Páginas

domingo, 31 de mayo de 2009

Qué no regalar...

A veces regalarle cosas a nuestros amigos o seres queridos se convierte en algo angustiante. 
Pero sí sé que NO regalar. Si la persona es gordita/o he visto que NO se debe regalar pantalones. De verdad esto puede convertirse en una amarga experiencia para quien recibe el regalo. El porqué es sencillo, la probabilidad de qué le quede -y se ajuste bien- es muy pequeña, y esto a algunas personas puede causarle depresión y/o molestia. De seguro un regalo que no usarán o regalarán a otros. 
Si ya compraron unos pantalones para regalar, pues eviten el comentario "son bellos, verdad? Son la talla más grande que encontré, de seguro te quedan" err.. mal, muy malo ese comentario, coloca al gordito entre la espada y la pared: serás tan gordo como para que no te quepan? hmmm ¿y si no le caben? Pues entonces ese comentario de seguro herirá algunos sentimientos. Además, si es mujer esto es peor ya que de seguro esa prenda irá tristemente al gabinete de "cosas que me pondré cuando rebaje".
Por lo tanto, en cuestiones así, váyanse por lo seguro, regalen camisas - que de esas sí hay muchas tallas, desde las europeas, norteamericanas hasta las chinas - regalen zapatos, carteras, joyas, libros, ipods, celulares, y similares. :)

sábado, 30 de mayo de 2009

"el mal del escritor"

Allí está esa solitaria barrita, titilando rítmicamente en un vacío escenario blanco. 
No sé si puede existir algo tan tortuoso como tener una hoja en blanco esperando por palabras. 
La experiencia aumenta cuando uno sabe que, sea lo que sea, se tiene que plasmar algo en aquél nuevo documento y debe hacerse lo antes posible por cuestión de trabajo. 
No sé si a esto se le llame el mal del escritor, estoy abierta a correcciones, mas así lo he querido llamar.
Es que a veces las cosas más simples y estúpidas son las que más cuestan hacer en momentos. Para quienes quieran saber exactamente qué carrizo pasa, de qué tengo que escribir o lo que sea, pues, es algo "sencillo":
Debo redactar unos cuantos párrafos sobre los momentos más importantes o fundamentales en la historia política de Japón - he ahí donde la palabra sencillo parece burla, si se toma en cuenta que este país existe desde el 700 A.C.-. Ah y eso no culmina allí, también debo hacer una reseña de la economía de dicho país. Todo esto deberá estar listo antes del martes, mucho antes quizás, para que mi amiga lo ensamble con los otros puntos a tratar. Esto vale el 40% de la nota (y tiene que salir excelente para poder eximir esa materia, y esto es lo que quiero).
Objetivamente, escribir sobre la historia de Japón, no es nada complicado. Para mí, complicado es sinónimo de razonamientos lógicos, matemáticos,  la física y cuanta cosa "exacta" exista en los estudios. Las cuestiones sobre el hombre: la historia, su psique, la sociedad, lo antropológico, lo político, y pare usted de contar, son cosas "sencillas" - sin buscar reducirlas con este término, ya que es el único que se me ocurre ahora -.
Una amiga me dijo que el problema es que sobre el tapete hay cuestiones conflictivas entre sí: el tiempo, la nota y la inspiración... es cierto. Debo ponerlas a jugar en una mesa para que se lleven bien y funcionen, sólo que hasta ahora ni se tratan. Debe venir el factor presión externa para que éstas se lleven bien y me hagan producir líneas acorde con el tema. Sin embargo, el factor aún no ha llegado.
Por lo tanto, este estacionamiento en la pagina de word me tiene bastante inquieta. La historia de Japón es muy interesante, llena de datos emocionantes (pero que tienen poca relevancia en el trabajo). Por ejemplo, y estas son las cosas en las cuales me fijo: las mujeres que habitaban el territorio japonés, en la época antigua, se tatuaban bigotes porque éstos representaban fuerza. Jeje hilarante ¿verdad? Bueno eso es exactamente lo que NO puedo escribir en mi resumen. Estas son las cosas que SIEMPRE me distraen.
Para hacer el cuadro más molesto una asquerosa mosca entró al cuarto y por más que la espante, amenace de muerte, etc. La cochina mosca no se va, y esto me tiene mal. Odio las moscas, de verdad no sé cual es su función en el ecosistema. Dígame cuando las moscas le caminan en la cara a los niños africanos - y hasta a los indigentes cercanos al río Guaire - me da risa pero se me retuerce el estómago y comienza un episodio de estrés. Hay gente que odia a las cucarachas, pero siento que ellas son más útiles que las podridas moscas.
He aquí mi situación esta noche, varada entre una línea titilante y solitaria, dolor en la espalda y una insolente mosca. 
Que venga el sueño y me saque de aquí, gracias. 
-Ele.

