís caliente y respira el aire frío de montaña. Ella se mece lentamente en silencio mientras observa las verdes colinas. El atardecer tinta el cielo de color rosa y hay motas de algodón que viajan suavemente por el viento; el único sonido que la acompaña en aquél momento es ese fresco viento montañoso.

Sus ojos, un poco vidriosos, parecen perderse en el paisaje. Luego de unos minutos vuelve a beber un sorbo de té. El sabor del te de anís estrellado le recuerda a su abuela quien en todas las navidades le preguntaba si deseaba el té de las "estrellitas".

Su afición al té ocurrió al comienzo del 2000, cuando tenía 11 años. Ese fue el inicio del siglo en que ahora ella vive y que ya no se ve cercano como antes.

Tal vez esa primera década de este siglo fue la más definitoria de su vida. En 1999 su familia compró una cámara lo cual le sirvió para dejar recuerdos de sus historias inventadas, de sus deseos infantiles y del entorno donde vivía. Así finalizó el año 99 con su familia, grabando a su abuela en su mirador favorito mientras cientos de cohetes y fuegos artificiales anunciaban la llegada del nuevo milenio. Luego esta niña, que sonreía emocionada por los colores brillantes de los cohetes, tomó la temblorosa mano de su abuela a quien el sonido de las explosiones le recordaba el oscuro momento de la guerra civil española; mano que tiernamente volvió a sostener cuando yacía sin vida en la cama 5 años después.

Quizás esta pre-adolescente no hubiese imaginado que en pocos años una tensión política, parecida a la de una guerra, se viviría en su país. Hubo épocas donde tuvo muchos días libres para pensar mientras tomaba un té y veía en televisión las huelgas de trabajadores, los militares en las calles, el humo de bombas asfixiantes, el sudor de quienes corrían a esconderse o quienes corrían a atacar.

Eran momentos confusos donde sus padres no dormían y donde un presidente iba y regresaba. Donde las ollas no se usaban para cocinar ni las cucharas para comer. Momentos donde los canales de caricaturas fueron reemplazados por noticieros.

Luego volvía al colegio donde la política irrumpía en los labios de los profesores quienes en contra o a favor de lo que sucedía olvidaban las matemáticas, el lenguaje o el arte. A sus compañeros también les tocó vivir los conflictivos inicios de década y poco después supo que otros niños en el mundo también habrían pasado por situaciones así.

Sin embargo, la vida cotidiana no era difícil en comparación a otras personas de su edad. Quizás tuvo suerte que en la primera década del siglo ella pudo pensar sobre el amor, el hombre, el arte y la ciencia. Pudo descansar todas las tardes mientras veía algún documental sobre Egipto que le hacía creer por momentos que sería paleontóloga o ver programas sobre la guerra y pensar que sería estratega; tuvo tiempo para reír ingenuamente viendo South Park; le sobró tiempo para deleitarse con el renacimiento, el barroco, el arte clásico, se enamoró del surrealismo y entendió que la edad media no fue un milenio tan oscuro. Aprendió que le gustaba la historia y aborrecía la exactitud de la matemática, la complicación de la física y el misterio química - y por ello ya no podría conseguir la cura del SIDA ni tener una empresa de cosméticos como los de Helena Rubinstein-.

Pudo sorprenderse cuando en tv vio en vivo caer las torres en New York, la gran ola del Tsunami en Asia, el beso entre Madonna y B. Spears o como la fuerza de un cabezazo de un futbolista tumbó a otro en la final de un mundial deportivo.



Además de ver tv también dedicaba tiempo a escribir. Nunca fue constante y todos sus diarios duraban hasta mayo. Pese a esto solía escribir en cuadernos todas las cosas que pasaban por su mente, cosas que había pensando en la escuela, cosas que habrían de pasar, cosas que pasaron, futuras preguntas e inexactas respuestas.