viernes, 22 de mayo de 2009

Día 8 (cortometraje en 8 días) "Día final"

...y con ustedes: el material en bruto! (oh, que desilusión)
Luego de que un grupo de integrantes del curso se dirigieran al telecine para pelear con los que allí trabajan, el misterioso y ansiado material estaba listo para verse por primera vez en la pantalla. Lastimosamente me perdí este acontecimiento por cuestiones de diligencias mayores. 
Cuando asistí a la última clase del taller, el profesor me advirtió del aspecto del producto final. 
"¿Es tan malo así?" pregunté, "ya lo verás", respondió el profesor.
Antes de la proyección del material noté que ni la productora/codirectora ni el camarógrafo/productor estaban en la sala. Me extrañó esto ya que ellos eran los más involucrados, sea por sus roles asignados, sea por los roles que se asignaron. El punto que es no estaban, luego de un rato anunciaron que no vendrían por un problema presentado.
El profesor antes de comenzar la proyección contó la anecdota del día: cómo tuvieron que discutir con los del telecine para que no les cobraran una hora del proceso si lo usado no fue más de 20 minutos. El monto total quedó en 500 bsf. (el cual se dividió entre 8).
La otra anécdota que antecedió la muestra fue la de la desilusión que se llevó Mathias (productor y camarógrafo de casi los dos cortos) por la existencia de muchos errores, por ejemplo: contraluces en los personajes, tomas desenfocadas, movimientos incontrolados, centro de atención difuso, etc. Todo esto le bajó los ánimos, según relató Tonitto. Por su parte Yma (codirectora y manda más de los cortos) desertó la idea de una posible proyección en el trasnocho, ya que la calidad no era "presentable".
Comenzó la proyección. Efectivamente habían unos cuantos detalles de principiantes, pero para la meta del curso no es algo tan malo, vamos, fue sólo un taller para aprender a realizar un corto en 16mm en sólo 8 días - con el añadido que no se filmó uno, sino dos cortos -. Además si esos errores existen es sólo porque quienes quisieron abarcarlo todo se arriesgaron a que el peso de las cosas reposara en sus espaldas. En general ese es el riesgo de hacer las cosas por uno mismo cuando se tiene a todo un equipo tras de sí, pero si nadie depende de ti pues esa es otra historia. Dependiendo de la situación y de las personas, hacerlo todo uno mismo puede resultar en algo magnifico (y hasta más cómodo), en otras ocasiones puede resultar terrible y allí uno corre con la "culpa" del producto final. 
Mientras veíamos el material en bruto, Henry, el otro director de ambos cortos, tenía una cara de insatisfacción pero a diferencia de los otros directores/productores, él fue más optimista: de una vez decía algunas formas de reparar los errores a la vez que trataba de excusarse un poco con aquello de que todo era muy rápido (por supuesto que era rápido!) Por su lado Tonitto criticaba la ausencia de Yma y Mathias, no le parecía justo que ellos no estuviesen presentes durante este momento. Pero hasta él mismo intuyó que luego de dicha desilusión al ver el material en el telecine, ambos faltarían.
Sin duda en lo filmado hay algunas tomas buenas, la actuación es más o menos sólida y las historias quedaron más que menos ajustadas a lo escrito.
Este último día prometía una celebración, pero en realidad el ambiente no estaba como para ello. Los editores (Omar y yo) nos pusimos a ensamblar rápidamente el corto, yo tuve un chance de 15 minutos para hacerlo ya que el profesor, quien tenía la laptop dónde yo editaría, debía irse lo más pronto posible (tenía una celebración por su cumpleaños) y la otra computadora disponible era la de Omar, que usaría él para editar el otro corto. Así que luego de ensamblar medianamente las tomas, me junté con quienes veían cortometrajes en youtube. 
A las 7 ya estaba lista para irme, total ya todos se iban a ir: no había más nada que hacer. Pero mi compañero Omar, a quien debía llevar a su casa, aún no había cortado el material ni ensamblado lo que a él le correspondía, es decir el corto de las mujeres. Le di 15 minutos para hacerlo (total no era nada complicado ya que todo estaba filmado en secuencia) al final, esos 15 minutos se transformaron en una hora y media. Durante ese tiempo vi más cortos y escuché anécdotas de Henry Cuicas, del día de hoy en el telecine, de historias de cortos, etc. Cuando ya sólo éramos 3 en la sala decidí irme, presioné a Omar para que culminara en su casa y por fin nos despedimos tranquilamente Omar, Henry y yo. 
Así  concluyó este taller. Con las promesas de editar el material cada uno por su cuenta, de ver el telecine con Gabriel en Post House, de que Yma y Mathias le paguen lo del telecine al Manuel (que ironía esto, quienes influyeron ayer con la idea pagar el telecine para tener el material listo, hoy no lo hicieron), de una celebración con los actores y de reabrir el curso.
A casi 11 días desde el 13 de mayo aún nada de esto ha pasado. Creo que el refrán de "pasó el día, pasó la romería" se ajusta bien a la situación.  La semana que viene planeo editar el corto de Facebook para que por lo menos pueda mostrar el resultado aquí. Ya veré, todo depende los trabajos y exámenes que tenga en los días venideros.
-Ele.

martes, 12 de mayo de 2009

Día 7 (cortometraje en 8 días)

Post-pro: No hay telecine... y ahora?
Llegué un poco tarde al curso - me distraje con una tienda de animales en el C.C. Lido - y lo primero que me anuncian es que el amigo del profesor que hace el telecine lo llamó ayer en la noche diciéndole que la máquina se dañó. 
La opción es hacerlo en Telecine Venezuela. Sin embargo el profesor contó el mal servicio que allí proporcionaban, la poca calidad en las transferencias, el deficiente personal, la necesidad que hay de confrontación o lucha con el personal para recibir un material aceptable, la deficiente relación dinero-calidad, etc. Pintó un panorama bastante oscuro -pero real, según él- de lo que sería hacer el telecine allí. Además que de hacerlo en este lugar debíamos pagar dinero extra. Todo este discurso retornaba a la frase: "claro, ustedes son los que eligen, yo no quiero influir".
Después de casi dos horas de nombrar los contras de esa empresa y de lo mal que se hace cine en Venezuela, las personas comenzamos a deliberar sobre qué hacer con nuestro material. Personalmente, no invertiría en un lugar del cual me han hablado tan mal y que otro alumno confirmó por experiencia propia. A su vez el profesor dijo que hay tres variables en el proceso 1.Calidad 2.Tiempo y 3.precio y que deberíamos elegir sólo dos. 
Lo más lógico para mí es que si con la opción del telecine en Post House todo se haría mejor (mayor calidad, explicación completa del telecine por parte del colorista, etc) y era gratis pues yo prefería esperar a que la máquina se arreglase e ir allá para aprender sobre transferencias. Entonces, Tonitto, como siempre, cambió su discurso y ahora, repentinamente, la mejor opción era ir a Telecine Venezuela, caernos a golpes con todos para recibir un material "aceptable".
Yma, productora y codirectora, dijo que era mejor pagar y tener el material mañana, así fuese deficiente, y que posteriormente iríamos a Post House y volveríamos a hacer el telecine con una idea más clara de lo que queríamos. 
Es notable la diferencia de criterios, yo prefiero esperar un tiempo y que el resultado sea bueno a que tener PAGAR para recibir un resultado DEFICIENTE/ACEPTABLE. 
Sinceramente no entiendo la prisa y no creo en la falsa promesa de "cuando se arregle la máquina iremos todos a hacer el telecine con Gabriel" -amigo del profesor cuyas habilidades en el telecine son muy buenas y que además nos explicaría el proceso-. Hay que estar claros, luego de que se acabe el curso será muy difícil volver a coincidir para rehacer el telecine y rehacer la edición. Además, ¿Qué persona en su sano juicio invierte en un lugar que por dos horas les han hablado pestes? Yo con gusto puedo pagar para tener listo mañana mi transferencia, sólo si ésta tendrá la calidad esperada por mi y no algo "aceptable" (he aquí la curiosa ironía: quienes se quejaron allí de la baja calidad del cine venezolano, están dispuestos a pagar para tener un material deficiente). Todo esto lo expuse ante mis compañeros quienes aún no sabían por qué votar. 
Yma volvió a recalcar la idea de lo rápido y parece que la promesa de rehacer el telecine convenció a los demás. No estabamos todos, faltaba Henry el otro director, pero Yma lo llamó y él dió su voto a favor de pagar el telecine mañana. Se realizó la votación y ganó la mayoría: mañana pagaríamos para hacer telecine en Telecine Venezuela.
Yma y Mathias se fueron mientras el resto de nosotros grabamos los sonidos faltantes. Luego todos nos despedimos. Realmente hoy no estuve contenta, no logro entender el razonamiento de estas personas.
Mañana veremos qué tal el telecine, daré un chance a creer que tal vez la transferencia no sea tan pobre.
-Ele.