Cuando visitaba a sus abuelos le gustaba escribir en la mesa redonda mientras su hermano coloreaba a su lado. Cuando se cansaba de escribir era momento de pintar o hacer artes plásticas que le enseñaba la tv (art attack o artemanía). Cuestión que duró hasta comenzar la universidad porque ya no había tanto tiempo para ello.

Dejó el karate y se metió en flamenco, luego se metió en danza árabe pero duro sólo unos meses. Quizás si hubiese tenido más disciplina hubiese terminado alguna de las tres. Lo único que continuaba haciendo era tomar la cámara y grabarse hablando tonterías, experimentar el "cuadro a cuadro" con sus muñecas, grabar a sus amigos mientras inventaban una obra de teatro, recreaban un noticiero o hacía sus primeros cortos universitarios.

En esa década ella pasó al bachillerato y de allí a la universidad. La primera transición fue algo dura porque la escuela básica sólo llegaba hasta 6to grado y era la primera vez que duraba tanto tiempo en un mismo sitio. Pero el cambio no fue tan malo pues en el colegio donde haría el bachillerato también estarían viejos amigos incluyendo el niño que le gustó por 8 años consecutivos.

Es que el tema del romance, el enamoramiento, la amistad etc, siempre estuvo allí. Fue el tópico central de aquella juventud. En 10 años se enamoró profundamente de 3 niños (además de algunos enamoramientos fugaces).

El primero representaba el amor infantil, aquél niño que encontraba divertido y lindo; que era extrovertido y un poco rebelde; era el niño con quien ella quería tener su primer beso legal. Ella y él eran amigos pero ella siempre negaba que estaba enamorada, quizás por el temor a un rechazo o quizás porque ella siempre fue así de tímida como para decir "sí, lo estoy". Luego de 8 años empezó a verlo como a un hermano, como a alguien que conocía desde hace mucho y que sus cualidades ya no le eran atractivas como antes.

Fue en el bachillerato donde conoció primero a una niña a quien le otorgaría el título de "mejor amiga" y luego al niño que sería el segundo y más tormentoso amor de aquella década. Tal vez si hubiese sabido  que, irónicamente ella ayudaría a que este niño (que le encantaba de verdad) se uniera con su mejor amiga, pues se hubiese ahorrado muchas madrugadas de exhaustivos llantos, escritos y poemas inútiles, de falsas risas y de absurdos planes.

El problema continuó pero ahora fue un escalón más profundo cuando decidió ser novia de un gran amigo por varios años. Allí entendió que no tener el mismo color de piel podría llegar a ser un absurdo estorbo mental. Aún cuando sus padres decían que eso no importaba, se sentía su descontento y el deseo que todo este noviazgo fuese un capricho pasajero. Sin embargo la costumbre y el tiempo dejaron atrás aquellos prejuicios. Este fue el último amor que tuvo en la época de bachillerato. Un chico que era un romántico, sensible, juguetón y muy testarudo. Pese a la inestabilidad del romance ellos continuaron juntos durante la época de la universidad y al finalizar esta primera década del siglo cumplían 5 años de novios.



"Es curioso como en el futuro se pueden conectar los hechos del pasado" piensa mientras se mece y bebe el té, que ya va por la mitad de la taza, un suave viento sopla en su cara el cual le agua los ojos.

Ese era el mismo viento nocturno que, siendo mucho más fuerte, le secaba los labios en las medias noches cuando, montada en el carro de sus padres, recorría la ciudad en un paseo cotidiano. Para ella era normal vestirse a las 10 pm para ir a dar una vuelta con sus padres y su hermano, era la forma en que sus padres compartían con ellos, recorriendo la ciudad, yendo a los miradores o paseando por varios lugares Caracas, respirando el "aire fresco", como decía su madre.

Esos eran los minutos donde la oscuridad del cielo era el lienzo para las hermosas estrellas. Esta adolescente solía sacar la cara por la ventana y ver los astros mientras el viento frío aguaba sus ojos. Y aprendió que le gustaba pensar atrapada en el misticismo del universo y lo sabroso que es cuando la única luz que se ve es la luna.