lunes, 11 de mayo de 2009

Día 6 (cortometraje en 8 días)

Tercer y último día de filmación
Hoy comienza una nueva semana y fue el último día de filmación. Las localizaciones de hoy fueron el bar (donde las mujeres bailan), el hotel Aladdin y las fachadas de otros hoteles caraqueños.
Luego del error del viernes (yuxtaposición de imágenes) yo estaba muy pendiente de los detalles de la cámara. En el bar, las tomas fueron hechas por quien estaba asignada como camarógrafa pero también por el productor del corto. De nuevo se repite la historia de "las tomas con tripode que lo haga ella, las cámara en mano que las haga él". Destacando que la mayoría estaban planteadas con cámara en mano.
La filmación fue rápida. Después de recoger la cámara, luces y demás, nos dirigimos al hotel Aladdin para filmar la escena donde las mujeres lograban entrar a una habitación. Entre bromas, chistes y anécdotas esperamos casi una hora afuera del hotel. 
Es interesante que este hotel es algo así como "film friendly" (también le prestó sus instalaciones a Jakubowicz en "secuestro xpress"). Uno de los directores consiguió las llaves de la suite Aladdin y la Sheresade. El tiempo corría y ya se hacía necesario filmar la entrada de los carros al lugar. 
Ubicamos las luces y la cámara en la entrada del hotel, comenzamos a filmar rápidamente. Como la cámara estuvo fija, Verónica filmó y el resto de personas quedamos observando pues estas escenas no tenían sonido ni requerían de tanto personal. Sin embargo Mirian, la chica que hacía el sonido, acotó que se debería grabar el sonido ambiente, la codirectora dijo que mejor no. 
Faltaba poco para las 10:00 p.m. y uno de los directores se tenía que ir con una de las actrices pues la radio los estaba esperando. Por lo tanto luego de filmar la entrada de las actrices a la habitación, ellos se fueron y el resto recogió las cosas. 
Era un poco gracioso ver como las personas se tomaban fotos en cada rincón del lugar. Personalmente quedé un poco desilusionada: esta habitación se ve bastante atractiva en las fotos de su web pero al estar allí no me pareció lo mismo. El jacuzzi en forma de copa de champagne no me sorprendió tanto. Igual, sigue siendo es un lugar muy pintoresco para las parejas :)
El ambiente era como festivo, ya sólo nos faltaba repetir las escenas que el viernes se dañaron y algunas fachadas de hoteles. Así lo hicimos, repetimos todo con sólo una actriz pues la otra ya se había ido para el programa de radio. Para culminar la noche, fuimos a comer en frente de la Texaco. Manuel, el hombre utility -como le llamamos-, brindó la cena.
La noche de filmación culminó con las tomas de las fachadas de los hoteles. El profesor dijo que él quería que las hiciese yo, ya la mujer que filmaba se había ido, por lo tanto accedí (pese a una mirada de desconfianza que percibí de la codirectora, jeje) total, el objetivo de este curso es aprender.  
Me gustó filmar. Particularmente no siento aquella conmoción por la cámara de 16mm. Me agrada bastante y admiro ese componente humano que ella requiere -como dije los primeros días- pero no siento un frenesí por usarla, no se me pegó la emoción que tuvo, por ejemplo,  Mathias -quién el primer día de filmación no se la despegó - no sé si esto signifique algo ¿Será algo por lo cual preocuparse?  Pienso que no.
Mañana será el Telecine y por fin veremos el material listo.
-Ele.

sábado, 9 de mayo de 2009

Día 5 (cortometraje en 8 días)

"Todo iba bien hasta que..."
Hoy fue el 5to día del taller de cine en 16mm. Me levanté con ánimos, debió ser porque en la madrugada dormí con satisfacción.
Luego de la universidad llegué al curso. Se sentía ya una emoción por comenzar a filmar, pero aunque eran las 5:30 p.m. debíamos esperar hasta las 6:00 p.m. para que la secretaria del lugar desalojara su oficina y así filmar el corto de "Ladies" - dos lesbianas que enfrentan algunas peripecias para lograr pasar una noche juntas-. Esta vez los directores son: Henry Cuicas e Yma Arrivillaga. 
Mientras llegaban las actrices, el profesor Tonitto nos daba su visión sobre la experiencia del día anterior, algunos datos sobre cine, anécdotas, etc. Pero hoy algo no era igual en el ambiente, no sé porque pero estaba un poco pesado.
El reloj marcaba las 6 y los muchachos empezaron a iluminar de una vez, para evitar la pérdida de tiempo del día anterior. Esta vez los 8 participantes tenían tareas direfentes, el señor Manuel se encargaba del sonido pero rechazó esto y se lo dejó a cargo a Mirian. Verónica era la camarógrafa pero no ensayaban los planos con ella sino con Mathias (camarógrafo del día anterior) y era asistente de cámara pero brevemente cumplí mi función ya que necesitaban a personas que agarraran las luces o yo no era "suficientemente fuerte" como para mover un dolly improvisado.
¿Cuándo el ambiente se puso feo? Cuando la codirectora Yma prefería que todos los planos más o menos importantes no los realizara la camarógrafa asignada sino Mathias - que por cierto hizo un excelente trabajo ayer-. El plano con movimiento lo "tenía" que hacer Mathias, el plano fijo, planos detalles, etc. Así lo pedían los directores. Otra vez las personas iban siendo marginales al proceso. Incluso yo, que entre hacer labores de producción, el trabajo de asistente de cámara lo hacían otros.  
"Allí la gente y acá la subestimación" pensé cuando los directores, en su afán de "perfección", no dejaban que el espíritu inexperto de las personas se acercara mucho e hiciese lo que vino a hacer: a aprender, a tocar, a soñar. Es decir, quién no sabe, pues que agarre las luces o el boom, el resto lo hacemos los que dirigimos... Acoto que estoy exagerando un 20% quizás, pero allí el espíritu de la cuestión.
El reloj comenzó a jugar y cuando vimos ya había un retraso: a las 8 p.m. debíamos estar en la otra localización pero aún seguíamos anclados en la oficina.
A mi juicio, y tal como sucedió ayer, había demasiado enfoque en la técnica (movimientos de cámaras, travelings, etc) y poco afianzamiento en la actuación. Prevalecía el cómo se cuenta al qué se está contando. Y para mí de nada sirve si el plano lleva, por ejemplo, un dolly-in con un till-up hasta llegar al un cenital si la actuación es floja -no plantearon dicho movimiento pero les doy una idea-. Tanta concentración en la forma hizo perder aún más tiempo. Ya las cosas se complicaron más.
No podríamos filmar en el bar hoy, por lo tanto teníamos que hacer las tomas de las fachadas de los hoteles. Estando en la oficina se plantearon varias soluciones. Resuelto el tema de los lugares, y ya filmados los últimos planos, recogimos todo. 
Al llegar a los hoteles, las riendas de la dirección fueron tomadas momentáneamente por el profesor, quien bastante molesto por la improvisación, sugirió planos simples y rápidos para salir cuanto antes de esto. Recordemos que Caracas no es una ciudad segura. 
Esta vez la cámara la manejó la persona asignada. Todo parecía marchar bien. Filmamos en el Hotel Milenio y luego en el Beethoven. Las tomas parecieron quedar bastantes buenas. A continuación nos dirigimos a casa del profesor para filmar las últimas escenas de la noche.
Pero ¿qué pasó aquí?
El equipo llegó a la casa del profesor. Filmaríamos en aquella calle ciega una escena donde las mujeres hablan sobre el rechazo que han sufrido en los hoteles. Sólo estaba la directora puesto que el director se fue luego de filmar en la oficina (tenía un compromiso temprano al día siguiente). Yma -dirección - me pidió que registrara con su cámara el montaje de la escena, y así lo hice. Mathias manipulaba la cámara y le enseñaba a Verónica los movimientos que se aplicarían en la escena. Luego de un rato ya estaba lista la iluminación y ya se había ensayado un poco la actuación. 
Verónica me pidió que la asistiera en la cámara: yo debía presionar el botón para filmar mientras ella hacía el movimiento. "Acción" gritó Yma y la escena se filmó con normalidad.
Volví a tomar fotos mientras Mathias y Verónica cambiaban la posición de la cámara. 
De repente ocurrió esto: El contador de pies estaba en 65, cuando "supuestamente" Mathias lo tenía en 89. Acción aparte, no sé por qué pero el profesor tomó la cámara y pidió una moneda. Tonitto dijo luego que la cámara estaba puesta en "retorno" (reversa). Todos pensaban sobre que había algo raro. Hubo un silencio, rápidamente pensé "de ser esto así entonces se ha filmado sobre las escenas de los hoteles". Se ha perdido el material.
Le comuniqué esto al grupo y rápidamente la mirada molesta y penetrante de Yma se fijó en mí. No entendía por qué hasta que recordé "JODER, YO SOY LA ASISTENTE DE CÁMARA, SI EL MATERIAL SE DAÑÓ ES MI CULPA"... el profesor empezó a gritar preguntando que quién era el asistente de cámara. En teoría era yo, pero en la práctica realmente no había. Igual dije "soy yo". 
Para tranquilizar los ánimos analicé varios factores y es posible que de verdad el material no se haya perdido superponiéndose lo del hotel con lo de la calle. Primero: tal vez Mathias vio mal el contador, segundo: si la cámara estaba prendida y correctamente ensamblada no entiendo cómo se ha podido poner en retorno si nadie la tocó entre escena y escena. Tercero: haciendo cálculos entre el tiempo que duró cada escena de los hoteles esta no sobrepasaría los 20 pies cada una, de ser así el contador nunca llegó a 89. 
En fin, los ánimos bajaron un poco. Igual esa noche no pude dormir, era mi culpa pero a la vez no. Si la regla es poner los créditos a quienes les corresponden en la práctica-como hicieron ayer- pues efectivamente esto que sucedió no ha sido mi culpa, pero claro, cuando algo sale mal: vayamos a lo teórico, y es cierto me tocaba a mi estar pendiente de todo lo referente a la cámara.
En fin, el lunes el profesor revelará el material de esta noche para descifrar el misterio. Dependiendo de esto el regaño será más o menos fuerte. Total, ya tengo una anécdota de esas bochornosas que los directores suelen contar recordando esas épocas de inexpertos. 
Este lunes también se filmarán las últimas escenas de este corto que sufrió varios incovenientes el día viernes.
-Ele.