Pensar y ver el cielo era el método que usaba para decidir la cosas, y fue justo en el 2004 cuando ella decidió que su futuro no estaría en las ciencias exactas sino en aquello que podría hacer todos los días: grabar, inventar, escribir, crear - que no son más que otras formas de jugar -. El cine y todo el fenómeno que este significaba en el ser humano -como el abanico de posibilidades que tenía- la atrapó y por ello de todos los artes escogería el 7mo (en esto trabajaría por el resto de su vida).

Sin embargo, el paso inmediato fue la Universidad donde estudió la comunicación social o de masas, que era más que periodismo, más que audiovisuales y más que comunicación corporativa. La universidad de un campo de estudio se disfrazó de campo de guerra, cuando -en una especie de dejavú- los conflictos políticos volvieron a hacerse más fuertes.

El humo asfixiante que una vez vio sentada frente al televisor, se coló rápidamente en el salón donde explicaban la revolución mexicana. Ahora ella no veía a la gente correr desde su cama, ahora era una de las que corría para no ahogarse por el gas. En estos meses volvió el tiempo para reflexionar sobre la política, el hombre y la sociedad; ya fuese sola o en alguna asamblea universitaria, para discutir sobre ideales y sobre acciones, para saber que en la política como en la guerra vencen las estrategias, como también para escudriñar la conducta de los jóvenes que, como ella, habían crecido en esos conflictos políticos. La universidad en ocasiones significó un estorbo a sus verdadera pasión y aunque por momentos quiso renunciar no repetiría lo del el karate, el flamenco o la danza.

La tecnología de aquella década avanzó rápidamente. El internet llegó a su vida cuando cumplía los primeros 10 años. Aunque al comienzo era algo extraño y aparentemente aburrido con el tiempo se convirtió en un medio fascinante y decisivo. Al final de la década el internet no sólo había reemplazado a la tv ni era sólo un lugar para buscar cosas o jugar gratis, sino que se convirtió en una útil herramienta para ver, hacer y compartir. Un mundo nuevo que le permitiría exponer su trabajo, el medio favorito en el cual ella conocería a las personas correctas y aprendería las cosas indicadas. Aquella red mundial sería el espacio donde ella se daría a conocer. Aunque, en lo inmediato, era la universidad donde su nombre ya era asociado a las cuestiones audiovisuales y donde comenzaba a hacer sus primeros proyectos a gran escala siendo los socios sus amigos y compañeros de carrera. Eran los momentos para jugar a ser adulta.



La última noche de aquella década visitaba a sus dos abuelos que aún existían. Cenaba con las tres personas con quien compartió durante 21 años seguidos. Luego escuchaba un enérgico jazz, bebía una copa de vino, conversaba con algunos viejos amigos. Grababa un video y escribía en internet.

A las 12:00 am, con cámara en mano, tomaba la primera foto de la siguiente década y grababa, justo como 10 años antes, la entrada de un nuevo período. Al final de la madrugada, luego de haber jugado un rato con su hermano y de haber visto cortometrajes en internet, tomaba un té de anís estrellado y repasaba todo lo que había hecho en 10 años. Desempolvaba algunos diarios, los viejos cuadernos de notas y un grueso sobre lleno de fotos que estaba dentro de una caja.

La taza quedó vacía y la anciana lentamente dejaba de mecerse mientras dormía con una leve sonrisa. Dos pequeñas manitos recogieron su taza, unas cuantas fotos y una pequeña pantalla de una mesita. Las manos de una mujer le secaban algunas lágrimas de su cara mientras las manos de un hombre le colocaban una gruesa manta encima. El hombre hizo una seña de silencio a las dos pequeñas niñas que entre risas llevaban a dentro de la casa los recuerdos de aquella vieja mujer que ahora se mezclaba en los sueños de un pasado.

-Ele.
Blog Widget by LinkWithin