jueves, 7 de mayo de 2009

Día 4 (cortometraje en 8 días)

Hoy fue el primer dia de rodaje. El ambiente fue menos ameno que el de la clase. Hubo algunos detalles que te hacen pensar sobre aquél temita del ego o de subestimación de los demás. En este caso Verónica (quien era directora de este corto junto con Omar) fue totalmente desechada del cuadro. Es decir, Henry - el asistente de dirección- tomó las riendas de la filmación ignorando que Verónica era la codirectora. No puedo asegurar que esto se hizo a drede y hay que reconocer que ella tampoco defendió su posición. El ejemplo más claro de la "sacada" del cuadro fue cuando el equipo llegó a la localización - casa de Verónica- y el asistente de dirección comenzó a preveer planos y movimientos de cámara mientras esperaba al director: Omar. El asistente nunca volteó y consultó con la otra directora y ella tampoco salió a decir cuál era su posición, se limitó a ayudar al resto del equipo a mover los muebles y objetos para realizar la filmación. Le pregunté que si estaba feliz, ella respondió un "sí" desmotivado, obviamente no estaba contenta pero parece que la palabra inexperiencia le trancaba el volumen de la voz para poder gritarlo y decir: "Alto! yo dirijo esta vaina!". En este momento me sentí un poco identificada, me seguía preguntando: esto me pasaría igual? haría lo mismo que ella ante extraños? qué tal y si por ello es que no fui directora... pero una voz bien gruesa me dice "no lo sabrás hasta que lo intentes". (yo le respondo: sí, lo haré!) El rodaje, aunque se pensaba simple pues no lo fue. La iluminación de la habitación se volvió algo complicada sumándose las indecisiones del asistente-director, camarógrafo y el "codirector". Llegó la noche y finalmente estábamos listos para la primera toma. La escena de la habitación fue la que más duró. Incluso me colocaron como actriz, situación que detesté porque no acostumbro actuar ante otros. La horas pasaron, y pese a la situación anterior, el ambiente se hizo bastante ameno, chistes iban y venían. Lo único que frenó el proceso por unos largos minutos fue que el rollo de película se terminó entre toma y toma. El profesor no había traído más, por ello tuvo que ir a su casa a buscarlos. Cuando el profesor regresó se terminó de filmar las últimas escenas -con una gran carga de improvisación que encajó "al pelo"-. Eran casi las 2:00 a.m. cuando salimos del lugar, yo aún estaba activa, me parece que esto tiene efecto de cafeína -por no decir alguna droga-. Es bastante adictivo y aunque termine tarde me siento llena de energía. Hoy se rodó todo el corto de "facebook", en el cual soy editora. Mañana será el de "Ladies" en el cual seré asistente de cámara, veamos qué tal. -Ele.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Día 3 (cortometraje en 8 días)

La clase comenzó con el final de la explicación del funcionamiento de la cámara 16mm. Esta vez a los camarógrafos y asistentes les tocó la tarea de practicar la carga y descarga de la película en la cámara. Ya que uno de mis roles es la de asistente pues tuve el placer de, por primera vez, manejar éste equipo. Manipular esta cámara conlleva tener cuidado con los detalles, y es algo muy interesante cuánto le aporta el hombre a la cámara y la delicadeza con la cual se debe tratar. Quizás por toda esa dedicación que significa cargarle el carrete, ajustarla, manipularla y entenderla es que sale este amor existente entre director y su cámara. Al final sentía que había establecido un lazo de amistad con un objeto, (sin depreciar a mi handycam del 98 que ha sido una "compañera" fiel) jeje en realidad ésta es una tendencia humana. Ya que cada quien probó la cámara, el tiempo del ensayo de preparación se fue acortando. Cuando sólo restaba una hora de clase comenzaron los apresurados ensayos. El primer corto a rodar es el de "facebook" por lo tanto éste fue el primer ensayo. No habían actores, por ello tuve que hacer el papel de la protagonista para ser referencia al momento de encuadrar. Los dos directores Omar y Verónica fueron opacados por su asistente, Henry, quién era el que daba las órdenes, se planteaba los encuadres y discutía con el profesor sobre las opciones. Mientras Omar y Verónica observaban, casi sin hablar, estas ráfagas de direcciones. De hecho el profesor parecía no recordar quienes eran los directores asignados, hasta él se tomó algunas licencias para proponer la escena del "flashback" y covencer al asistente de esto. El silencio que guardaban ambos directores me hacía pensar si yo al dirigir tomaría esta postura, es decir, dejar que otros decidan por mí o por el contrario haría que mi palabra prevaleciera, que todos me escucharan. Posterior a "facebook" nos ordenamos para ensayar "Ladies". Verónica y yo actuamos como las protagonistas mientras Henry - director oficial de este corto - tomaba la cámara de fotos ensayando los encuadres mientras los discutía con Yma -codirectora y guionista-. Nada fuera de lo común pasó en esta práctica. Bastante movimiento e ideas claras de lo que se requería - lo cual distanció al profesor de tomarse alguna licencia para dirigir-. Todos cooperamos entre risas y buena disposición. Me gustó el ambiente de hoy, mas me gustaría saber cómo se siente, por ejemplo, Manuel -un señor de 40 años que no ha tenido experiencias en cine y generalmente está callado (cuando veo que tiene una mirada perdida me acerco, le pregunto si todo está bien y le explico qué es lo que el profesor está hablando en caso de que él me responda con un no). Una anécdota curiosa es que ayer Henry dijo que tenía una cámara en su espalda, yo lo tomé como algo metafórico pero no lo era: hoy se levantó la franela y efectivamente tiene un tatuaje de una Arriflex 35mm detrás de un hombro. Interesante ¿no? Mañana 7/05 será el primer día de rodaje, tengo un poco de vértigo pues todo ha ido bastante rápido. De seguro mañana será un día interesante. -Ele.

martes, 5 de mayo de 2009

Día 2 (cortometraje en 8 días)

La tarde lluviosa acompañaba mi tardío almuerzo en el local de la planta baja, allí en el edificio donde tengo el taller de 16 mm. Ayer llegué bastante tarde pero hoy me adelantaba por una hora y media. En ese tiempo pensé sobre cómo se desarrollarían las escenas de ambos cortos seleccionados el día anterior, luego me distraje escribiendo una petit historia. Al salir del local me encontré con dos asistentes al curso y decidimos subir al piso 5 para llegar al momento justo a la clase. A las 5:30 pm ya las 8 personas que conformamos este equipo de trabajo estábamos listas para empezar a transformar lo escrito en lenguaje audiovisual. El profesor introdujo la clase explicando un poco la "telaraña" que construía alrededor de un personaje, algunos preceptos del cine, algunas anécdotas sobre tener actores conocidos en tus películas, etc. Luego, codirectores reunidos con sus asistentes - y supervisados de cuando en vez por el profesor - se las ideaban para mezclar la imaginación con la realidad de filmar una historia de 3 minutos en sólo 3 horas. Si ayer dije que la personalidad de los participantes impregnaban de energía el ambiente de trabajo pues hoy lo reafirmé. Lo excelente es que el ambiente estaba cargado de buena disposición, respeto hacia las ideas, algo así como un nutritivo compañerismo. Me senté justo a los directores del corto de las lesbianas, quería ver cómo Henry - un joven que parece tener una vasta experiencia en el cine - resolvía las escenas junto a Yma -la guionista y codirectora-. Conversando, cada quien aportó sus ideas, incluyendo los aportes de la camarógrafa y los míos. Sinceramente me gustó esta dinámica, aprendí algunos truquitos sobre cosas técnicas mientras enseñé otros. Los últimos 40 minutos de clase el profesor nos dijo cómo operar la cámara de 16 mm, lección que atendí con sumo cuidado ya que de mí depende el foco, el control sobre los fotogramas, usar el fotómetro y cosas que, si bien he visto varias veces, pues nunca he hecho. Me hizo sonreír la cara de nerviosismo que el director del corto tenía cuando Verónica - su camarógrafa- dijo que nunca había agarrado una cámara de 16mm y cuando yo dije que nunca había hecho foco. Para tranquilizarlo - algo que de hecho también pudiese preocuparme - le dije que soy muy detallista y que igual estoy abierta a cualquier recomendación (¿no notan ese ambiente tan amable?). Todos nos despedimos con la tarea que mañana será el ensayo general. Increíble lo rápido que va todo esto. Lo negativo es que, como lo presentía, la universidad ha quedado en un lejano segundo plano: esta semana tengo un exámen pero aún no he leído los capítulos (algo común jeje) pero lo que me preocupa es la poca concentración que tengo al estar en las clases. Estos dos días he revivido el efecto que tienen estos talleres en mi: cero universidad, novio, asignaciones. Considero que ésta vez será como las anteriores y todo se resolverá muy bien. A ver qué trae el día 3. -Ele.

lunes, 4 de mayo de 2009

Día 1 (cortometraje en 8 días)

Hoy empezó el Taller de cine en 16 mm. La idea básica de este taller es realizar un - en este caso, dos - cortometraje en 16mm en 8 días. Llegué un poco tarde al inicio del taller y me perdí la parte introductora de las 7 personas que, como yo, participan en esta corta aventura. Pero no todas fueron caras desconocidas: Omar estuvo conmigo en Bolivar Films y Verónica estudia en mi universidad. El profesor terminó su introducción a la modalidad de trabajo, decorándolo con algunas anécdotas y explicaciones sobre qué es cine, qué se busca, etc. Y ya la personalidad de los presentes perfilaba la atmósfera de trabajo (con esto me refiero a personas extrovertidas, con una dosis de ego, amables, graciosas, etc). Esta vez estoy en un grupo altamente proactivo y sediento de participación. Finalmente llegó la sección de creación/discusión del guión que será transformado a imágenes. Cada quien leyó su(s) idea(s) y se fueron discutiendo en base a los parámetros. Al final 4 historias quedaron preseleccionadas y se decidió que había material como para realizar dos cortos (algo que por alguna razón ya presentía). Si quién lee desea conocer las temáticas de dichas historias, pues las mencionaré brevemente: historia sobre unas lesbianas (seleccionado), historia sobre el crimen en la ciudad -lucha entre el bien y el mal-, historia sobre la amistad a través de facebook (seleccionado) e historia sobre las peripecias que debe ingeniar una presidenta de condominio para tener quorum. El resto de historias, cuyos contenidos me parecieron muy interesantes, por no cumplir los parámetros sugeridos debieron regresar de nuevo al lugar de dónde salieron: la mente de su creador. La distribución de los cargos fue un poco extraña. Obviamente todos los presentes anhelaban dirigir, pero dicho cargo fue el último que el profesor sacó, por lo tanto aquí se aplica eso de quién ríe de ultimo ríe mejor, es decir, quien se quedó callado mientras se llenaban los primeros cargos fue la persona que quedó como director. No sé cómo explicar el por qué esta vez tampoco tuve este cargo, pero fue así. En un corto soy asistente de cámara y en el otro editora. Es un agridulce sabor de boca puesto que quedé contenta con lo que será mi tarea estos días pero a su vez me quedó aquella molestia conmigo misma de pensar -otra vez- que aún no estoy lista para dirigir en un taller - es decir, a un grupo de personas desconocidas -, lo cual me frena al querer postularme para ese cargo. No sé si esto esta del todo bien o del todo mal. Para cerrar la clase, el profesor nos mostró cómo cargar la cámara y algunas cosas breves sobre nuestros roles estos días. La tarea de mañana es hacer el "shootingboard" y hacer una rápida pero efectiva preproducción. Esta experiencia si resulta bien puede llegar a ser bastante adictiva. Veremos qué sucede mañana. Saludos. -Ele.